Cómo supero mi miedo al avión y otros sobresaltos al viajar

Si, lo confieso, cada vez que tengo que coger un avión, tren o cualquier transporte que conlleva quedarme herméticamente cerrada, entro en “modo pánico”. Se apodera de mí un temor irracional que por más que viajamos, por más que monto en estos transportes, por más que entro en cuevas o subo en ascensores, no consigo calmar. Parece mal asunto, sobre todo para alguien que vive viajando, pero a lo largo de los años, con pequeñas “tácticas” o arducias (para engañar a mi mente) he podido hacer muchas más cosas de las que me imaginaba, sobre todo, enfrentarme a mi miedo al avión, quizás la peor fobia a combatir cuando planificamos un viaje que requiere de vuelos para llegar al destino soñado.

Ufffff, ¡que despegue ya el avión!

No he encontrado a muchos viajeros que cuenten o confiesen en público sus miedos o temores, en mi caso, creo que ha llegado el momento de hacerlo, seguro que con ello ayudo a un buen número de personas que padecen de claustrofobia y que reprimen hacer muchas cosas por el miedo a enfrentarse a los espacios cerrados.

Los que conocéis nuestro blog (ya llevamos cuatro años compartiendo nuestras experiencias viajeras a través de él) sabéis que siempre nos decantamos por los viajes sostenibles, de menos impacto con el medio ambiente, por lo que nos desplazamos de manera colaborativa aprovechando varias plataformas inspiradas en este objetivo.

Para mi es un alivio, ya que un viaje en bus, coche o barco, me permite disfrutar del recorrido de manera tranquila, serena y consciente. El problema viene cuando el destino es lejano e intentar llegar hasta él en coche, bus o barco es más que “una loca aventura” de dos viajeros slow. (Acabamos de dar de baja a nuestro querido coche, “flecha roja”, quien nos ha acompañado por media Europa. Tras 320000 kilómetros a sus espaldas nos dijo adiós hace unos días).

Me siento más tranquila cuando no tengo que coger avión

Y es, en los viajes de larga distancia o por trabajo, cuando debo enfentrarme a mi miedo al avión y a mi pánico a los espacios cerrados. En esos momentos surge la terrible claustrofobia que me acompaña desde hace mucho y que me ha hecho pasar momentos muy vergonzosos, como cuando Carmelo tuvo que acompañarme a Marruecos en el viaje de fin de Máster de Periodismo de Viajes para que puediera coger el avión. Aunque la solución a este viaje tuvo como consecuencia uno de las experiencias vitales más maravillosas que ha vivido Carmelo.

Sin embargo, en mi caso, tuve que lidiar con mi ataque de pánico en las claustrofóbicas calles de Fez, enfrentarme al temor de quedarme encerrada en una pequeña caseta en medio del desierto ante la posibilidad de una tormenta de arena o vivir la angustia de sentirme encerrada en el mercado cubierto de Rissani. (Lo quieras o no, los miedos siempre aparecen para ser superados).

Lo confieso, a veces el miedo me bloquea tanto que soy incapaz de disfrutar 100% del viaje, pero con el tiempo he consolidado una serie de técnicas que me ayudan a soportar de la mejor manera estos momentos.

Si eres una de esas personas que, como en mi caso, padeces de claustrofobia te vendrán bien estos consejos:

– Cónoce o indaga sobre los aeropuertos de origen y destino, así como sobre las compañías aéreas con las que volarás. La mayoría de web corporativas informan de los servicios que ofrecen, te indican tamaño del aeropuerto, de las salas de espera, controles por los que pasarás, etc, etc.

No hay nada peor para mi que llegar a un aeropuerto y tener que esperar por retrasos o cancelaciones, mi nivel de nervios tiene un límite y aunque parezca mentira, una vez que he pasado los controles y la zona de duty free mi cuerpo entra en estado de shock, la mente no deja de decirme que “no hay salida” y me siento atrapada.

¡Es de locos! pero así vivo cada viaje en avión. Por ello, un retraso eterniza mi “espera” en un espacio que no me permite respirar, en el que me siento “atrapada” y una cancelación me obliga a revivir el tedioso momento de la espera. Menos mal que para este tipo de impedimiento que no solo provoca desasosiego en mi, sino en todos los pasajeros, ya existen empresas que nos ayudan a hacer la pertinente reclamación.

Saber cómo será mi avión, saber que no tendré contratiempos, retrasos o cancelaciones me da tranquilidad

– Reservar los asientos más cercanos a la puerta. Si, el precio se encarece un poco más, pero para mi es un pago por la tranquilidad. Siempre accedemos los últimos y salimos los primeros por lo que el tiempo de espera dentro del avión se hace menor.

Sentarme junto a la ventana me da la posibilidad de ver el mundo bajo mis pies, admirar pasiajes y ser consciente de que solo cuando vuelo puedo disfrutar de la tierra desde otro punto de vista, así mitigo mi miedo al avión.

Volar permite ver la tierra desde otro punto de vista

– No te avergüences de tu miedo y compártelo. He vivido experiencias muy bonitas al tener el valor de comunicar a los auxiliares de vuelo mi “problema” de claustrofobia, incluso alguna vez los pilotos me han invitado a pasar a la cabina para calmar mis nervios.

Esto también lo hago cuando visitamos una cueva o al reservar una habitación de hotel para que me den un piso en plantas bajas y así no tener que utilizar el ascensor. Yo misma me facilito el viaje e intento minimizar el impacto de la claustrofobia. Nunca he permitido que “los temores de mi mente” me impidan hacer aquello que me apasiona.  

– Practica meditación, haz acuputura o encuentra algún tipo de distracción para tu mente. Gracias a estos métodos, puedo viajar en avión o tren, o meterme en el metro, visitar cuevas.

Con la acupuntura tuve un bonito romance un mes antes de vijara a Irán, ya que me esperaban ¡dos aviones con escala en Estambul sin poder salir de la zona de tránsito! Gracias a Carmelo, a una simpática chica madrileña y a la zona VIP del aeropuerto de Estambul, sobreviví a mi casi ataque de ansiedad al permanecer unas seis horas sin salir a la calle.

La acupuntura y las herramientas disuasorias que me facilitó el terapeuta me sirvieron para llegar a Teherán sin destrozar mi sistema nervioso (escuchar música relajante, coger mi dedo corazón para ser consciente de que podía respirar, llorar si es necesario para sacar los nervios e incluso abrazarme a la mascota que viaja siempre con nosotros, Pipo). 

Nuestra mascota viajera Pipo me ayuda a tranquilizarme en los viajes

Si viajas con una persona tranquila a tu lado, que asume tu fobia, que no interviene para nada, simplemente te apoya y te da confianza, también sirve de mucho. Algún día, me atreveré a volar sola (ya os lo contaré). Quines me conocen ya han asumido “mi pequeño secreto” y lo viven con mucha naturalidad.

Un compañero de viaje tranquilo ayuda bastante

Como ves, hay un buen número de tácticas que puedes hacer tuyas para conseguir que un miedo no paralice ni tu viaje, ni tu vida. Seguro que tú también acabarás encontrando la manera de convivir con él, de llevarlo de viaje y pasearlo por medio mundo.

Lo más curioso de todo es que ¡no tengo miedo a volar! una vez que ha despegado el avión, mi mente y cuerpo entran en un estado de somnolencia y relax que a veces me asusta, creo que la adrenalina baja en cuanto el avión despega, pero… vuelve a aparecer en el momento del aterrizaje.

Solo cuando recojo mis maletas y salgo al hall principal del aeropuerto, soy de nuevo Eva. En la calle me esperan “una nueva serie de miedos y peligros” que combatir, pero eso ya es otra historia ;-).

Y tú, ¿has tenido que enfrentarte alguna vez a un miedo de este tipo? ¿Cómo los combates? Seguro que conoces alguna técnica más para superar esos “temores mentales” que aparecen cada vez que viajas. ¿Te atreves a compartirlos?

Que ningún miedo te impida disfrutar de la vida

Código ética: Nos gusta ser transparentes por eso te comunicamos que este es un post patrocinado, esto significa que hemos recibido al menos un producto o servicio mencionado en este artículo de manera gratuita o que hemos recibido una compensación económica por mencionar la marca. Este tipo de colaboraciones ayuda a mantener vivo nuestro proyecto viajero.

Sobre El Autor

Viajera empedernida, me encanta descubrir historias, personas y lugares anónimos, curiosos, ocultos a los ojos. Un objetivo: la vuelta al mundo!

8 Respuestas

  1. La Volvoreta

    Me gusta ver y leer que no soy la única que lo pasa fatal en un avión. Para mí el despegue y aterrizaje, son momentos de absoluta tensión tanto que alguna vez, hasta la azafata se ha sentado a mí lado, como si fuera una niña pequeña. Y todo me viene por un vuelo fatídico, con golpes en la cabeza, turbulencias y averías,… Desde aquella, viajar en avión es un suplicio!! Pero me pueden las ganas de conocer sitios. Un abrazo

    Responder
    • Eva Puente

      Un abrazo amiga! Me alegra que el resto de viajeros compartan también “sus miedos”, pero sobre todo que compartan que a pesar de ellos, no se quedan en casa por no afrontarlos.
      A ver si coincidimos en algún vuelo y vivimos el momento juntas 😉
      Un abrazo
      Eva

      Responder
  2. jordi (milviatges)

    Madre mía! No sabía que tenías este problemilla. Desde luego, quienes no lo sufrimos se nos hace difícil de entender.
    Lo que no sabía en que la acupuntura no puede curar o mitigar.

    Responder
    • Eva Puente

      Hola Jordi, ya ves, siempre “se sale del armario” por algún motivo 😉 es cierto que para quienes no padecen o sufren este tipo de fobias resulta difícil de comprender, pero quienes si que lo sufrimos, pues es un calvario.
      jajajaj, es normal que un médico como tú se replanteé que la acupuntura puede curar o solucionar algo, pero ya ves, conmigo resultó que sí!!!
      Un abrazo compañero
      Eva

      Responder
  3. Mechteld van Heuven

    Cada uno con nuestras cosas. Antes no me pasaba pero ahora con niños me da más cosa, pero no paso miedo. Siempre cuando leo estas cosas pienso en Mr B de The A Team, te acuerdas? Seguramente!!! Pero como dices tu, no hay que dejar de viajar!!!

    Responder
    • Eva Puente

      Jajajaja Mechteld, claro que me acuerdo de Mr B, siempre que lo veía, decía, “esa será ,mi solución” 😉 aunque nunca he hecho algo semejante ya que siempre subo totalmente despierta al avión 😉
      Un abrazo compañera,
      Eva

      Responder
  4. Claudia Demaria

    Hola Eva, como Argentina, los Blog de viajes de españoles nos ayudan muchísimo para definir recorridos y lugares para visitar. En este caso, buscando información sobre Bélgica (próximo viaje Holanda, Bélgica, Irlanda) encontré tu lugar y descubrimos Los pueblos más bellos de Bélgica. Nos encantó y ya lo programamos. No hablemos de viajar en avión, disfrutaría mucho mas si no tuviera que estar algo así como 13 hs arriba de ese medio de transporte. Tanto, que hasta ahora, solo tomamos vuelos directos, ni loca subo y bajo dos veces para llegar. Siempre me acompaña una pastillita pequeña, que me permite cruzar el Atlántico dormida. Muy buena tu página.Gracias!

    Responder
    • Eva Puente

      Hola Claudia, muchas gracias por tus palabras, por pasarte por nuestra ventana al mundo y por compartir tus sensaciones cuando viajas en avión 😉

      Nos alegra saber que desde Argentina sois muchos los que leéis blogs de viaje españoles y sobre todo que os sirvan de inspiración y planifiación a la hora de armar vuestro propio viaje. Ya verás que la ruta de los pueblos más bellos de Valonia os encantará, y si podéis hacer la ruta que existe sobre la memoria de la II Guerra Mundial, ¡es fascinante! como has comentado que nuestro blog te ha ayudado para descubrir qué ver y hacer en Bélgica, pues no te reitro los lugares a visitar-

      Comentarios como el tuyo nos animan a seguir trabajando y compartiendo nuestras experiencias viajeras. Un abrao y buen viaje por Europa! Cualquier cosa, por aquí andamos!
      Eva y Carmelo

      Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.