Ruta por el Patrimonio Industrial de Bélgica

Bélgica es conocida, sobretodo, por su chocolate, la cerveza, los cómics y las patatas fritas. En el apartado de lugares, la región de Flandes se lleva el primer premio con ciudades como Brujas, Gante o Amberes entre otras.

Pero más allá de los tópicos, existe una Bélgica que muestra al visitante interesantes rutas temáticas que recuperan la memória histórica de un país que, en general, pasa desapercibido a los ojos de los viajeros.

Bélgica tiene un patrimonio histórico excepcional relacionado con momentos clave de la historia europea, como los lugares de batalla de la Segunda Guerra Mundial, localidades como Waterloo o la deliciosa Bouillon de donde partió el Conde Godofreo hacia la Primera Cruzada.

Entre la interesante colección de itinerarios temáticos que cruzan Bélgica se encuentra La Ruta Europea del Patrimonio Industrial que acerca al visitante a los lugares más emblemáticos del patrimonio industrial de Bélgica.

Cartel informativo sobre La Ruta Europea de Patrimonio Industrial

Cartel informativo sobre La Ruta Europea de Patrimonio Industrial

En la región de Mons se localizan un buen número de establecimientos industriales que se hayan inscritos en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO desde el año 2012  y que se conocen como Sitios Mineros de Valonia.

Este sitio cultural lo integran cuatro minas que se extienden a lo largo de una franja de 170 kilómetros y recorren el sur de la región de Valonia. Son las que mejor se han conservado del país y estuvieron en activo desde el siglo XVII hasta la segunda mital del pasado siglo constituyendo un claro ejemplo de lo que se conoce como “arquitectura utópica” que marco los inicios de la Revolución Industrial en Europa.

Valonia tuvo un importante número de minas que fueron motor económico de Europa, pero sólo las cuatro inscritas en la UNESCO se han conservado en un aceptable estado.

Le Gran Hornu - Sitio Minero de Valonia

Restos del pasado industrial del Grand Hornu – Patrimonio de la Humanidad

La importancia social también es relevante en la visita a estos lugares pues además de los avances tecnológicos y urbanísticos, los sitios mineros constituyeron un foco de movimientos sociales y de protesta importante a pesar del paternalismo imperante que ideó ciudades obreras utópicas donde los trabajadores accedían a todo tipo de servicios, ocio y educación, no obstante, vivían en un círculo cerrado controlado desde la propia organización de la empresa.

Muchos fueron los artistas, políticos y pensadores de la época que denunciaron las atroces condiciones humanas de los obreros de la cuenca minera de la región de Le Berinage, entre ellos destaca un joven Van Gogh que llegó hasta la localidad de Cuesmes como misionero ya que en esos momentos era pastor protestante.

Cuando se visitan las minas y las ciudades obreras de la región de Le Borinage es fácil hacerse a la idea de las condiciones de vida de los mineros y familias. Van Gogh quedó tan impresionado que decidió denunciar esta situacióna través de sus dibujos. El afamado pintor comenzó a dibujar a la gente de la comunidad local y acabaría cambiando su biblia por los pinceles como camino para llegar a Dios.

Niños...

Les Bêcheurs -Maison Van Gohg en Cuesmes

Durante nuestro viaje por Valonia, no tuvimos tiempo para visitar los cuatro sitios inscritos en la UNESCO, pero si pudimos disfrutar de dos de los más emblemáticos y acabar el día en la Maison Van Gogh de la localidad de Cuesmes, como un perfecto broche para entender la historia industrial, social, urbanística y artística de Europa.

Todos los lugares se encuentran a pocos kilómetros de la localidad de Mons que es el punto de partida perfecto para realizar la ruta temática. Lo ideal es realizar el itinerario en coche y hacerlo en más de un día ya que cada sitio requiere al menos de dos horas para una visita tranquila. También se puede llegar en bus y tren sin problema.

En el itinerario se visitan minas, pero también pequeñas ciudades, museos, casas. La ruta del patrimonio industrial de Bélgica, introduce al viajero en un agujero del tiempo que lleva hasta un pasado no muy lejano de pensadores utópicos, burgueses, revolución industrial, avances tecnológicos, movimientos obreros y paternalismo, por lo que el ritmo debe ser relajado.

Si eres, como es nuestro caso, un amante del patrimonio desconocido, del patrimonio industrial, de la recuperación de espacios o simplemente te gusta la historia, esta ruta es un imprescindible si visitas Bélgica. Y si no, pues también, porque te llevarás una agradable sorpresa.

Estos fueron nuestros lugares : Ecomuseo Bois du Luc, Le Grand Hornu y la Maison Van Gogh.

Ecomuseo Bois du Luc 

La localidad de La Louvière acoge el Ecomuseo Bois du Luc, declarado Patrimonio Mundial en el año 2012 junto a otros tres sitios mineros de Valonia.

Bois du Luc contiene las minas de carbón más antiguas de Europa. Su explotación minera se inició en el siglo XVII y estuvo en funcionamiento hasta los años setenta del siglo XX.

Maqueta del Ecomuseo de Bois du Luc - Patrimonio de la Humanidad en Valonia

Maqueta del Ecomuseo de Bois du Luc – Patrimonio de la Humanidad en Valonia

El conjunto es una ciudad minera única en el continente donde se puede visitar el pozo extractivo, bajar a las minas, conocer los entramados de la fábrica, descubrir una casa obrera, pasear por las calles donde subsisten los edificios de las antiguas cantinas, iglesia o escuelas aunque con aire renovado.

Interior de casa familiar obrera en Le Bois du Luc

Casa familiar obrera en Le Bois du Luc

Casa del director de la explotación minera, elevada sobre la ciudad para poder controlar

Antigua casa del director de la explotación minera, elevada sobre la ciudad para poder controlar

La visita guiada introduce al visitante en el mundo de obreros, patronos, burgueses y desigualdades sociales, pero también en un mundo en constante innovación tecnológica movido al ritmo frenético que imponía la Revolución Industrial.

Interior del pozo de San Emanuel - Bois du Luc

Interior del pozo de San Emanuel – Bois du Luc

Museo de la Mina - Bois du Luc

Museo de la Mina – Bois du Luc

Después de conocer las oficinas, la casa del ingeniero y una casa obrera se llega al punto álgido de la ruta, el guía abre las puertas del pozo de San Emanuel y entonces los sentimientos cambian.

Las fotos de los trabajores retratados con traje de domingo, pero de caras tristes y angustiadas, el olor, el color oscuro. Comenzamos a bajar, es imposible no sentir claustrofobia en un sitio así.

Emociones contenidas al conocer las condiciones laborales de los mineros, pero sobretodo de los niños que se utilizaban para llegar a los lugares más recónditos e inaccesibles. El guía nos muestra los ascenosres por los que descendían hasta trescientos metros, nos explica el calor sofocante del interior de la mina…, llega un momento que nos falta el aire y no por la profundidad sino por las emociones.

Interior del pozo San Emanuel

Interior del pozo San Emanuel

Mi cabeza no para de pensar, de reflexionar, ¿cuál ha sido el precio del desarrollo? ¿cuánto sufrimiento de una mayoría de la población para que una minoría puediera disfrutar de una vida acomodada? Pero no, no es el momento, ahora solo toca aprender, descubrir y sentir.

Más tarde descubriremos que por estas mismas texituras espirituales y morales pasó el pintor Van Gohg cuando vino como misionero a la zona. Pero no adelantemos acontecimientos.

Observo en el resto de visitantes una emoción contenida, casi una petición de perdón por tanto sufrimiento en pos del desarrollo. La situación actual de la minería no ha cambiado mucho, sobretodo en países del tercer mundo donde el ser humano sigue explotado en pos de avances tecnológicos y comodidades.

Los movimientos obreros, la aparición de nuevos partidos políticos, sindicatos y conciencia social se fraguan en lugares como este a pesar del férreo control que sufrian los habitantes. Todo esto se explica en la visita.

Nosotros estamos emocionados con esta historia desconocida de Bélgica, disfrutamos de cada anécdota que nos cuenta Alain, nuestro guía. Estamos casi abducidos por la historia y la energía del lugar.

Interior de la Explotación minera Le Bois du Luc

Interior de la Explotación minera Le Bois du Luc

Abandonamos le Bois du Luc en un estado de profunda impresión. Hemos conocido de primera mano un poco más sobre la historia reciente de la vieja Europa. Una vez más la región de Valonia consigue atraparnos.

Le Grand Hornu

Tras unos escasos treinta kilómetros llegamos a la que posiblemente es una de las joyas arquitectónicas del Patrimonio Industrial de Bélgica y de Europa, Le Grand Hornu.

Edificio de bello corte neoclásico que contiene antiguos talleres, oficinas y almacenes de otra de las minerías de carbón catalogadas como Patrimonio Mundial por la UNESCO en el año 2012. Actualmente el Grand Hornu es un Centro de Investigación y Diseño que reune salas de actividades y exposiciones, el Museo de Arte Contemporáneo de la Federación Valonia-Bruselas, bibliotecas y estudios de arquitectura.

Le Gran Hornu - Patrimonio

Le Gran Hornu – Patrimonio de la Humanidad desde el año 2012

Grand Hornu se merece su tiempo, es un espacio grandioso, repleto de historia y arte. En esta ocasión nuestro guía es Filip que nos enseña cada detalle, nos cuenta cada anécdota e historia sobre la que está considerada una de las ciudades de “arquitectura utópica” más importantes del continente.

La idea ilustrada de Henri de Gorges y la financión de su esposa consiguen llevar adelante un proyecto único en el corazón de la vieja Europa a mediados del siglo XIX.

Estatua del fundador de Le Grand Hornu, Henri de Gorges

Estatua del fundador de Le Grand Hornu, Henri de Gorges

Pilip nos cuenta que el recinto estuvo a punto de ser demolido y que en su lugar estaba proyectada la construcción de un aparacamiento de un conocido centro comercial, pero gracias a la lucha de un grupo de anónimos “héroes”, el Grand Hornu se salvó de la desaparición.

El lugar es impresionante y a cada paso, Le Grand Hornu destila modernidad por los cuatro costados. A pesar de algunas ruinas, a pesar de sus elementos neoclásicos, el lugar huele a innovación. No puedo evitar pensar en como debería ser esta ciudad en la época de mayor apogeo. El olor del humo negro saliendo por la chimenea, las máquinas de vapor a pleno rendimiento, obreros, ingenieros, trenes repletos de materia prima.

La explotación minera dejó de funcionar a final de los años sesenta, como casi todas las de Europa.

Interior del Museo de Arte Contemporáneo de la Federación Valonia-Bruselas

Interior del Museo de Arte Contemporáneo de la Federación Valonia-Bruselas

Sorprende encontar un mausoleo en el recinto. En uno de los laterales sobresale una cruz que indica el lugar donde están enterrados los miembros de la familia de Henri de Gorges y su mujer. Hay que bajar unas escaleras para recorrer el cilíndrico mausoleo donde descansa la familia propietaria de Le Gran Hornu.

Como anécdota, nuestro guía nos cuenta que es muy extraño que este tipo de familias optaran por ser enterrados en la fábrica cuando su “alcurnía” le permitia crear un panteón o nicho en alguna iglesia de renombre o catedral. 

Mausoleo de la familia propietaria de Le Grand Hornu

Mausoleo de la familia propietaria de Le Grand Hornu

Salimos del recinto para paser por la ciudad obrera proyectada para acoger a los más de 10.000 obreros que llegaron a trabajar en esta explotación minera.

Ahora las casas se han restaurado, sólo una conserva el trazado y colores originales, pero en su interior siguen viviendo familias obreras, los descendientes de aquellos obreros que pusieron en marcha la industrialización de nuestro viejo contienente.

PIB

Antigua casa familiar de los propietarios, hoy en día escuela de oficios

Barrio obrero junto al Grand Hornu

Barrio obrero junto al Grand Hornu

Dejamos de nuevo otra joya del patrimonio industrial de Bélgica y ponemos rumbo a la localidad de Cuesmes donde descubriremos como las duras condiciones de los mineros hicieron mella en un joven pastor protestante que con el tiempo derivaría en uno de los grandes pintores.

El nacimiento de un artista, Van Gohg en Le Borinage

En la localida de Cuesmes, a escasos diez kilómetros de Mons, se puede visitar la que fuera la casa donde vivió Van Gogh durante su periplo como misionero protestante por la cuenca minera de la región de Le Borinage.

Maison Van Gogh en Cuesmes

Maison Van Gogh en Cuesmes

El lugar no forma parte de los sitios declarados patrimonio mundial, pero ayuda mucho a entender la historia de la zona minera y por encima de todo a descubrir el nacimiento de uno de los pintores más universales y famosos, Vincent Van Gogh.

La casa es monumento excepcional de la región de Valonia y nos lleva hasta el momento en que el artista decide colgar sus hábitos de pastor para cambiarlos por lo de pintor, retomando una pasión que había abandonado años atrás.

El mismo Van Gogh explica a su hermano Théo la profunda tristeza que le produce la situación de extrema pobreza y las condiciones laborales de la población de la zona. Van Gogh queda sumido en una profunda depresión que le lleva a rechazar la religión para denunciar a través de la pintura las penurias de una parte de la población. Su vida burguesa queda trastocada para siempre así como su vocación sacerdotal.

Habitación de Van Gogh en la casa de la familia

Habitación de Van Gogh en la casa de la familia

Como dice en alguno de los folletos que hemos leído: “Vicent Van Gogh nació en 1853 en Groot-Zundert (Holanda), pero el artista nació en agosto de 1880 en cuesmes (Bélgica)”.

Vídeo de Bois Du Luc, Grand Hornu y la Casa Van Gogh

Vídeo versión 3D

Agradecemos a la Oficina de Turismo de Valonia-Bruselas todo el apoyo proporcionado para poder realizar este interesante Ruta por el Patrimonio Industrial de Bélgica, así como a nuestro guías Alain de Le bois du Luc y Pilip de Le Grand Hornu por su amabilidad y extraordinario conocimiento de estos sitios.

13 Respuestas

  1. jordi (milviatges)

    Interesantes visitas las que nos propones y que van más allá del “que bonito es”. Nosotros hemos recorrido, en este sentido, algunas de las colonias fabriles de Catalunya, que también se engloban en este tipo de turismo. Un abrazo!

    Responder
    • Eva Puente

      Hola Jordi, gracias por tu comentario :-). Nosotros también hemos hecho esta ruta de Cataluña de la que hablas, somos unos apasianados del patrimonio industrial. A ver si algún día coincidimos en alguna 🙂

      Responder
    • Eva Puente

      Gracias Espe, nosotros también hemos visitado las ciudades que comentas, pero por lo que sea, nos hemos enamorado de esta otra parte de Bélgica 🙂

      Un abrazo!

      Responder
  2. Maruxaina Ysumochila

    Adoro a Van Gogh, tengo muchísimas ganas de hacer ese recorrido y poder visitar su casa!!! Con cada uno de vuestros post aumentan los apuntes para Bélgica 🙂
    Me viene genial la información, muchas gracias como siempre 😉
    Saludos!!

    Responder
    • Eva Puente

      jajaj Maruxaina!, cuanto nos alegra ser fuente de inspiración para tu viaje a Bélgica :-). La casa de Van Gogh es la mejor manera de entander el proceso por el que pasó el pintor, este año en Mons hay una exposición que se titula precisamente, el nacimiento de un artista y que explica este proceso :-).

      y del patrimonio industrial, qué te voy a contar, somos fans absolutos!

      Saludos!!

      Responder
      • Maruxaina Ysumochila

        Pues no tenía pensado Bélgica este año pero con lo que comentas de la exposición…merecería la pena!!Y yo que ya tenía el destino medio claro 😉
        Voy a ver vuelos!!
        Un beso!

    • Eva Puente

      Muchas gracias por vuestro comentario. Dar a conocer el Patrimonio Desconocido es el leifmotiv de nuestro blog. Por ello Valonia ha tenido una su especial hueco en este sección 🙂

      Eva y Carmelo

      Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.