Diario de La Provenza I – La ciudad amurallada de Aigues Mortes

El primer día del road trip decidimos tantear la zona más pròxima a Saintes Maries. El destino elegido fue todo un descubrimiento, la pintoresca localidad de Aigues Mortes, cuya imagen nos impresiona según nos vamos acercando con el coche debido a las murallas, marismas y colores que la rodean.

La elección del día no ha sido muy acertada, los sábados se celebra el mercado semanal (conocidos en Francia como mercado de las pulgas) y hemos sufrido una fuerte retención que nos ha “comido” casi toda la mañana (anécdotas de la no-planificación en los viajes).

La ciudad está a tope de turistas, especie entre la que nunca me ha gustado incluirme, ya que me considero más bien una descubridora, una viajera curiosa. Me encanta descubrir la gastronomía, las personas, los rincones, vivir los viajes lentamente disfrutando los tiempos y respetando la forma de ser y de vivir del lugar en el que estoy.

El mercado es una buena oportunidad para deambular por sus puestos e introducirnos en la vida cotidiana y en el peculiar ambiente de la zona. Aprovecho y me compro un sombrero que ayudará a protegerme del fuerte sol que da luz y calor al  sur de Francia. 

Tras el paseo por el mercadillo llegamos a la entrada de la amurallada ciudad que no te deja para nada indiferente aunque hayas visto más ciudades amuralladas (como es nuestro caso). 

Los sábados se celebra el mercado de las pulgas, buena oportunidad para conocer la localidad

Pinceladas históricas de Aigues Mortes

Erase una vez hace mucho, mucho tiempo, existía un lugar utilizado por los hombres como explotación salinera… Aigues Mortes fue colonia griega y romana, bajo su dominio se conocía como Aquae Mortuae debido a las aguas muertas de las numerosas marismas y pequeñas lagunas que rodeaban el entorno de las salinas que explotaron durante un largo periodo.

Y así transcurría la vida por la zona hasta que en el siglo XIII, el rey Luís IX decide crear el primer puerto francés en el Mediterráneo, un espacio que abra las puertas al comercio de navegación por el sur del reino. En esos momentos la actual Provenza pertenecía al Santo Imperio Germánico y el Languedoc Roussillon a la Corona de Aragón por lo que el único territorio que le quedaba a los francos era la lúgubre zona de las aguas muertas.

La petición del rey a los monjes benedictinos que ocupaban por entonces el lugar surge efecto y se construye en el año 1240 la Torre Constance, primer faro y defensa de lo que será la ciudad fortificada. La exención de impuestos, peajes y contribuciones promulgados a la población de pescadores y trabajadores de la sal que habita en las marismas contribuye a la creación de una población estable que dará paso a la ciudad. 

El hecho diferencial que puso a Aigues Mortes en el mapa de la época fue la partida de la séptima y octava cruzada. El rey que ideó su creación (Luis IX, conocido para la historia como San Luís) muere de tifus de camino a Túnez por lo que serán su hijo y nieto quienes terminen de desarrollar la ciudad convirtiéndola en en el principal puerto francés de la época.

Su época de esplendor finalizó con la adhesión de la Provenza al reino de Francia en 1481, territorio que aportaría el boyante puerto de Marsella a la corona francesa.

Posteriores guerras civiles, religiosas y alzamientos sociales contribuirán a la decadencia de la ciudad. Aigues Mortes renace a partir de 1806 cuando se construye el canal fluvial del Rhône a Sète, del que la ciudad será importante puerto de mercancías, pero sobre todo, de los apreciados viajeros y turistas.

En 1903, las murallas son declaradas monumento histórico de Francia. Actualmente, Aigues Mortes es uno de los puntos turísticos más interesantes de la región del Languedoc Rousillon junto a la pequeña Camarga, el entorno natural que envuelve a la vieja ciudad amurallada.  

Qué ver y hacer en Aigues Mortes

Una vez dentro de las murallas encontramos una preciosa ciudad de estilo medieval con un tramado urbano perfecto de calles que se entrecruzan (con infinitas tiendas de souvenirs que desvirtúan la belleza de los edificios) y que derivan en la plaza principal, le Place Saint-Louis, corazón de la villa. Al llegar a la plaza, todo el encanto francés te desborda.

Estatua de San Luis protagonista absoluto de la plaza que lleva su nombre

Terrazas multicolor repletas de flores y plantas decoran el espacio. Los acordes de un acordeón suenan a nuestra llegada. La vie en rose inunda la plaza de románticos sonidos. La tranquilad de la vida mediterránea y una cantidad infinita de posibilidades gastronómicas acogen al visitante ya que  la plaza está repleta de restaurantes, bares y bistros (esto hace olvidar el tumulto de turistas que hemos tenido que sortear minutos antes).

Para combatir el pesadísimo calor húmedo de la zona, todas las terrazas tienen instalados unos invisibles mecanismos que van expulsando continuamente vapor de agua, que aumenta el encanto de la plaza.

En Francia (y resto de Europa) tienen otros horarios por lo que debemos acostumbrarnos a ellos durante estos días, y aunque resulta pronto para nuestro estómago, decidimos deleitarnos en uno de los restaurantes de la coqueta plaza.

El arte inunda las calles del casco histórico

Cuando se viaja lo más interesante es disfrutar de la gastronomía de la zona que visitas. En cada uno de los platos puedes intuir el carácter de sus gentes, el clima, el paisaje, su cultura. Y en Francia, esto se hace realidad al degustar su excelente gastronomía.

Tras la suculenta comida de carácter “camargués” continuamos la visita. La ciudad, a pesar del sol, invita al tranquilo paseo por su entramado urbano de líneas perfectas, de bonitas casas palaciegas y coquetas tiendas de decoración y antigüedades. 

Aigues Mortes es famosa por sus galerías de arte, a lo largo de nuestro paso por el entramado de calles descubrimos un buen número de ateliers, la visita es libre por lo que decidimos entrar y disfrutar de los colores y dibujos vinculados a la zona de La Camarga y la desembocadura del Ródano (nos resulta curioso las continuas alusiones a los toros, toreros, flamenco y estilo “andaluz” de la zona).

Pero si algo destaca en la villa es su recinto amurallado que se extiende a lo largo de 1640 metros creando una perfecta ciudad cuadrada vigilada por veinte torres entre las que destaca La torre Constance, símbolo de Aigues Mortes, antiguo faro portuario y sede de la prisión desde 1307 (época templaria) hasta las guerras religiosas que asolaron Europa en el siglo XVII.

Acceso al recinto amurallado de la vieja ciudad medieval

La ciudad vieja es uno de los mejores recintos amurallados medievales de Europa (del siglo XIII) bien conservado y poco retocado.

Una propuesta interesante es realizar la visita guiada a través de la muralla y subir a alguna de las torres defensivas que se convierten en excepcionales miradores de la Camarga y de las salinas que rodean la localidad.

La Torre Constance y murallas de Aiguas Mortes

Visita imprescindible, sobre todo por lo fresco y agradable de su interior, es la iglesia de Notre Dame des Sablons, quien retiene entre sus muros (además de bellísimas vidrieras) una notable historia.

Construida a mediados del siglo XIII, saqueada durante las guerras religiosas del siglo XVI, convertida en templo de la razón durante la Revolución Francesa, posteriormente se utilizó como cuartel, tienda de granos y almacén de sal hasta que en el año 1804 se recuperó como templo religioso. ¡Ya quisieran muchos lugares tener una historia así!

Vitrales de Notre Dame des Sablons un templo con una notable historia

Tomamos un merecido descanso sentándonos en otra estilosa terraza regada por vapor de agua. Bicho (nuestro perro que nos acompaña en este viaje) dice que le encanta Francia, siempre tienen un detalle con él. En cualquier terraza que nos sentamos enseguida salen con una palangana de agua fresquita para que el animal aplaque su sed. ¡Francia es un chollo para los perros!

La terraza te sorprende con música en directo, marcados boleros de sabor latino, viejas canciones francesas y un sinfín de notas de acordeón que hacen que olvides el intenso calor estival. Desde ellas observamos el ir y venir de personas que inundan las calles repletas de tiendas.

Posiblemente uno de los encantos de la ciudad sea ese, deambular de tienda en tienda, degustar helados o catar algunos de los mejores vinos de la zona en alguna de las vinaterías o tiendas especializadas que salpican el casco viejo.

Calles rectilíneas de Aigues Mortes repletas de atractivas tiendas

La ciudad es la capital del vino de Sables, si eres amante del enoturismo no debes perderte alguna visita a las bodegas del entorno (conocidas en Francia como Caveau o Domaine), ¡el cierre perfecto a tu paso por la localidad!

La calurosa tarde estival inunda cada rincón de la ciudad amurallada por lo que decidimos regresar a Saintes Maries y relajarnos en alguna de sus tranquilas playas. Aigues Mortes nos ha dejado un buen sabor de boca. queda mucho por ver y disfrutar en este entorno, pero eso lo dejaremos para otro viaje.

De camino al coche aprovechamos para perdernos por pintores rincones extramuros que despiertan nuestra curiosidad y admiración.

Siempre nos atrapan los lugares poco masificados y desconocidos, gracias a eso descubrimos una interesante colección de calles fotogénicas y solitarias, alejadas de las rutas turísticas.

Existe una pintoresca Aigues Mortes fuera de las murallas

De regreso a Saintes Maries de la Mer, después de pasar por un espléndido paisaje en el que no hay ni una construcción que desentone con el paisaje, ni campos de golf, nos zambullimos en la playa, en su terraceo, rumba, sangría, paellas y en el ambiente gipsy de la animada localidad costera, en definitiva, en su magnífico “arte de vivir”.

Próximo destino: El legado de la historia, Orange, Châteauneuf du Pape y Avignon.

Nota de autora: Este relato forma parte de mi primer “blog de viajes” que comencé en el año 2009 y que quedó en el cajón del olvido del disco duro de mi viejo ordenador y me ha apetecido compartirlo con todos nuestros lectores y amigos. ¡La Provenza bien merece ser compartida! Pedimos disculpas por la calidad de las fotos ya que la mayoría son analógicas y el paso a jpg no les ha sentado muy bien.

Sobre El Autor

Viajera empedernida, me encanta descubrir historias, personas y lugares anónimos, curiosos, ocultos a los ojos. Un objetivo: la vuelta al mundo!

6 Respuestas

  1. DinkyViajeros

    Somos muy fans de los roadtrips y el comienzo de este tiene muy buena pinta. Esperamos a que rescates el resto del viaje del disco duro del viejo ordenador para copiarte la ruta completa. 😉

    ¡Saludos!

    Responder
    • Eva Puente

      Gracias pareja!!! ya van viento en popa las publicaciones del viejo diario!! Gracias por vuestras palabras y por pasaros por él! El fin de fiesta será la publicación de la guía completa del viaje por la Provenza ;-), esperamos que también os guste tanto!!

      Un abrazo,
      Eva y Carmelo

      Responder
  2. Carmen Viajes y Rutas

    Alegría y tristeza al leer tu post porque Aigues Mortes era uno de los primeros destinos de nuestro road trip de este verano que hemos tenido que suspender. Triste porque en unos días estaría preparando las maletas y me quedo en casa y tengo que verlo a traves de la lente de vuestra cámara. Y alegre porque Aigues Mortes va a seguir ahí y no se me va a escapar y después de leer tu post, tengo las cosas un poco más claras sobre su historia y el día que NO debemos de ir 😉
    Un abrazo chicos y feliz agosto!
    Carmen

    Responder
    • Eva Puente

      ohhhh Carmen, no lo sabía!! bueno, si de nuevo ha caído Aigues Mortes en tu camino es por algo! ya verás que en nada puedes ir, que como tú bien dices, siempre estará ahí!

      jajja, mirar bien la fecha del mercadillo que se pone a tope, sobre todo en verano, pero el resto de días es una preciosa ciudad amurallada con un bonito ambiente. a nosotros nos supo a poco, también esperamos volver pronto ya que no está muy lejos de casa.

      Un abrazo y a mejorarse!
      Eva y Carmelo

      Responder
  3. Maruxaina Bóveda

    Con lo que me gusta Francia ya está anotado Aigues Mortes en la lista viajera 🙂 La verdad es que el nombre siempre me produjo curiosidad, gracias por la información!Sigue buscando en ese cajón del olvido, aunque las fotos no sean lo mejor tus relatos lo compensan con creces!
    Un abrazo guapa!

    Responder
    • Eva Puente

      tú si que eres guapa!!! Muchas gracias como siempre por tomarte tu tiempo y leer nuestros relatos. no imaginas cuanto me alegran tus comentarios y lo que animan!

      No te lo pienses mucho y vete para la zona, te encantará! Aigues Mortes y su entorno natural es una pasada. Un superabrazo!!
      Eva

      Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.