Diez motivos para visitar Osuna en la ruta de Washington Irving

Decía el filósofo Martin Buber: “todos los viajes tienen destinos secretos sobre los que el viajero nada sabe” y así es como nos hemos sentido al llegar a Osuna. Hemos encontrado un sinfín de razones y rincones secretos que invitan al viajero a quedarse varios días en esta interesante e histórica ciudad sevillana, pero no queremos recrearnos mucho en su descripción por lo que os dejamos un merecido resumen de nuestros diez motivos para visitar Osuna, un alto en el camino imprescindible en la segunda etapa de nuestra ruta de Washington Irving.

Calles de Osuna – miradores naturales a la campiña sevillana

Pinceladas de historia

Osuna se eleva sobre un cerro habitado desde hace más de tres mil años entre la campiña sevillana y la sierra sur. Otra de las joyas históricas de la provincia de Sevilla. Su pasado se inicia como asentamiento turdetano, cuando era conocida como Urso. Después fue conquistada por los romanos, el mismo César le otorgaría rango de ciudad dándole el título de Colonia Genitiva Iulia.

Poco conocida es su época musulmana en la que Osona fue una fuerte plaza fortificada de la que quedan ecos en la maravillosa Torre del Agua, actual Museo Arqueológico, y en restos de la Alcazaba. En el año 1420 Osuna pasó a manos cristianas tras la Reconquista.

El año 1464 es la fecha clave en su historia cuando don Pedro Girón estableció a Osuna como la “capital de su estado señorial” dotándola de edificios acordes a tal rango. Colegiata, palacios, universidad, conventos y casas señoriales que se desparramaron a lo largo del cerro inicial bajando por la ladera y configurando el actual casco histórico, uno de los conjuntos artísticos más bellos de Andalucía.

Merece la pena pararse a conocer la apasionante historia de esta ciudad para entender la fisonomía y cultura actual andaluza. Las tierras de los grandes señores que acumulaban títulos y tierras. Nombres como los Ureña, Osuna, Alba o Medina Sidonia, un buen legado de nobles que sacaron rédito a la reconquista.

Nuestros diez motivos para visitar Osuna

1. Disfrutar de la “hora azul” desde alguno de sus miradores

Los miradores están sobrevalorados, cualquier viajero o turista siempre recomendará estos lugares claves desde los que observar o disfrutar de las mejores vistas a una ciudad, a la naturaleza, a un paisaje… siempre dependerá del gusto y del momento en el que se mira, pero es indudable que Osuna tiene uno de sus mejores atractivos en los miradores que se sitúan en el cerro.

Cualquier hora del día e incluso de la noche es un buen momento para asomarse al balcón del cerro, pero nosotros recomendamos un momento único que conseguirá que la imagen de Osuna y su entorno tarde en marcharse de tu memoria. Ese momento es la hora azul, un suspiro mágico cuando el día y la noche se tocan. Un momento al que pocas veces hacemos caso y que resulta onírico, apreciado por los fotógrafos y olvidado por el resto de los mortales.

La hora azul de Osuna desde el mirador de la Colegiata

La hora azul es como el Ecuador del tiempo, una línea imaginaria que aúna el día y la noche en un instante. No me considero una buena fotógrafa, pero reconozco que ese momento entre el día y la noche siempre me ha fascinado.

2. El Reino de Meereen ¡Juego de Tronos pasó por aquí!

Osuna fue testigo de uno de los momentos épicos de la quinta temporada de la serie Juego de Tronos cuando la arena de la plaza de toros se convirtió en la Fosa de Daznak del Reino de Meereen. La ciudad ha sabido aprovechar el paso de la famosa saga para ampliar su oferta turística.

Plaza de toros de Osuna, escenario de Juego de Tronos

En el museo de la ciudad se puede visitar el Salón de Hielo y Fuego, un espacio de culto para los seguidores de la serie, dos plantas en las que encontrarás fotos del rodaje y de los personajes que estuvieron en Osuna, reproducciones de algunos de los objetos más preciados, la cabeza del dragón e incluso un caminante blanco.

El resto del museo (antiguo palacio de los Cepedas) contiene otras salas donde encontrarás curiosidades de Osuna, además de ser la sede de la Oficina de Turismo.

Entrada al Salón de Hielo y fuego en el Museo de la ciudad

3. La segunda calle más bella de Europa

Si hay un lugar que te recomienda todo el mundo en Osuna es su calle de San Pedro, no hay vecino que no te digo que esta es “la calle más bonita de Europa”, por lo que resulta imprescindible llegar hasta ella para apreciar uno de los conjuntos palaciegos más interesantes de España.

Prepárate para el colapso que produce esta calle que es en sí misma un museo de piedra al aire libre donde escultores, artistas y arquitectos dieron rienda suelta creando una fila de edificios que compiten y cooperan por atraer la mirada del viajero o visitante.

Osuna respira por todos sus poros un aire señorial, pero escapa de la imagen decadente de otras ciudades de mismo estilo, aquí las casas están bien cuidadas, sin excesivos adornos florales que restaría encanto a las fachadas. Lo bello si es sencillo es doble bello.

Esculturas, jambas, balcones, aldabas y puertas abiertas que invitan a pasar hasta los patios, así es la calle de San Pedro, un lugar para la admiración. Si eres amante de los pequeños detalles, este rincón de Osuna es un imprescindible. Puedes acabar tu paseo en el patio del hotel Marqués de la Gomera, uno de los palacios barrocos más exquisitos de la provincia.

Detalles de la calle de San Pedro, una de las más bellas de Europa

4. Antiguos imperios que reviven en el Coto de las Canteras

Ya lo indico al principio “los destinos tienen rincones secretos de los que el viajero no sabe nada”. A lo largo de la ruta de Washington Irving nos hemos identificado muchas veces con esta frase.

Osuna está cargada de esos “Rincones Secretos” de los que nunca has oído hablar a pesar de su belleza, ese es el caso del Coto de las Canteras, un lugar que parece sacado de una película.

El coto fue cantera de la antigua Urso, aprovechada posteriormente por los romanos y explotada con intensidad durante el siglo XVI para construir los bellos edificios que admiramos hoy día como la Universidad o La Colegiata cuyo color amarillo (albero) es característico de una buena parte de las construcciones de la provincia de Sevilla.

El Coto de las Canteras, la “Petra de Andalucía”

La cantera fue recuperada por Jesús Ramos y esculpida por el artista local Francisco Valdivia quien ha realizado una obra épica en la roca. Actualmente el Coto es un espacio para el arte y la cultura concebido como sala de exposiciones, auditorio y museo.

La mayoría de la gente que ha pasado por la antigua cantera la ha rebautizado como “la Petra de Andalucía” y ¡no es para menos! Nadie nos había hablado antes de este magnífico rincón que se complementa con el mirador de Buena Vista, situado en el mismo cerro y con la preciosa imagen de las ruinas de la Ermita de la Vía Sacra del siglo XVII.

Disfruta también del vídeo en versión 3D

5. No solo de arte vive el hombre. Osuna y su gastronomía

La ciudad ha sido y es parada obligatoria en la ruta entre Sevilla y Granada. Washington Irving y un buen número de viajeros románticos hicieron alto en el camino atraídos por la belleza de la villa ducal y por sus numerosas ventas.

De la apetitosa cocina ursaonense (gentilicio con el que se conoce a Osuna, antigua Urso) destacan entre otros platos, la ardoria, una variedad autóctona del famoso salmorejo. También el cocido ursanés, las gachas de San Arcadio o las repapalillas de Semana Santa.

Nosotros hemos disfrutado del buen tapeo con el que agasaja Osuna al visitante en sus numerosas tabernas, bares y restaurantes, en los que encontrar animada charla y oferta para todo tipo de paladar y bolsillo. La riqueza monumental de Osuna se complementa con su riqueza en los fogones.

De tapeo en Casa Curro – Osuna

6. El entorno de Osuna ideal para un paseo a caballo

El caballo encuentra su medio natural en los magníficos alrededores de la villa y despierta verdadera pasión entre los  ursaonenses.

La campiña sevillana y la sierra sur resultan entornos ideales para realizar paseos ecuestres. Un buen número de casas rurales ofrecen esta actividad como por ejemplo la Casa Rural Las Viñas donde además de alojarte puedes realizar la ruta ecuestre de Osuna (Sevilla) a Ronda (Málaga) emulando a los viajeros románticos del siglo XIX. 

Una alternativa al coche que siempre es bienvenida cuando tienes ya unos kilómetros a tus espaldas.

Casa Rural Las Viñas, preparados para una ruta ecuestre con la yegua Ola

Entorno natural de Osuna

7. Panteón Ducal versus Panteón Real

Hay un lugar en Osuna que nos ha dejado enmudecidos. La Colegiata de Nuestra Señora de la Asunción alberga una cantidad de tesoros inabarcables en una rápida visita por lo que debes tomarte tu tiempo. Igualmente lleva su tiempo asimilar la belleza pictórica, escultórica y arquitectónica del templo que junto a la Universidad configuran el “Sky Line” de la villa ducal.

Imprescindible hacer la visita guiada. Si vas por tu cuenta te pierdes las magistrales explicaciones de la guía, una excepcional mujer que te hipnotiza con la historia y anécdotas que se esconden tras las piedras de albero extraídas del Coto de las Canteras y que dieron forma a una de las obras arquitectónicas más importantes de Andalucía.

Joya del renacimiento andaluz, su principal atractivo (tiene unos cuantos) es el Panteón Ducal dedicado a los duques de Osuna, que según nos contó nuestra guía, sirvió de modelo para el gran Panteón Real de San Lorenzo de El Escorial.

El conjunto de obras de Ribera, uno de los mejores ejemplos del barroco español, así como la capilla y patio del panteón son una auténtica joya que deja sin palabras, por primera vez he entendido que significa el Síndrome de Stendhal… ¡Menudo lugar!

Patio del Panteón Ducal – Colegiata de Osuna

8. Dulces conventuales, el cielo se gana por el estómago

Si, ya he hablado de la gastronomía de Osuna, pero sus bizcochos marroquies se han ganado un lugar en nuestro corazón, eso y la excepcional conversación que tuvimos con una de las hermanas del Monasterio de la Purísima Concepción en el que adquirimos unas cajas de estos deliciosos dulces cuya elaboración se remonta al año 1752. Su comercialización sirve de sustento para las monjas de la orden franciscana

La clausura sale a la luz a través de estos exquisitos bizcochos que te hacen caer en el pecado de la gula… si pruebas uno, ¡quedas enganchado para siempre!

Bizcocho marroquí, una receta que se esconde tras la clausura

9. Un buen desayuno en la plaza de Abastos

En la plaza Mayor se concentra el mejor ambiente de Osuna. Edificios administrativos, tiendas y el Casino, entre otros, consiguen que siempre haya ambiente, gente paseando o saliendo de la plaza de abastos (aquí no se les dice mercados).

Plaza Mayor, al fondo, la Colegiata

Un buen día en Osuna comienza con una visita a la Churrería María Jesús, un imprescindible de las mañanas ursuonenses. Nosotros hemos seguido la tradición y tras varias recomendaciones, hemos caído en la tentación de un buen chocolate con churros cada mañana.

Siempre hay alguien dispuesto a sentarte a tu lado para mantener una agradable conversación en la que nunca falta la mención a la serie Juego de Tronos y su paso por la villa ducal.

Desayuno energético en la churrería de María Jesús

10 Osuna, Conjunto Histórico Artístico

La ciudad de Osuna está declarada desde 1967 conjunto Histórico Artístico, y no es para menos, si callejeas sin prisas te encontrarás con un inventario monumental y patrimonial excepcional, de los más importantes de Andalucía.

Unas catorce iglesias y conventos, casas señoriales, palacios, haciendas, cortijos, universidad, museos…, imposible enumerarlos a todos, sencillamente relájate y disfruta paseando sin prisas por el magnífico casco histórico de la villa.

Curiosea entre las puertas que se abren a patios románticos, asómate a alguna de las deliciosas ventanas de acentuado carácter andalusí, toca las aldabas de algunas puertas, entra en los interesantes hoteles y tabernas, déjate seducir en las callejuelas del barrio alto junto a la Colegiata o siéntate a la sombre de algún árbol de los parques y jardines urbanos con los que cuenta Osuna, como ves, encontrarás un rincón acorde a tus gustos.

Nosotros hemos encontrado diez motivos para viajar a Osuna ¿nos compartes los tuyos?

Universidad de Osuna

Datos prácticos de nuestra etapa en Osuna

Alojamiento en La casa rural Migolla. Carlos es un estupendo anfitrión, un apasionado y enamorado de esta tierra al que no le importará compartir su tiempo dándote consejos y recomendaciones. La casa está ubicada en pleno casco antiguo al lado de la plaza Mayor y de la plaza de Abastos. Ideal para un grupo de amigos o familias. No le falta un detalle.

Casa Migolla ha sido nuestro campamento base durante tres noches gracias a su proximidad a otros lugares de nuestra ruta como Alcalá de Guadaíra, Carmona y Estepa.

¿Cómo hemos llegado hasta aquí? Nuestra aventura no hubiera sido posible sin la ayuda de Autoclik RentaCar. La ruta de Washington Irving puede hacerse también en bicicleta, pero nuestra forma física no da para más ;-). Somos unos apasionados del road trip, por lo que la opción coche (aún no siendo la más sostenible) ha sido la más acertada.

Casa rural Migolla en Osuna

Nota de autora: Queremos agradecer a Turismo de Osuna con María Eugenia al frente, el apoyo que nos han dado en esta etapa de la ruta de Washington Irving. Este es un post patrocinado, lo cual significa que hemos recibido alguno de los servicios de manera gratuita por mencionar la marca. Nuestras opiniones son independientes y se basan en la percepción real sobre el servicio. Este tipo de acciones nos permiten seguir adelante con nuestro proyecto viajero.  

¿Próxima parada de la ruta? Estepa, ciudad de la Navidad.

Sobre El Autor

Viajera empedernida, me encanta descubrir historias, personas y lugares anónimos, curiosos, ocultos a los ojos. Un objetivo: la vuelta al mundo!

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.