Puebla de Sanabria (Zamora), uno de los pueblos más bonitos de España

Hay lugares con los que resulta imposible ser objetivo, ponerles un pero o encontrar algo “malo”. En mi caso, esos lugares comunes son todos los que forman parte de mi infancia en los que viví maravillosos veranos. Con el paso del tiempo se han convertido en imprescindibles de nuestros viajes y recomendaciones. Entre esos sitios del recuerdo se encuentra Puebla de Sanabria una bellísima localidad situada en la comarca zamorana de Sanabria-Carballeda.

Tierra de lobos, de naturaleza en estado puro, de truchas, de pueblos de pizarra negra y piedra gris de cantería. Zona de robledales, abedules, castaños milenarios y agua, mucha agua que discurre por ríos, cascadas y arroyos que confluyen en el Lago de Sanabria, el más grande de España de origen glaciar.

Un lugar retratado por Miguel de Cervantes en su famoso Quijote, del que dicen y rumorean por estos lares que nació en el pueblo que lleva su apellido (Cervantes de Sanabria), en una lucha eterna contra la otra Castilla.

Sanabria es para mi, el aroma de la infancia, de las tardes del largo período entre colegio y colegio. Es sabor a pan recién hecho y a chorizo, a frescas manzanas, moras y guindas. Olor a hierba fresca tras las tormentas veraniegas, a veces a humo de los fuegos que la han asolado.

Es sabor a libertad, a juego, a pulpo y truchas, pero por encima de todo, es familia, es mi padre, mi madre, mis hermanos y primos. Es el recuerdo de infinitas rutas a pie que ahora se han convertido en senderos turísticos, eran “vacaciones en el pueblo” que con el paso del tiempo han derivado en turismo rural.

Por todo esto, es difícil ser objetiva, ya que Sanabria y su bonita capital, Puebla, forman parte de mi ADN, una herencia genética que me regaló mi padre, ¿qué puedo decir si en mi nombre llevo el apellido Puente? ese mismo apellido que se encuentra repetido en la losa que recuerda a los muertos de la catástrofe de Ribadelago, actualmente una de las localidades más interesantes de la zona y puerta de entrada al Lago.

Detalle del memorial a los fallecidos por la rotura de la presa de Ribadelago (Sanabria)

Para concretar y no hacer un post largísimo, os dejo un resumen de lo más interesante que ver y hacer en Puebla de Sanabria, declarado hace pocos meses como uno de los pueblos más bonitos de España. ¡Un título ganado a pulso!

Qué ver y hacer en Puebla de Sanabria

La localidad se sitúa al nororeste de la provincia de Zamora, en los límites de Castilla y León con Portugal y Galicia lo que le confiere una interesante atmósfera de tierra fronteriza. Su término municipal incluye las pequeñas localidades de Ungilde, Robledo y Castellanos.

El casco antiguo de Puebla de Sanabria está declarado conjunto histórico artístico, no es de extrañar ya que la ubicación estratégica junto a la frontera portuguesa y el emplezamiento en lo alto de una peña modelada por el Tera, el Castro y el arroyo Ferrera, la convirtieron en una de las villas más importantes del territorio desde la Edad Media, cuando en época de Alfonso VII de León se consolida a Puebla como la “capital” de la comarca sanabresa.

Rincones junto a la muralla de Puebla de Sanabria

Si decides acercarte a este precioso pueblo zamorano te aconsejo disfrutarlo sosegadamente, tal y como es el carácter sanabrés.

Al llegar hasta Sanabria tendrás la sensación que el pasado y el presente conviven sin complejos, de una manera natural, por lo que a veces tendrás la impresión de fluir en otra época y a tan solo unos pasos, regresas a la tuya.

El cuidado y bien conservado casco histórico es uno de los alicientes principales que han llevado a incluir a Puebla de Sanabria en la lista oficial de los pueblos más bonitos de España

Puebla de Sanabria, uno de los pueblos más bonitos de España

– Castillo de los Condes de Benavente. Elevado a 900 metros de altitud, sobresale el precioso y elegante castillo, abanderado e imagen de Puebla de Sanabria. Imprescindible su visita.

En el interior se encuentra el centro de atención al visitante y un conjunto de exposiciones sobre la comarca y sus singularidades, como por ejemplo, el lobo sanabrés, el suceso de la presa de Ribadelago o un pequeño centro de interpretación del Lago.

Destaca la soberbia torre del Homenaje conocida como el Macho. El castillo es uno de los mejor conservados del país. Las vistas desde la torre son inolvidables, eso si, prepara tus piernas para el buen número de escaleras que tendrás que subir y bajar.

El atardecer en este punto es pura magia. El sol ilumina nítidamente mientras se esconde en el horizonte y regala unos fantáticos toques dorados que resaltan la belleza del conjunto.

Castillo de los Condes de Benavente, uno de los mejor conservados de España

Museo de Gigantes y Cabezudos. Curioso museo en el que descansan las principales figuras que dan vida a la fiesta de las Victorias, una de las más importantes de la villa (se celebran en el mes de setiembre).

A muchos puede chocar que una tradición muy arraigada en Cataluña y Aragón tenga su hueco en una pequeña localidad zamorana, pero los gigantes de Puebla son muy conocidos y datan del siglo XIX.

En el museo descubrirás una parte de la historia de las fiestas populares de la villa, así como otros personajes protagonistas de la misma.

Museo de gigantes y cabezudos sanabreses

El conjunto histórico artístico. El casco histórico de Puebla es precioso, no deja indiferente a nadie, enseguida te atrapa en un hilo argumental único. En cuanto llegas a la Plaza de Armas y miras hacia la empinada calle principal conocida como Rúa intuyes que un paseo por este recinto será como un viaje al pasado.

Puebla no es muy grande, se recorre en poco tiempo, pero merece la pena caminar sosegado por las empedradas calles que sorprenden con su cuidada y bien conservada arquitectura, con sus establecimientos de productos locales que salen al paso en callejones que atrapan tu mirada, en balcones repletos de flores y blasones nobiliarios, en la negra pizarra de los tejados.

Rúa de Puebla durante la Fiesta Medieval de agosto

Pareciera que una mano invisible estuviera pendiente de que todo en el casco histórico esté impoluto y perfecto. Destacan además los bares, tabernas y posadas que encuentras por el camino e invitan a sentarte para degustar habones (una de las joyas de la zona), pulpo, sidra, chuletones…

Imprescindible, si la visitas en época de frío, tomar una sopa castellana servida en cazuela de barro o un consomé bien caliente. Aunque nosotros la tomamos igualmente en verano ¡es tradición familiar!

Sopa castellana bien servida en su cazuela de barro zamorano

Destacan en el conjunto histórico las magníficas murallas, acantilados artificales que elevan al castillo hasta los cielos. En ellas encontrarás los mejores miradores hacia la parte baja de la villa y el precioso Tera.

Si eres un intrépido viajero o tu forma física lo permite, puedes subir la escalinata que comienza en el barrio de San Francisco junto al puente que salva al río.

El río Tera y barrio de San Francisco desde las murallas

Paseo fluvial del río Tera. En la parte baja, en pleno barrio de San Francisco, junto al convento de mismo nombre, se inicio el paseo fluvial de unos cinco kilómetros que transcurre paralelo al Tera.

Además del interés paisajístico, la zona se ha convertido en un área de ocio conocida como La Chopera. En verano es una playa de interior magnífica junto a las frescas aguas del Tera en el que destaca el pequeño islote natural que forma el río. 

Paseo Fluvial y área recreativa La Chopera en el río Tera

Edificios civiles y religiosos. Posiblemente, el de Puebla, sea uno de los ayuntamientos más bonitos de la provincia de Zamora, una soberbia edificación que preside la interesante y elevada Plaza Mayor merujera (gentilicio con el que se conoce a los habitantes de Puebla de Sanabria y que procede de la cantidad de merujas que hay alrededor de la villa, una planta muy apreciada en la gastronomía local).

Ayuntamiento engalanado durante la celebración del Mercado Medieval de agosto

La preciosa fachada de granito data de la época de los Reyes Católicos, un elegante edificio civil que combina a la perfección con la otra gran joya de la plaza, la Iglesia de Santa María del Azogue, templo de estilo románico cuyo nombre es de origen árabe y significa “plaza de pueblo donde se tiene el trato y comercio púbico”, ose, el mercado.

Posiblemente, la mejor época para enamorarte de Puebla y de sus rincones sea durante la celebración del mercado medieval, recreación que pone en valor la importancia del “azogue” en la villa.

Mercado medieval de agosto. Imprescindible su visita ya que es uno de los mejores de España. La cuidada arquitectura, el encanto de las calles, de las casas blasonadas, la atmósfera y la cuidada selección de los puestos, de los pasacalles, de las actividades y engalanamiento, consiguen que Puebla de Sanabria celebre uno de los mercados medievales más auténticos del país.

Pasacalles medieval en Puebla de Sanabria

El puente de agosto es una buena ocasión para acercarse hasta la zona y disfrutar del retorno de Puebla a otras épocas. Toda la población se vuelca en esta recreación histórica, lo que se agradece profundamente, ya que la absurda moda de celebrar mercados medievales a diestro y siniestro por toda la geografía del país se ha convertido casi en una plaga y en muy pocos realmente te sientes transportada a esa época.

Algunos de mis primos forman parte de este evento, ellos nos han trasmitido su pasión por las singulares representaciones que tienen lugar a lo largo de los cuatro días que dura el mercado. ¡No os perdáis el juicio y quema de la bruja! un espectáculo popular sobre el amor, la inquisición y sus consecuencias.

Pasacalles, espectáculos, torneos, trovadores… en el mercado medieval de agosto

A parte de estos atractivos propios, Puebla de Sanabria es un punto de partida perfecto para realizar pequeñas escapadas a los alrededores. Anota en tu agenda estas recomendaciones de lugares imprescindibles a visitar si llegas hasta aquí.

Parque Natural del Lago de Sanabria y alrededores. Puebla forma parte del Parque Natural del Lago de Sanabria, un enclave natural situado en el corazón de la comarca que se ha convertido por méritos propios en unos de los mayores atractivos de la zona.

Desde el Lago parten un buen número de senderos que permiten conocer los recuros naturales, patrimoniales, etnográficos y humanos, así como los pueblos y aldeas de la comarca de Sanabria Carballeda que extiende sus límites hasta las provincias de León y Orense y la cercana Portugal.

En los meses de verano, el lago es una de las playas interiores más buscadas del país, las excelentes aguas y el entorno natural consiguen que los turistas, locales y visitantes disfruten de unas merecidas y tranquilas vacaciones.

Lago de Sanabria a pocos kilómetros de Puebla, el más grande de los lagos glaciares españoles

Centro del Lobo Ibérico de Castilla y León. En la localidad de Robledo, a menos de quince minutos de Puebla, merece la pena visitar el referente educativo, turístico y nuevo espacio medioambiental de la zona.

El centro del lobo es un emplezamiento natural para la recuperación de lobos salvajes heridos, enfermos y/o decomisados por la administración. Este lugar es casi un templo en honor de uno de los persnajes más queridos/odiados de Sanabria, el lobo, símobolo indiscutible de la comarca.

Desde un punto de vista didáctico, a través de documentales y exposiciones, entendemos la relación hombre-lobo a través de las historias contadas por vecinos. El postre llega con la posibilidad que ofrece el centro de observar algunos lobos en semilibertad mientras disfrutas de las impecables explicaciones de Jesús Palacios, responsable del centro, toda una eminencia del mundo natural español.

Puedes ver el vídeo en 3D

Escula Micológico de Ungilde. A pocos kilómetros de Robledo y en dirección a Puebla, detén tu camino y visita el centro dedicado a las setas que se ubica en la pequeña aldea de Ungilde, que sobresale por su exquisita arquitectura tradicional sanabresa.

Los hongos y setas es otro de los valores de la comarca y Ungilde ha sido elegido como sede de esta escuela en la que puedes conocer las variedades de la zona. Si tienes suerte podrás participar en algún taller gastronómico o educativo.

Las setas en Sanabria – Ungilde

Como ves, Puebla de Sanabria tiene un sinfín de posibilidades para atraer viajeros, turistas o visitantes. En mi caso, me resulta muy difícil no venir hasta aquí cada año y es que Sanabria atrae como un imán. Carmelo se ha enganchado a esta tierra, y yo, ¡encantada!

8 Respuestas

  1. Maruxaina Bóveda

    Pues a mí me sucede parecido con León. Para mí Sanabria era una parada en el viaje en coche hacia nuestro verano leonés.
    Me parece un pueblo precioso, pero veo que tendré que dedicarle más tiempo. Me apunto el mercado medieval de agosto 😉
    ¡Un abrazo guapa!

    Responder
    • Eva Puente

      jajaj parece que Sanabria tiene para todos un recuerdo a viaje 😉 que curioso. No te pierdas por nada del mundo el mercado medieval, es una pasada de bonito y está super bien ambientado, Puebla luce preciosa esos días, eso sí, el día 15 que es festivo, paciencia si vienes en coche, aparacar se complica en ese día 🙂
      Un abrazo,
      Eva y Carmelo

      Responder
  2. Kris

    ¿Sabes que a mi Sanabria también me trae recuerdos de la infancia? Cuando íbamos a Zamora a ver a la familia de mi padre y el tiempo nos acompañaba poníamos rumbo a ese lugar. Para dar un paseo y en el mejor de los casos, hasta un chapuzón en el lago en el que yo siempre decía que vivía una ballena y que dormía sobre la arena cuando todos nos íbamos a casa. Ya ves que cosas…
    Un abrazo.

    Responder
    • Eva Puente

      ¿También? qué bonitas sorpresas me estoy llevando con este post! Resulta que compartimos ADN zamorano! jajajja pues habrá que hacer un viaje conjunto y recordar aquellos años de baños en el lago y jugar como niñas 😉
      Gracias por compartir tus recuerdos, a veces este tipo de comentarios llenan de vida un artículo. Un abrazo Cris.
      Eva

      Responder
  3. Ipaelo (Cuentaviajes.com)

    Se nota que en Puebla de Sanabria has pasado buenos ratos. El cariño que se puede leer entre líneas destila sentimiento y añoranza de esa época de niños donde el tiempo y el espacio eran distintos a cómo los vivimos ahora.

    Mira que a nosotros nos pilla lejos pero me has dejado con ganas de ir a conocer ese centro medieval y probar los habones.

    Saludos viajeros

    Responder
    • Eva Puente

      Así es Ismael, un lugar en el que he pasado bellísmos momentos y que aún los paso, ya que cada año hacemos una quedada familiar en la que nos juntamos todos los primos 😉

      aunque te pill lejos, os recomeindo que viajéis hasta aquí, ya verás que te quedas enamorado y que no esperas ver lo que hay :-). Sanabria enamora a todo el que viene por su bello paisaje, que en ciertas zonas se conserva muy natural y agreste, si te gustas las rutas, ufff, tienes un buen número para hacer, la gastronomía, ni te cuento, vamos que lo tiene todo para pasarte unos días inolvidables.
      Un abrazo viajero,
      Eva

      Responder
    • Eva Puente

      Hola viajera! gracias por tu comentario. Tal y como dices la comarca de Sanabria y su capital es un lugar muy interesante para disfrutar de unos días en plena naturaleza, disfrutar de una arquitectura única, de una gastronomía para chuparse los dedos y de toda una oferta de actividades entre las que destacan las que puedes hacer en el magnífico Lago de Sanabria.

      Un abrazo,
      Eva

      Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.