Festival Autunno in Barbagia en Tonara, tradiciones de Cerdeña

Posiblemente, la celebración del Autunno in Barbagia en Tonara, ha sido una de las manifestaciones culturales y tradicionales más bellas e interesantes de las que hemos vivido en Cerdeña.

Una vez acabada la temporada estival, el corazón de la isla se abre de par en par con el objetivo de compartir su territorio, artesanía, cultura, cocina típica y tradiciones locales, “el otoño en Barbagia” es una de las citas más esperadas y queridas por locales y turistas.

Este año llega a su 23ª edición con un calendario que llevará a los visitantes a largo de 32 localidades (conocidas aquí como paese) que abrirán sus puertas desde el 1 de setiembre al 16 de diciembre.

Nosotros, tuvimos la oportunidad de vivir una jornada entera en la localidad de Tonara junto a unos anfitriones de lujo, ya que los responsables del B&B de Teti en el que estábamos alojados, Ada y Emanuele, nos llevaron hasta la vecina localidad para vivir este evento en primera persona.

Nadie nos había preparado para el Autunno in Barbaglia en Tonara, y así nos pasó, que caímos rendidos de emoción ante lo que nos vino encima.

Disfrutamos del Autonno in Barbagia en Tonara con nuestros anfitriones

Tonara, el paese del turrón sardo

Si Tonara destaca por alguna cosa, es por su delicioso turrón, una receta única que guardan como oro en paño las familias que se dedican a su elaboración, pero que puedes degustar y conocer en las diferentes fiestas locales, sobre todo cuando llega el Autunno in Barbaglia en Tonara.

De los Toneri, espectaculares torreones calcáreos presentes en la localidad, deriva el nombre de este bello pueblo situado en las faldas del monte Mungianeddu. Tonara es la suma de tres barrios que parecen colgar en el valle de S’Isca, Arasulè, Teliseri i Toneri.

Prepara tus piernas para el sinuoso y empinado recorrido que se abre a tu paso. Un buen número de miradores rodean la localidad y consiguen que la mirada se pierda en el espectacular paisaje, que en días claros, alcanza hasta el Golfo de Cagliari.

Vistas de Tonara desde uno de sus miradores

Un espectacular entorno natural rodea a Tonara, un extenso bosque de cerezos, castaños, avellanos, robles y alisos cubre el valle de S’Isca por el que fluye el río Pitzirimasa que a tan solo un quilómetro del centro urbano provoca una bellísma surgente con cascada incluida.

De los frutos que dan estos árboles se elabora el turrón de Tonara, presente en todas las fiestas tradicionales, cuyo punto culminante es la Fiesta del Turrón, que se celebra el lunes de Pascua.

A diferencia del que conocemos en nuestro país, el turrón sardo se elabora a base de huevo, frutos secos y miel. Los hay de diferenteuna s sabores, al limón, a la naranja, de mora… 

Turrón artesanal de Tonara

Además del turrón, Tonara es conocida por su producción artesanal de sonaggias y pittiolos, unas campanas y cencerros de los que derivan una parte importante de su folclore y tradiciones.

Pasear por el centro histórico de la localidad es ir de la mano uno de los poetas más famosos de la isla, Peppino Mereu, nacido aquí.

La pizarra negra y los balcones cubiertos de madera, son la imagen más típica de Tonara. Entre ellas sobresale la Casa Porru, antigua casona de terratenientes que también funcionó como cárcel, actualmente alberga el Museo Etnográfico y de artesanía antigua.

Rincones de Tonara

Autunno in Barbagia en Tonara

Festival Autunno in Barbagia en Tonara

Después de una deliciosa comida que nos han preparado Ada y Emanuele, nos dejamos llevar por su entusiamo y los acompañamos hasta Tonara, para vivir junto a ellos una de las manifestaciones culturales más atractivas de la isla.

El interior de Cerdeña nos tiene enamorados con sus paisajes, gentes, gastronomía y singularidades, conocer Tonara y el festival de otoño, fue el complemento perfecto a una historia de amor que comenzó el día que pusimos nuestros pies en la isla.

Lo primero con lo que nos encontramos tras aparcar el coche (tarea difícil ya que la localidad es muy pequeña, pero hay muchísima gente) es un gigantesco mural, uno más de los que salpican el corazón sardo y que hemos visto en Teti y Orgosolo.

Murales en Tonara

El festival nace el año 1997 como escaparate promocional de las pequeñas localidades del interior de la isla, bajo el proyecto “Corazón de Cerdeña”.

Esta manifestación cultural se convierte en poco tiempo en promotora de las tradiciones, folclore, conocimientos y cultura de una Cerdeña desconocida, tanto para los propios habitantes de la isla, como para todos los turistas que la visitan y que solo conocen las playas.

Ada y Emanuele nos explican cada detalle, hacen continuas paradas en los puestos que invaden cada rincón de la localidad par aexplicar las delicias gastronómicas de su tierra. Turrones, quesos (el famoso pecorino), vinos, embutidos… 

Las abejas sobrevuelan a las mujeres que realizan el turrón artesanal ante los curiosos ojos de los visitantes vestidas con el traje local.

Los hombres cortan queso, dan a probar embutidos, hablan, ríen. La lengua sarda te atrapa enseguida con su cadencioso sonido, en el que sobresalen las letras “u” y la “o” a diferencia de nuestro idioma copado por la “a” y la “e”.

Elaboración artesanal de turrón

Embutidos sardos

Sin darnos cuenta, estamos en medio de una banda de música, de un coro y de los espectaculares thurpos, máscaras tradicionales que simbolizan la unión del hombre y los animales.

Estamos absorvidos por la belleza de unas tradiciones desconocidas, de una Cerdeña que no sale en las guías turísticas convencionales, de un patrimonio desconocido que nos fascina.

Las calles están repletas de gente, de grupos de amigos y desconocidos que se unen para bailar en cuanto suenan los compases de las canciones tradicionales.

Carmelo y yo asistimos a todo ello emocionados. Lo cotidiano, las tradiciones, el alma sarda ha estallado de golpe ante nosotros con tal magnitud que caemos rendidos a su belleza.

Ada y Emanuele ríen ante nuestras caras de felicidad, de agradecimiento, de sorpresa. Entramos en un bar para tomar algo, y descubrimos que los sardos siempre invitan a quienes les visitan, los camareros de bares y restaurantes saben que no tienen que cobrarte, lo que tomes, ¡corre a cuenta de los locales!

Máscaras sardas

Música y baile

Seguimos caminando, ahora entramos en las estrechas y bonitas calles del casco antiguo de Tonara.

Una de las singularidades del Autunno in Barbagia es las Cortes Apertas, las Puertas Abiertas, por lo que puedes acceder a casas tradicionales e históricas que solo se abren durante el festival, puedes acceder a los talleres, conversar con los artesanos, con hombres y mujeres de profundo carácter local.

Nada de lo que vemos y sentimos nos hace recordar a Italia, pareciera que Cerdeña es otro país, un lugar único que no tiene nada que ver con la vecina “bota”. Y por fin, presenciamos el Canto a Tenore, canto coral tradicional declarado Patrimonio Inmaterial de la humanidad por la UNESCO.

Es imposible describirlo, estas cosas se tienen que escuchar en directo o vivirlas, sentir como tu piel se eriza ante un cuarteto (siempre son hombres) que utilizando solo sus voces produce música que imita a los instrumentos, a la naturaleza. 

Música, canciones sardas y Canto a Tenore

Pasamos una tarde inolvidable en Tonara, al final, una buena selección de productos se vivenen con nosotros.

Imposible no caer en la tentación de los quesos, panes, vinos y turrones que hemos degustado. Cerdeña es un lugar ideal para los amantes del buen comer y del buen beber.

Máscaras sardas

Productos artesanales

Pero en nuestro corazón ha quedado grabado para siempre el amor de un pueblo por sus tradiciones, su cultura y valores.

La esencia del pueblo sardo es su vida en comunidad, la capacidad que tienen para cooperar, para hacer cosas juntos y eso, en un mundo como el nuestro donde lo individual es la máxima, resulta gratificante.

El aprecio por la colectividad, impronta sarda

Parte del secreto de su longevidad se define en estas manifestaciones culturales, en el respeto por el medio ambiente, por lo local, por las personas mayores.

Los asilos y las residencias no existen en Cerdeña. Tener un “abuelo o abuela” en la familia es todo un honor, pero sobre todo hacerle partícipe de cualquier fiesta familiar.

Jóvenes, niños, adultos, mayores, todos viven bajo la ley del respeto, pero sin ningún tipo de imposiciones, de manera natural. El Autunno in Barbagia en Tonara nos ha servido para revivir una forma de vida casi desaparecida en occidente.  

Si decides viajar a la isla, programa en tu viaje un itinerario por el corazón de Cerdeña, y si coincide entre los meses de setiembre a diciembre, programa tu agenda para asistir al Autunno in Barbagia.  ¡no te arrepentirás!

Sobre El Autor

Viajera empedernida, me encanta descubrir historias, personas y lugares anónimos, curiosos, ocultos a los ojos. Un objetivo: la vuelta al mundo!

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.