Un paseo por Namur la desconocida capital de Valonia

En todo viaje a Valonia es imprescindible visitar su capital, Namur. A veces oscura, gris, a veces colorida y alegre. Situada en la confluencia de los ríos Mosa y Sambre que dejan bellas estampas a su paso. Una ciudad difícil de catalogar. Impresionante cuando la contemplas desde su Ciudadela. Namur, donde el estilo Barroco impone su ley.

vistas de Namur desde la Ciudadela

Vistas de Namur desde la Ciudadela

Toda visita a Namur debe comenzar desde lo alto, en su descomunal Ciudadela que se extiende a lo largo de ocho hectáreas y siete kilómetros de túneles, donde salen a tu encuentro antiguos arsenales militares, restos de castillos medievales, parques y jardines, hoteles de lujo, castillos de cuento y un sinfín de sorpresas. Actualmente es el pulmón verde de la ciudad.

Parques, túneles, diferentes rutas permiten conocer la Ciudadela de Namur

Parques, túneles, diferentes rutas permiten conocer la Ciudadela de Namur

Nuestro recorrido comienza en el Centro de Acogida a los Visitantes, en la parte más alta. Llegamos con el coche hasta aquí ya que hay aparcamiento gratuito. Desde la orilla del río Mosa y una vez atravesado uno de sus puentes, conducimos a través de la Route Merveilleuse, la carretera que lleva hasta la Ciudadela. Realmente hace honor a su nombre, ¡es una ruta maravillosa! Una sucesión de curvas que se combina con espectaculares miradores a diferentes alturas sobre el Valle del Mosa y la ciudad.

El viejo Namur desde los miradores de la Route Merveilleuse

El viejo Namur desde los miradores de la Route Merveilleuse

En el Centro de Acogida al Visitante hay diversas exposiciones y en la Oficina de Turismo que se encuentra dentro te dan todo tipo de información. Las diversas salas de exposición se pueden visitar gratuitamente y son un buen punto de partida para entender lo relevante que fue Namur y su ciudadela en Europa.

Salas de exposiciones en la ciudadela de Namur

Salas de exposiciones en la ciudadela de Namur

La posición estratégica de la ciudad fue codiciada por muchos y así, por este lugar pasaron españoles, austriacos, franceses y por último, holandeses, lo que propició una sucesión continua de diferentes estilos arquitectónicos, fortalezas, cuarteles, castillos, casamatas…, que le han otorgado de una interesante identidad. Incluso el famoso y conocido arquitecto militar francés Vauban diseñó una parte de esta ciudadela.

Namur

Hay cinco rutas señaladas para recorrer la Ciudadela. Lo mejor es fijarse un objetivo porque intentar abarcarla toda en un solo día puede pasar factura a vuestras piernas :-). También existe la opción de un recorrido en tren turístico que parte del Centro de Acogida al Visitante. Nosotros hemos deambulado dejándonos llevar por nuestro instinto…

El Jardin perfumado - Jardin des Senteurs

El Jardin perfumado – Jardin des Senteurs

La primera sorpresa ha sido el majestuoso y elegante Château de Namur, un lugar ideal para las almas románticas ya que el castillo se sitúa en medio de un oasis floral conocido como el Jardin dels Senteurs, el jardín Perfumado. El castillo es actualmente un lujoso hotel que merece la pena visitar y disfrutar. Los aromas y olores de este bucólico jardín que contiene más de trescientas plantas y especies aromáticas nos han atraído como curiosas abejas. Y así, paseando tranquilamente entre las rosaledas, plantas aromáticas y disfrutando de las vistas que ofrece el hotel desde sus terrazas hemos estado absortos buena parte de la mañana.

Château de Namur

Château de Namur

Un imprescindible para visitar en la zona es la perfumería de Guy Delforge, una de esas agradables sorpresas que contiene la Ciudadela. Esta marca de perfumes es muy apreciada en Bélgica. No se encuentra en tiendas ni en grandes almacenes por lo que resulta muy exclusiva. Situada en lo que fueron antiguos cuarteles de las tropas holandesas, la familia Delforge pone en marcha en 1990 está innovadora idea que conjuga historia y pasión por los perfumes.

La exclusiva PErfumeria Guy Delforge en la Ciudadela de Namur

La exclusiva Perfumeria Guy Delforge en la Ciudadela de Namur

Una perfecta combinación de arte, historia y aromas. Hemos caído en la tentación. Un par de peculiares y personalizados perfumes se han venido con nosotros:-). Se puede visitar el laboratorio donde te hacen una ruta guiada siempre con cita previa. Entre el Jardín perfumado y esta peculiar perfumería ¡ya tenemos los sentidos atontados! Ahora Namur parece más hermosa.

Parque de Terra Nova - Ciudadela de Namur

Parque de Terra Nova – Ciudadela de Namur

En la zona conocida como Terra Nova existen referencias constantes a la época de ocupación española y holandesa, pero sobre todo, destaca un parque de continuos miradores hacia Namur. Puentes, casernas, túneles, seguimos descubriendo la historia de la ciudad.

Restos dela vieja villa medieval

Restos de la vieja villa medieval – Castillo de los Condes de Namur

Los restos de la antigua villa medieval donde se sitúan el Castillo de los Condes es otra de las opciones para visitar. Estamos ahora en el núcleo de lo que fue el antiguo Namur. Un lugar protegido y elevado donde se tenía perfecta visualización de los dos ríos que confluyen por la ciudad.

El río Sambre otro de los emblemas de la ciudad de Namur

El río Sambre otro de los emblemas de la ciudad de Namur

Abandonamos la ciudadela ya que toca comer. Bajamos con el coche hasta el casco viejo de Namur pero la dificultad para aparcar nos lleva hasta un pintoresco barrio conocido como Quartier Henri Lemaître. En este momento, el sol desaparece y una intensa lluvia nos acompañará hasta el final de nuestra visita por Namur, lo que nos desluce el día. Aún así, seguimos descubriendo Namur.

Rue Henri Lemaître - Namur

Rue Henri Lemaître – Namur

Justo en la parte trasera del río Sambre destaca por su peculiar encanto este barrio de delicadas maisons muy de estilo British. Los vecinos sienten un gran orgullo por su barrio, por su estilo de vida y así lo hacen saber colocando carteles en las ventanas donde explican al visitante la idiosincrasia del lugar. Todas las casas tienen entrada a través de la Rue Henri Lemaître y su parte trasera produce una bella estampa de coloridos jardines hacia el malecón del río Sambre.

Parque de

Parque de Louise Marie – Namur

El interesante parque de Louise Marie sirve para hacer un descanso. La lluvia nos da una pequeña tregua para reposar. De nuevo, en este parque, nos topamos con la historia de Namur. Aquí se conservan restos de antiguas murallas y un puente utilizado por los holandeses ya que la zona era un antiguo embarcadero junto al río Sambre utilizado como puerta de entrada a la ciudad.

Rue de Brasseurs una de las más antiguas y mejor conservadas del Vieux Quartier de Namur

Rue de Brasseurs una de las más antiguas y mejor conservadas del Vieux Quartier de Namur

Caminamos ahora por Le Vieux Quartier de Namur. La lluvia nos adentra en una ciudad gris, casi vacía. Todo un contraste en comparación con la alegre mañana soleada, aún así decidimos deambular por sus calles. No podemos ver ninguno de sus famosos monumentos ya que la mayoría están cerrados. ¡Es lo que tienen los lunes!

Plaza Marché aux Légumes - Le Vieux Namur

Plaza Marché aux Légumes – Le Vieux Namur

Namur resulta difícil de etiquetar. Hay calles muy bellas que contrastan con otras realmente abandonadas. Llamativos contrastes que le otorgan de una identidad propia. El estilo barroco sobresale en su catedral y varios de sus edificios más representativos, entre ellos la Torre Beffroi, declarada Patrimonio de la Humanidad. Como la lluvia no cesa decidimos abandonar la ciudad. Nos quedamos con ganas de más, como por ejemplo realizar un relajado crucero por el apacible Mosa. ¡Queda pendiente para un próximo viaje!

Namur

Namur

Tras visitar Namur, nuestra siguiente parada es la Abadía de Floreffe. Valonia es una zona ideal para hacer una buena ruta de la cerveza que por cierto está muy bien indicada.

Iglesia Abacial de Floreffe

Iglesia Abacial de Floreffe

¡Qué suerte hemos tenido! El amable señor que hace de guía para visitar la iglesia se ha apiadado de nosotros y nos ha hecho una visita personalizada. Hemos llegado justo cuando salia el último grupo de visitantes, pero nuestra cara de pena, lo empapados que estábamos y la decepción de llegar justo al cierre le han convencido para acompañarnos. Siempre le estaremos agradecidos porque esta iglesia de Floreffe es una auténtica joya barroca que merece ser descubierta.

Abadía de Floreffe - detalles del coro

Abadía de Floreffe – detalles del coro

La visita siempre es guiada y en grupos muy reducidos, la taquilla está a la entrada del conjunto de la Abadía y cuesta 2€. El guía nos ha prodigado con detalles en su explicación y a pesar del cansancio que se le notaba no ha dudado en hacer todo el recorrido de la visita con nosotros. ¡Nos hemos sentido unos privilegiados! Curiosidades como uno de los coros barrocos más bellos de Bélgica, una nave central de cien metros de largo, un museo abacial con piezas únicas…

Interior del museo Abacial - Floreffe

Interior del museo Abacial – Floreffe

La Abadía de Floreffe se fundó en 1211 por los condes de Namur. Desde aquel momento han sido diferentes los usos y los estilos arquitectónicos por los que ha pasado, así, encontramos románico, gótico, barroco… actualmente es un centro de enseñanza pero se puede acceder libremente a su interior para disfrutar de sus jardines y miradores al río Sambre.

Jardines de la Abadía de Floreffe

Jardines de la Abadía de Floreffe

La lluvia es cada vez más intensa, pero el buen refugio que supone el viejo Molino-Brasserie de Floreffe compensa lo mojados que estamos. Llegamos in extremis. En Bélgica a las seis de la tarde se cierra prácticamente todo.

Molino Braseria de Floreffe

Molino Braseria de Floreffe

En este molino es donde hemos descubierto que Brasserie significa fábrica de cerveza o cervecería. Los responsables se han prodigado en contar su historia, a darnos a probar diferentes clases de su famosa cerveza, a degustar sus típicos productos. Les ha sorprendido ver a una pareja de españoles interesados por esta zona de la Valonia. Al final nos hemos convertido en humildes protagonistas de una tarde lluviosa en la localidad de Floreffe.

Degustando cervezas de Floreffe.

Degustando cervezas de Floreffe.

El viejo molino se conserva prácticamente igual desde su creación en 1250 lo que le convierte en el edificio industrial más antiguo de la región de Valonia y su cerveza es la más antigua. ¡Como no!, hemos vuelto a caer en la tentación y regresamos al coche cargados de cajas de cervezas de Floreffe.

Nuestro delicioso Souvenir de Floreffe, su cerveza

Nuestro delicioso Souvenir de Floreffe, su cerveza

¡Es lo bueno de viajar en coche! que puedes cargar con productos locales para disfrutarlos en casa y recordar las anécdotas del viaje.

Sobre El Autor

Viajera empedernida, me encanta descubrir historias, personas y lugares anónimos, curiosos, ocultos a los ojos. Un objetivo: la vuelta al mundo!

17 Respuestas

    • Eva Puente

      Gracias Miguel!!!. Nos alegra que todo lo que comentamos os sea de utilidad y sobretodo que os anime a visitar los lugares!!!

      Un besote!!!

      Responder
    • Eva Puente

      Hola pareja!, pues nos alegramos que Mons os haya inspirado y abra vuestra curiosidad respecto a Valonia. Una región muy agradable y cargada de interesantes sorpresas :-).

      Un abrazo!

      Responder
  1. Ruben Alonso

    Creo que Valonia está injustamente valorada. Su historia, paisajes y ciudades hacen de esta región una visita obligatoria. Cierto es que Flandes (que es muy hermoso) concentra la mayor parte del turismo de Bélgica por eso recorrer Valonia es placentero ya que no vas pisando turistas como en Brujas o Gante.

    Responder
    • Eva Puente

      Hola ruben, muy acertado tu comentario. Efectivamente Valonia está poco valorada frente a la sobredimensionada Flandes. Ambas tienen una riqueza patrimonial y cultural excelentes, pero por lo que sea Valonia pasa desapercibida.

      Nuestro viaje por Valonia nos dupo a poco y en breve iremos de nuevo a terminar de descubrir esta interesante región dentro de nuestro proyecto Patrimonio Desconocido.

      Un abrazo.

      Responder
  2. Sandra

    Ya veo que cuando me decida a recorrer Bélgica en coche, que espero que sea más pronto que tarde, no puedo olvidarme Valonia. Y yo que pensaba (mal) que con las cuatro ciudades de Flandes estaba todo el país visto!

    Responder
    • Eva Puente

      Hola Sandra, pues sí, es una equivocación muy común pensar que Bélgica es solo Flandes. La región de Valonia es preciosa y contiene paisajes y localidades admirables, así como curiosidades como el hecho de tener la ciudad más pequeña del mundo, o el castillo de donde partieron las priemeras cruzadas…

      Además de unas rutas de la cerveza riquísimas…, como ves, es un destino a tener en cuenta ;-).

      Saludos,
      Eva y Carmelo

      Responder
  3. Ahora toca viajar

    Bélgica tiene lugares muy hermosos. Nosotros sólo tenemos el placer de conocer Flandes, pero con tus fotos y recomendaciones nos han entrado muchas ganas de visitar Namur, y como Carmelo degustar la magnífica cerveza!

    Un abrazo Eva!

    Responder
    • Eva Puente

      Hola chicos!!!, gracias por vuestro comentario. Menudo viaje estais haciendo, os vamos siguiendo muy atentos, pues es un viaje que tenemos pensado para final de año :-).

      Respecto a Namur y Valonia, si, son un destino muy poco conocido y por suerte pudimos descubrir en nuestro viaje por Bélgica. en breve repetiremos porque es una zona que nos ha encantado. Y por supuesto a terminar la ruta de la cerveza 🙂

      Un abrazo pareja!!

      Responder
    • Eva Puente

      Hola Pedro, muchas gracias. Esperamos que que te hayan animado a visitar Namur 🙂

      Un abrazo

      Responder
  4. Eloi

    Muy buen post Eva. Que tranquilidad se respira en estas pequeñas ciudades medievales…y si al final cae una birra el día ya es bien completo 😉

    Responder
    • Eva Puente

      Si Eloi, están ciudades tienen un encanto especial que se resume en su tranquilidad y que están hechas a escala humana y si además podemos acompañar con unas buenas birras belgas, ¿qué más se puede pedir?

      Saludos y buen viaje!

      Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.