Conjunto modernista de la Colonia Güell y Cripta Gaudí

A unos veinte kilómetros de la capital catalana, en la localidad de Santa Coloma de Cervelló, rodeada por el cinturón industrial de Barcelona y el Parc Agrari del Baix Llobregat, encontramos una de las joyas del patrimonio industrial y cultural de Cataluña, el conjunto modernista de la Colonia Güell.

Pasear entre las tranquilas calles de la Colonia Güell es hacerlo a través de una cápsula del tiempo, es regresar a finales del siglo XIX y principios del XX para disfrutar de un patrimonio único que conjuga, casa de trabajadores, viviendas modernistas (tan de moda en la época), locales sociales, restaurantes, mercado semanal de productos de la zona y la joya arquitectónica de la Cripta Gaudí declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2005.

Bienvenidos a la Colonia Güell - Santa Coloma de Cervelló

Bienvenidos a la Colonia Güell – Santa Coloma de Cervelló

Pinceladas de historia sobre la Colonia Güel

La finca agrícola de Can Soler de la Torre propiedad de Joan Güell i Ferrer, situada en el municipio de Santa Coloma de Cervelló y alejada de las convulsas huelgas y malestar social que envolvía a la capital catalana, fue el lugar escogido por Eusebi Güell para trasladar la fábrica desde Sants. 

El Vapor Vell fue la primera fábrica textil que se construyó extramuros de la ciudad de Barcelona en el año 1846, concretamente en el municipio de Sants (uno de los barrios más populares de la ciudad condal hoy día).

Para evitar malestar entre sus obreros, Eusebi Güel, hijo del fundador de la saga familiar, decide el traslado de la fábrica de panas e hilatura a otro lugar “más bucólico”, en un entorno rural más cercano a los orígenes de muchos de sus trabajadores y menos contaminado por los movimientos sindicales y sociales de la ciudad industrial.

La fábrica Güell, Ramis i Cía. comienza su andadura en 1890, considerada como uno de los conjuntos fabriles más modernos y avanzados de su época.

Masía Can Solar de la Torre, propiedad de la familia Güell

Masía Can Solar de la Torre, propiedad de la familia Güell

Para tal aventura, Güell vuelve a encargar el proyecto a su amigo y arquitecto favorito, Antoni Gaudí quien utiliza esta oportunidad para dar rienda suelta a su capacidad artística y arquitectónica. El maestro proyectó una iglesia futurista en la que experimentó formas y métodos constructivos únicos e innovadores que sirvieron de banco de pruebas para su obra cumbre, La Sagrada Familia.

Pero Eusebi fue más allá y no solo creó una moderna fábrica, encargó también la construcción de una colonia obrera donde alojar a sus trabajadores y familias. Así nace la Colonia Güell, situada a pocos metros de la fábrica.

Las condiciones de vida de sus trabajadores estaban por encima de los obreros de las fábricas urbanas ya que la colonia contaba con servicios sociales, culturales, educativos y de ocio, en un ambiente “paternalista” que no quedaba exento del control sobre el trabajador, pero con considerables mejoras respecto al resto de la clase obrera que vivía en Barcelona.

Eusebi Güell se rodeó de un buen equipo de arquitectos, la mayoría discípulos el maestro Gaudí, que inundaron la colonia de edificios relevantes acordes con el estilo de la época, el modernismo.

La colonia tiene notables diferencias con otras de su época como por ejemplo el trazado urbanístico que recuerda a un pueblo además de la separación absoluta de las viviendas respecto del centro de producción.

El “pueblo” contaba con todo tipo de servicios como teatro, ateneo, cooperativa de consumo, colegios, comunidad religiosa, etc. y a las afueras, en un precioso promontorio elevado y rodeado de una singular pineda, destacaba la iglesia, que se quedó en sencilla cripta debido al parón que sufrió la obra ante la negativa de financiación de los hijos de Eusebi, por lo que Gaudí tuvo que dejar inacabada su fabulosa iglesia.

Plaza principal de la colonia y estatua de Eusebi Güell

Estatua de Eusebi Güell en la plaza principal de la colonia

En el año 1945 la familia Güell vendió el conjunto a la familia Bertrand i Serrra que continuaron la producción y respetaron el núcleo urbano con su identidad y características, alejado del desmesurado crecimiento urbanístico que sufrió Santa Coloma de Cervelló en los años sesenta del pasado siglo.

Con la crisis que sufrió el sector textil durante los años setenta, la familia Bertrand tuvo que cesar la actividad. La fábrica fue vendida en porciones a diversas empresas, las casa de los obreros se vendieron a las propias familias que las ocupaban y el resto de equipamientos se destinaron a instituciones públicas.

El conjunto de la Colonia Güell tuvo la suerte de ser declarado Bien de Interés Cultural y Conjunto Histórico en 1990 lo que produjo su protección y posterior recuperación como ejemplo de complejo industrial modernista.

Chimenea del "Vapor Vell" - Colonia Güell, único de los edificios no visitables

Chimenea del “Vapor Vell” – Colonia Güell, único de los edificios no visitables

Lugares de interés de la Colonia Güell

El primero de los edificios con los que te encuentras nada más acceder a la colonia es la majestuosa y fantasiosa Cripta Gaudí, pero no cometas el error de empezar por él, sigue la calle principal hasta llegar al Centro de Atención al Visitante.

Exposición sobre la fábrica y la industrialización catalana

Exposición sobre la fábrica y la industrialización catalana

El centro cuenta con una exposición sobre la fábrica, los obreros, la industria textil y como no, sobre el maestro Gaudí y las innovaciones que llevó a cabo en la cripta. Un imprescindible para entender todo lo que veremos a posteriori.

Tienes dos opciones, decidirte por la visita guiada o realizar el paseo por tu cuenta. Nosotros disfrutamos de un paquete completo que incluye la visita guiada a la colonia, la cripta y concierto de Gospell.

Si visitas la colonia en sábado, no te pierdas el mercado semanal de productores locales que ofrecen las variedades autóctonas del cercano Parc Agrari del Baix Llogregat y que se desarrolla en la explanada de la antigua Masía de Can Soler de la Torre, siguiente punto de nuestra visita.

Bonito rincón de la Masia Can Soler de la Torre

Bonito rincón de la Masia Can Soler de la Torre

A partir de aquí toca callejear un poco para descubrir las bonitas y coloridas casas de los obreros que contrastan con las fastuosas construcciones modernistas de ladrillo visto como Ca l’Ordal, Ca l’Espiral o la inquietante y a la vez atrayente casa del maestro y colegio de niños.

Ca l'Ordal masía habitada por los agricultores de la colonia

Ca l’Ordal masía de los agricultores de la colonia, obra de Francesc Berenguer y Joan Rubió

Ca l'Espiral, obra de Joan Rubió y Bellver

Ca l’Espiral (casa del administrador de la colonia), obra de Joan Rubió y Bellver

La casa del médico - Colonia Güell

La inquietante y atractiva casa del médico – Colonia Güell

La visita continua por la plaza principal en cuyo centro descansa la figura estática de Eusebi Güell.

El ambiente en esta plaza es especial, repleto de tiendas y terrazas animadas. Entre todos los edificios destaca el Ateneo Unió, que recomendados para reponer fuerzas. El local cuenta con restaurante y animada terraza donde degustar un rico vermut.

Ateneo de la Colonia Gúell un buen lugar para comer

Ateneo de la Colonia Güell un buen lugar para el vermuteo y para comer

El recorrido transcurre de manera relajada, la Colonia Güell nos atrapa con su encanto y tranquilidad, con la multitud de pequeños rincones y detalles que hacen que te pares a cada momento.

Las casas de colores con sus porches repletos de flores, los detalles de una verja, el contraste con el ladrillo de las casas señoriales. Una atmósfera que te transporta a otra época.

Conjunto de casas de obreros de la Colonia Gúell

Conjunto de casas de obreros de la Colonia Gúell

Mientras caminamos no perdemos detalle de lo que cuenta la guía que nos sorprende con las historias y anécdotas del lugar como por ejemplo que en la fábrica había muchas más mujeres trabajando que hombres, que a los hijos de los obreros les pagaban la formación e incluso carreras técnicas como la ingeniería para que no marcharan a otro lugar o que a pesar de las comodidades, el sindicalismo también hizo acto de presencia…

Así, poco a poco, nos vamos acercando a la joya arquitectónica de la colonia, la Cripta Gaudí, ubicada en una pequeña elevación del bosque de pinos que rodea este lugar y que le otorga, si cabe, una atmósfera más bucólica, de infinita tranquilidad tan solo perturbada por los grupos de turistas que inundan cada fin de semana la colonia.

La zona verde que rodea la colonia invita a un relajado paseo antes de acceder a la cripta

La zona verde que rodea la colonia invita a un relajado paseo antes de acceder a la cripta

Cripta Gaudí de la Colonia Güell

Como en otras ocasiones nos quedamos boquiabiertos ante una obra del maestro. En lo alto del promontorio sobresale la que está considerada como una de las obras más complejas de Gaudí que se quedó en un quiero y no puedo.

Un quiero que pudo ser mientras Eusebi Güell financió el proyecto y consistió los siempre futuristas e irreverentes proyectos gaudianos, pero que degeneró en un no puedo debido a la negativa financiera de los hijos del empresario tras su muerte por lo que Gaudí tuvo que abandonar su proyecto sin concluir.

Cuando tienes la posibilidad de ver el diseño original de la iglesia no puedes más que pensar en la similitud que tiene con la Sagrada Familia. La razón es sencilla, este lugar fue banco de pruebas para la posterior obra gaudianaNo obstante, la cripta no desmerece nada frente a la gran obra del maestro.

El templo aprovecha parte del promontorio para asentarse. Una vez más Gaudí se inspira y utiliza a la naturaleza. Piedras basálticas, formas curvas, arcos imposibles.

Exterior d ela cripta Gaudí declarada Patrimonio UNESCO en 2005

Exterior de la cripta Gaudí declarada Patrimonio UNESCO en 2005

Ventanas que son mariposas, pilas bautismales que son conchas marinas, bancos ergonómicos… El universo Gaudí en estado puro. El añadido en nuestra visita ha sido poder disfrutar de la acústica y del concierto de Gospell.

Es imposible llegar a entender la simbología del lugar, tus ojos no pueden captar todos y cada uno de los detalles del mismo. Columnas imposibles, asimetría, luces de colores que penetran a través de las vidrieras que parecen de otro mundo.

Solo puedes callar ante tal obra de arte y dejarte llevar por su magnífica energía.

Interior de la Cripta, universo gaudiano sin interferencias

Interior de la Cripta, universo gaudiano sin interferencias

Sin dudarlo, la visita a la Colonia Güell es uno de los imprescindibles a tener en cuenta si visitas Barcelona, pero sobre todo si eres un amante de la obra de Gaudí.

4 Respuestas

  1. Lilián

    Eva y Carmelo,
    Pues este lugar llamado Colonial Güell me ha resultado espectacular. No solo por tener la fortuna de poseer entre sus tesoros la Cripta Gaudí, sino porque todo me ha resultado de avanzada para la época. Posee maravillas arquitectónicas como esa casa Ca l’Espiral, una delicia.
    Y muy bien merecido tiene ese monumento el Sr. Eusebi Güell, porque ha sido un genio.
    Gracias por este recorrido.

    Responder
    • Eva Puente

      Hola Liliana, gracias a ti por tus palabras. Vimos ahora el comentario!!!

      cuando vengas por Barcelona anota este lugar como un imprescindible, aquí, además se entiende toda la posterior obra de la Sagrada Familia. Y como bien dices, le debemos mucho a Gaudí, pero si no hubiera sido por su “mecenas” hoy en día nada se sabría de él.

      Un abrazo
      Eva

      Responder
  2. Maria - Emociones Viajeras

    Hoola Eva!
    Me encanta el post que has hecho sobre la colonia. La verdad es que hemos “trasteado” bastante por Barcelona y no se nos había ocurrido ir todavía. Nos lo apuntamos para la próxima visita. De momento estas pascuas, vamos a cumplir un sueño, que es visitar la Sagrada Familia después de que lo hiciéramos hace 20 años en una visita escolar… un abrazo viajera!

    Responder
    • Eva Puente

      Hola María, muchas gracias por tus palabras!! Te entiendo, lo de la Sagrada Familia es de “otro planeta” y es un imprescindible que todo el mundo debería visitar, pero la Cripta fue el lugar de pruebas en el que Gaudí se basó para la posterior obra en el templo, caminar por la cripta, ver sus detalles ayudan a comprender la magnífica obra de Gaudí y mucho de su vida interior.
      Un abrazo viajera!!

      Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.