Teti y los hombres de bronce en el corazón de Cerdeña

La costa oeste sarda nos ha dejado un buen sabor de boca con su elegante Riviera del Corallo y la preciosa Costa Verde, aunque no la hemos recorrido en su totalidad si que hemos llegado hasta la zona natural de las dunas de Playa Piscinas en el término de Arbus, momento en el que hacemos un giro de 180º para viajar hasta el corazón de la isla donde nos esperan Alda y Emanuele en su acogedor hospedaje rural de Teti, pequeña aldea montañosa de la región de Mandrolisai, en la provincia de Nuoro.

No llegan muchos turistas extranjeros a Teti, todos se quedan tumbados al sol de las masificadas playas de la Costa Esmeralda, en el golfo de Orosei o en pueblos más turísticos como Oliena o Dorgali. En Teti viviremos una experiencia única, de las que marcan para siempre y que se quedan en el corazón, ya que pudimos conocer el secreto mejor guardado de la isla. ¿quieres saber cuál es? 

Teti es una de las cientos de pequeñas aldeas que salpican el macizo de Gennargentu en el corazón de Cerdeña

Qué ver y hacer en Teti

Teti es un bucólico pueblo de montaña situado en la ladera del macizo de Gennargentu.  Desde el pico de Sa Marghine, el punto más alto de la localidad situado a 1000 metros de altitud, se pueden ver el Mediterráneo (si no hay neblinas ni calima), el profundo valle que forma el río Tarolo y el lago artificial de Chucchinadorza.

Sa Marghine es un mirador natural que te eleva a los cielos del corazón de Cerdeña. Un lugar venerado por los habitantes de Teti ya que en su cima se sitúa el Santuario de Nuestra Señora de las Nieves, patrona de la localidad.

Para llegar hasta la cima, en la que además del santuario se ubica una torreta de vigilancia forestal, existe una magnífica carretera panorámica, de las más bonitas del Gennargentu.

Mirador de Punta Sa Marghine y Santuario de la Virgen de las Nieves

En la torreta puedes encontrar a Ignazio, el guarda forestal que se encarga de mantener todo en orden por estos lares.

Su trabajo, poco reconocido, es de gran valor para los que amamos la naturaleza. Gracias a él y resto de compañeros, las zonas montañosas se mantienen vivas o al menos, cuidadas.

Ignazio es de ese tipo de personas que en cuanto las ves te transmiten una maravillosa energía. Pasa días por aquí arriba con una resignación estoica envidiable.

Tras coger confianza, nos cuenta su secreto para no aburrirse, una buena selección de libros con los que se mantiene conectado al mundo

Lecciones de vida junto al guarda forestal de Sa Marghine

La zona es ideal para los amantes del senderismo ya que hay vías de diferentes niveles aptas para todos los públicos.

Nosotros hemos subido en el coche de Emanuele, quien nos ha hecho de cicerone por estos lares.  Un buen plan para pasar una mañana en plena naturaleza y contemplar otra imagen de la isla. ¡Imprescindible subir con agua, protección solar, gorro o sombrero, buen calzado y un pica pica!

Las agrestes montañas y las sinuosas carreteras han conseguido que los habitantes del centro de la isla vivan al borde de la subsistencia. Los productos locales y de kilómetro cero suponen la principal fuente de la economía local que poco a poco se complementa con el agroturismo y el turismo rural.

Teti es muy conocida en Cerdeña por su patrimonio histórico y cultural, así como por su exquisita cocina local.  .

Teti, el pueblo de Bronce

Para conocer este patrimonio es indispensable visitar el Museo Arqueológico Comprensoriale, una fascinante sala de exposición de los objetos encontrados en los yacimientos que rodean la localidad, entre los que sobresale “la Venus durmiente”, la obra de arte sarda más antigua descubierta en la tumba de los Gigantes de Atzadalai (4.000 a C.)

La Edad del bronce supuso una edad dorada en la isla. A lo largo de nuestro viaje hemos visitado un buen número de yacimientos de este período que coinciden con la civilización nurágica, autóctona de Cerdeña.

Teti es un lugar perfecto para conocerla ya que cuenta con un buen número de yacimientos de esa época, abiertos al público.

Museo Arqueológico de Teti con sus hombres de bronce y reproducción de una choza del nurage S’Urbale

El santuario de Albini, es uno de los más importantes de la Cerdeña nurágica. El área arqueológica se sitúa en una preciosa zona repleta de lentiscos y olivos junto al río Taloro.

A mediados del siglo XIX se descubrió este importante emplazamiento de culto y peregrinación. Un buen número de estatuillas de bronce surgieron de las excavaciones. Los originales se exponen en el Museo Arqueológico Nacional de Cagliari.

Otro ejemplo del valor arqueológico de Teti es el Villaggio nuragico di S’Urbale, un impresionante complejo urbano datado en el siglo 10 a.C., que contiene además del pueblo, un nuraghe y una tumba de gigantes. El acceso es libre y está muy bien señalizado con paneles informativos.

En el pueblo se han identificado un total de cincuenta cabañas que cuentan la historia de una civilización desconocida para el resto de Europa. A nosotros nos ha fascinado y ya forma parte de nuestra lista de Patrimonio Desconocido.

Este recinto es mágico, la energía es maravillosa. El corazón de Cerdeña palpita en el macizo de Gennargentu. No nos extraña que la civilización de los Nughare se instalara en lugares como este.

Villaggio nuragico di S’Urbale

Como pasa en la mayoría de las localidades de la provincia de Nuoro, Teti cuenta con magníficos murales realizados por artistas locales.

Tuvimos la suerte de contemplar el trabajo de uno de ellos mientras nos explicaba el significado de la pintura. El artista estaba reproduciendo en un muro, la Villa Nurágica de S’Urbale.

Murales de Teti, identidad sarda en la provincia de Nuoro

La ubicación de la aldea provoca la existencia de un buen número de mirados naturales hacia el valle del río Terolo y su presa, que ha dado lugar al lago Chucchinadorza, magnífico emplazamiento para pasar una mañana o tarde.

El paese de Teti es un territorio cubierto por densos bosques de ancianos árboles y matorrales mediterráneos, de valles profundos por los que corren numerosos manantiales. 

Prepara las piernas para las subidas y bajadas, la morfología de la aldea no conoce de líneas rectas. Mientras Carmelo y yo quedamos sin aliento caminando entre las calles, nos resulta llamativo ver a la gente mayor hacer sus tareas diarias o pasear sin “despeinarse” y es que estos lugares son famosos por la longevidad de sus habitantes.

Vistas al Lago di Chucchinadorza

Alda y Emanuele propietarios del encantador alojamiento Funtanedda serán nuestros anfitriones durante cinco días en el corazón de la isla.

La encantadora pareja han comprendido enseguida nuestra “búsqueda”, el interés que tenemos por conocer las tradiciones sardas, por descubrir la civilización nurágica y sobre todo, por degustar platos tradicionales que van más allá de la manida pasta italiana, algo que por estos lares suena casi a chino.

De las manos de Alda surge alta gastronomía en platos tradicionales. Nada de productos preelaborados, todo es materia prima local, slow food del bueno, no hay que olvidar que este movimiento surgió en Italia, precisamente para poner en valor lugares como Teti y la región histórica de Barbaglia.

Entre nuestras numerosas razones para viajar a Cerdeña, sobresale una, algo que llevábamos tiempo intentando conocer hace tiempo. ¿Es cierto que Cerdeña cuenta con uno de los porcentajes más altos de personas centenarias? ¿Poseen los sardos el secreto de la longevidad?

Alda y Emanuele nos introducirán en el mundo de los hombres de bronce, de la civilización nurágica, de la cocina tradicional sarda, de los productos locales y, como no, de la sorprendente longevidad sarda.

Affittacamere Funtanedda, nuestro alojamiento en el corazón de Cerdeña

Gracias a su hospitalidad hemos vivido intensamente el Autunno in Barbagia, una de las manifestaciones culturales más importantes e interesantes de Cerdeña.

Alda y Emanuele son unos profundos enamorados de su tierra, de su identidad sarda, junto a ellos nos hemos emocionado al descubrir el “Canto a Tenore” o al escuchar No photo Reposare canción tradicional convertida en el himno popular de la isla.

Posiblemente, conocer a esta encantadora pareja resulte otro de los imprescindibles en cualquier viaje a Teti. 

Mesa de contrates sardos y tortilla de patatas

Si te interesa conocer algún productor local, te recomendamos una visita a Apicoltura Barbaglia, iniciativa familiar de productores de miel y sus derivados, como el magnífico MelArdente. ¡Unos cuantos tarros de miel y botellas del rico producto han llegado hasta casa!

Visitamos Apicultura Barbaglia en Teti junto a nuestros anfitriones

Teti ha supuesto un antes y un después en nuestro viaje por Cerdeña. Una vez más, en nuestros viajes, el componente humano consigue darle una nueva dimensión al elemento patrimonial, cultural o natural.

Recorrer a lo largo de seis días la provincia de Nuoro y la región histórica de Barbagia ha conseguido, que más allá de sus playas paradisíacas, de los impactantes colores del Mediterráneo y de sus infinitas carreteras panorámicas, la isla nos enamore por su patrimonio y el encantador legado cultural de los pueblos del interior.

Los hombres de bronce merecen ser conocidos y admirados, así como los pueblos, aldeas y recónditos lugares que se esconden en una de las islas más bonitas del Mediterráneo.

Teti es una pintoresca aldea que se siente muy orgullosa de su identidad sarda, de su rico patrimonio y su cocina tradicional, y nosotros hemos tenido la enorme fortuna de conocerla.

Escultura de un hombre de bronce, símbolo de Teti

 Próximo destino: Tonara, lugar perfecto para descubrir el Autunno in Barbagia.

Sobre El Autor

Viajera empedernida, me encanta descubrir historias, personas y lugares anónimos, curiosos, ocultos a los ojos. Un objetivo: la vuelta al mundo!

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.