Cava Recaredo, el alma del Penedès

En una apuesta por mostrar nuestro rincón en el mundo, comenzamos con Cava Recaredo una serie de artículos sobre el Gran Penedès, territorio que abarca las comarcas de Alt y Baix Penedès, Anoia y Garraf, a caballo entre las provincias de Barcelona y Tarragona, entre el mar Mediterráneo y la Montaña de Montserrat.

Penedès, tierra de la Marca Hispánica, territorio de castillos de frontera, de yacimientos arqueológicos, de modernismo, de castellers y de exquisita gastronomía, pero sobre todo, conocida por su larga tradición de vinos y cavas.

Sin olvidar que la Denominación de Origen Penedès es una de las Rutas del Vino de España más visitadas. ¿Te animas a conocer esta tierra con nosotros? Vamos allá.

Viñedos del Penedès entre mar y montaña

Pocas veces al visitar una bodega, se tiene la posibilidad de conocer “su alma”, su esencia o el por qué de su existencia. En nuestra visita a Cava Recaredo hemos tenido la oportunidad de llegar hasta el corazón del Penedès y enamorarnos de una desconocida zona situada a no más de una hora de las ciudades de Barcelona o Tarragona.

Cava Recaredo es un buque insignia de Sant Sadurní d’Anoia, una especia de Épernay (capital de la Champagne) a la española en la que conviven alrededor de ochenta cavas de diferentes tamaños y calidades.

La Asociación de Sumilleres de Cataluña le ha otorgado el premio a la mejor bodega de Cataluña de 2017 “por la obsesiva atención en los detalles, tanto en la viña como en la bodega. Por mantener intacto, generación tras generación, el compromiso de elaborar vinos de terruño que muestran el paisaje del Penedès, reivindicando los oficios y la artesanía y alcanzando niveles de máxima calidad para el cava”.

Con esta carta de presentación ¿quién no se anima a conocer esta bodega?

Acceso a las entrañas de la Cava en Sant Sadurní d’Anoia

Pinceladas de historia sobre Cava Recaredo

En el año 1924 Josep Mata Capellades inicia su andadura como maestro del degüelle y elaborador profesional de cava. Poco a poco se apasiona por este mundo y decide cambiar la tradición familiar de artesanos ceramistas por la de viticultor y cavista.

El pico y la pala se convierten en su aliado durante un tiempo, el que tarda en construir una cava en el subsuelo de la casa familiar. En honor a su padre, Recaredo Mata Figueres, decide poner su nombre a la Cava y así nace una de las historias más apasionantes del arte del degüelle de la botella en España.

El maestro Josep se convierte en pionero en la elaboración de vinos espumosos Brut Nature del país trabajando con barricas de roble y caldos de larga crianza en los que la variedad autóctona xarel·lo es la absoluta protagonista.

Desde entonces el trabajo artesanal, la calidad y la apuesta por la materia prima local se convierten en seña de identidad de la bodega que tiene su recompensa con la aparición del Reserva Particular de Recaredo en los años ’60, un cava que combina los aromas del Mediterráneo y la acidez de las tierras calcáreas del Alt Penedès. 

La cerámica y el arte del degüelle de la botella, elementos clave de la historia de Recaredo

La relación honesta con la naturaleza y el empeño por embotellar el paisaje son las apuestas de los siguientes años en los que se suman las nuevas generaciones de la familia quienes respetan en todo momento el trabajo artesanal y manual del abuelo.

El cuidado de la tierra se convierte casi en una obsesión para esta familia, “No hay vino sin vida en el viñedo, para avanzar, damos pasos hacia atrás, observando y escuchando a la naturaleza para hallar las respuestas. Sin fertilizantes químicos, sin herbicidas, sin fungicidas, solo con elementos de origen natural”.

El resultado de este mimo y pasión por lo natural se hace patente en la certificación oficial Demeter de agricultura biodinámica que convierte a Cava Recaredo en la primera bodega de las DO Cava y DO Penedès en obtener esta etiqueta. 

El mimo por la naturaleza, la calidad y el respeto por el paso del tiempo se beben en sus espumosos y vinos. ¡Tómate tu tiempo para conocerlos! es la mejor manera de recompensar su esfuerzo.

¿Qué hay detrás de una copa de cava?

¿Alguna vez te has preguntado qué hay detrás de una copa de cava? a lo largo de la visita a Recaredo logramos catar pedacitos de terruño, de emprendimiento, de tradición familiar, de naturaleza y, como no, de exquisito vino espumoso. Todo este conjunto de elementos se condensan en un sorbo de su prestigioso cava.

Cava Recaredo cuenta, a través de una copa de cava, lo que ha ocurrido en el paisaje a lo largo de un año a lo que se le suma el lento paso del tiempo en sus crianzas, ¿te imaginas bebiendo un pedacito de historia? 

Pero sobre todo, en Recaredo, encontrarás viticultores apasionados por la tierra y el entorno. 

Vendimia manual de las uvas del Penedès

Cuando bebes una copa de cava de esta familia bebes cava de paraje (identificación del producto con el lugar en el que nace) y pasión por lo artesanal.

Alrededor de unas 120 veces una mano mima y toca el producto, desde que se ara la tierra hasta que se vendimia, desde que se realiza el removido (técnica que consiste en dar 1//8 de vuelta a la botella mediante un movimiento de muñeca) hasta el degüelle. 

Este curioso dato nos hizo comprender que para la familia Recaredo elaborar cava de calidad es su especial apuesta por la conservación del territorio.

El cuidado y el mimo de la materia prima es la base de la calidad de los cavas y vinos Recaredo

La visita a la Cava Recaredo se inicia en su emblemática sede, situada en el corazón histórico de Sant Sadurní d’Anoia desde allí, y antes de bajar a sus entrañas, Josep Mata nos lleva hasta una de las fincas propiedad de la familia en la que explican su apuesta por la agricultura biodinámica.

Es difícil comprender lo que hay en un sorbo de cava, su valor, su precio, su sabor, sus peculiares características si desconocemos su origen natural y el cuidado que el ser humano hace de él.

Pisar el terruño, acariciar las vides, dejar que el viento del Penedès te impregne, contemplar la belleza del paisaje infinito que llega hasta Montserrat, todo este conjunto de experiencias son las que hemos vivido en el Turó d’en Mata, donde en un acto de amor por el entorno, se embotella al paisaje.

En Recaredo se embotella el paisaje

Josep no escatima en detalles para explicarnos y mostrarnos los viñedos. La pasión por su trabajo traspasa cada uno de sus poros y nos contagia. Consigue emocionarnos ante su trabajo de viticultor, de persona que entiende y mima el terruño.

En los viñedos de Recaredo hay vida más allá de la vid, los campos están repletos de hierbas, de flores, de insectos, de pájaros. Son ecosistemas autóctonos de las laderas del río Bitlles.

Pasemos por los viñedos ecológicos de Recaredo

En esta finca la familia lleva a cabo un proyecto de colaboración con el Museo de Ciencias Naturales de Granollers cuyo objetivo es concienciar sobre el importante papel que juegan los murciélagos en el ecosistema. De esta colaboración nace un vino blanco único, el Ratpenat (Murciélago).

“Al fin y al cabo era la agricultura que practicaban nuestros abuelos y antepasados, respeto absoluto por el entorno y por el ecosistema”

Nos tiene embobados con cada anécdota, con cada curiosidad, con cada historia. Pisamos ahora una finca de la que salen excelentes vinos blancos monovarietales bajo la marca Celler Credo.

Vinos blancos monovarietales Celler Credo

Acompañar a Josep a través de sus fincas es un privilegio, pocas bodegas ofrecen la oportunidad de conocer la viña de la mano de uno de sus propietarios. 

Salen a nuestro paso campos de olivos, de cereales y leguminosas, inmensos campos repletos de vida que compiten con las viñas. La tierra está en barbecho, se prepara para nuevas cosechas, es necesario abonarlas y reforzarlas de manera natural. El garbanzo aporta nitratos naturales por lo que no serán necesarios abonos químicos.

Todo lo que se planta se utiliza, todas las materias primas y sus “desechos” son aprovechados, aquí no se tira nada y nada se deja a la improvisación.

La bodega comercializa también una línea de infusiones Vespres de Verema (atardeceres de vendimia) elaboradas a partir de hollejos, semillas y raspón de uva xarel.lo, hojas de vid, hinojo, romero y lavanda.

Línea de infusiones del Celler Credo

Y es en estos momentos en los que me siento embriagada por este lugar, por el Penedès, la región en la que tenemos la suerte de vivir y que sigue sorprendiéndonos día a día.

Una de las rutas enoturísticas más interesantes de Cataluña y la que más apuesta por la agricultura ecológica y biodinámica.

Paisajes del Penedès

Una degustación de cava en el Turó d’en Mota es un regalo para los sentidos. Tras la precisa y pedagógica explicación, no hay mejor manera de finalizar la visita a la viña que saboreando el oro líquido en su lugar de nacimiento, solo así entiendes lo que hay detrás de una copa de cava.

¡De que manera más sencilla aparece la felicidad! Un bello paisaje, la mejor compañía, con la buena energía que emerge de este lugar y una copita de buen cava ¿qué más se puede pedir?  

El Penedès invita a la felicidad

Regresamos a la bodega, ahora toca conocer los secretos del subsuelo de la capital del cava, Sant Sadurní d’Anoia, una localidad que parece un queso gruyere. Metros y metros de túneles compiten por captar la atención de visitantes, locales y amantes del vino.

Las entrañas de Cava Recaredo son otro mundo. Según bajas la escalera el olfato se dispara, aquí huele a uva, a humedad, a madera, en el subsuelo de Sant Sadurní se huele el tiempo y la historia.

Josep nos deja en buenas manos, ahora es Santi quien nos acompaña, en él seguimos apreciando el amor y la pasión que todo el equipo de Recaredo siente por su trabajo.

A lo largo de las salas y pasillos inferiores, nos encontramos con trabajadores, cosa que se agradece ya que las cavas no son museos sino lugares orgánicos en los que se desarrolla una vida que combina el trabajo de la naturaleza con el humano. 

Una vida que se siente en los depósitos que guardan el vino, en las barricas de madera, en las levaduras, en las manos artesanas que miman el producto, incluso en los “secretos” laboratorios de los enólogos, “los alquimistas” que provocan el milagro de convertir la fruta de la vid en un preciado líquido.

Mientras tanto, Santi explica las anécdotas de la familia, nos adentra en el mundo natural de los tapones de corcho, sitúa en el mapa las diferentes fincas haciendo hincapié en sus especiales características de ubicación, clima y tierra.

Corcho ecológico, el mejor aliado del tiempo en los reservas

Es ahora, en las entrañas de la Cava, cuando apreciamos la magnífica labor de construcción del abuelo Josep Mata, somos testigos de su trabajo de pico y pala, así como de su empeño por la calidad.

La magnífica volta catalana (bóveda catalana) mantiene una temperatura constante y embellece el subsuelo con su exquisita traza de ladrillo visto, cubierto por hileras de marañas que parecen telerañas, pero que en realidad es polvo acumulado por el paso del tiempo y la humedad, elementos esenciales de las bodegas.

Abajo hemos perdido el sentido de la orientación, los pasillos, los aromas que salen de cada una de las zonas de elaboración y crianza, las explicaciones, todo capta nuestra atención durante el tiempo que dura la visita guiada.

La recompensa final llega en forma de degustación. La sala de cata parece un santuario en el que se honra al dios Baco y derivados. Por fin podremos degustar la excepcionalidad de los caldos que elaboran en Cava Recaredo.

Han pasado unas horas desde que comenzamos la visita, nos sentimos muy a gusto, no tenemos prisa, pero todo lo bueno siempre se acaba.

Acceso a Cava Recaredo en Sant Sadurní d’Anoia

Información práctica para visitar Cava Recaredo

Puedes llegar hasta Sant Sadurní d’Anoia en transporte privado a través de la A7, la localidad tiene salida directa en la autopista.

Si te decides por el transporte público, la red de cercanías de RENFE llega hasta la capital del cava. La Línea R4 tiene parada y la frecuencia de trenes es de 20 a 30 minutos según el día de la semana. Esta es la opción que recomiendo ya que podrás visitar la cava, degustar productos sin preocuparte por los controles de alcoholemia y disfrutar con tranquilidad de un bonito día por la localidad sin obsesionarte por el aparcamiento, el peaje, etc.

¡Ojo! La visita siempre se hace con reserva previa.

Recomendaciones: si llegas hasta Sant Sadurní no dejes de visitar el Centro de Interpretación del Cava (ubicado en la oficina de turismo) y la Fábrica de chocolates de Simón Coll, además de hacer un paseo por su pequeño centro histórico en el que sobresalen joyas modernistas y tiendas de productos locales muy reconocidos en la zona.

Nota de autora: agradecemos al equipo de Cava Recaredo su amabilidad y los permisos para poder realizar nuestro artículo, así como a Anibal Trejo su colaboración en las tomas de dron.

Si te apetece conocer el Penedès, hacer alguna ruta o visitar sus bodegas no dudes en contactarnos, somos #PenedesLovers.

Sobre El Autor

Viajera empedernida, me encanta descubrir historias, personas y lugares anónimos, curiosos, ocultos a los ojos. Un objetivo: la vuelta al mundo!

2 Respuestas

    • Eva Puente

      Muchas gracias!!! esperamos verte pronto pr aquí 🙂 toca ruta del vino y el cava, sí o sí.

      Un abrazo,
      Eva y Carmelo

      Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.