Un paseo fluvial entre árboles

Siete días navegando por el Canal du Midi

Tenía muchas ganas de escribir una entrada sobre el Canal du Midi; quizás porque ha sido uno de los viajes más curiosos, divertidos y originales que he realizado hasta ahora.

O quizás, por las pocas personas que se animan a disfrutar de este tipo de escapada.

O, simplemente, porque el destino quiso que mientras buscaba información para recorrer el País de los Cátaros, descubriera esta obra de ingeniería, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, convertida hoy en día en un apacible recorrido por el sur de Francia.

Un trazado fluvial a través de árboles, paisajes de ensueño, localidades cargadas de historia y exquisita gastronomía.

Una visión de Francia desde el agua, desde un pequeño barco, pilotado por nosotros mismos, a no más de 6 km/h durante una semana, entre las localidades de Carnon y Homps, (unos 140 kilómetros).

Típica estampa en el Canal du Midi
Típica estampa en el Canal du Midi

Pinceladas de Historia del Canal de Midi

El Canal du Midi, es una vía navegable artificial que une el río Garona con el mar Mediterráneo.

En Toulouse, el Midi se junta con el canal lateral del Garona, que lleva hasta Burdeos.

Ambos, forman el Canal de los Dos Mares, permitiendo la navegación por todo el sur de Francia, desde el Atlántico hasta el mar Mediterráneo.

En sus inicios se llamó Canal Real del Languedoc, pasó a llamarse Du Midi tras la Revolución Francesa.

Es el canal navegable más antiguo de Europa y uno de los más conocidos y admirados.

Un paseo fluvial entre árboles
Un paseo fluvial entre árboles

El sueño de Pierre Paul Riquet

Un sueño repetido a lo largo de la historia, se convertiría en realidad bajo la figura del ingeniero Pierre Paul Riquet, entre 1666 y 1681.

Desde César Augusto hasta Enrique IV habían soñado con encontrar una vía que uniera el Mediterráneo con el Atlántico sin tener que pasar por el temido estrecho de Gibraltar.

Todos soñaban con una vía de comunicación de mercancías menos dañinas para sus intereses comerciales.

El proyecto de Riquet aparece en una época de desarrollo del comercio a gran escala y consigue todo el apoyo político que necesita.

El Canal de Midi, ingeniosa construcción

Así nace en Europa una de las construcciones humanas más ingeniosas de todos los tiempos, el Canal du Midi.

Durante más de quince años, unos 12.000 personas trabajan en el canal. Su creador, Riquet, nunca pudo verlo acabado, murió justo el año anterior a su inauguración.

Problemas de todo tipo hicieron que el canal no obtuviera el éxito deseado y que las mercancías no fluyeran por sus aguas al nivel esperado.

Pero, bien entrado el siglo XIX, el Midi se llena de vida con pasajeros que viajaban en barcos tirados por caballos, situados en los caminos laterales, viviendo durante unos años una época dorada en su navegación.

Hoy día, atracción turística del sur de Francia

Hoy en día, el canal tiene un uso turístico, de ocio y de vivienda, siendo una de las atracciones más interesantes del sur de Francia.

Debido, no solo a la obra de ingeniería en sí, sino por las poblaciones que transita, repletas de historia, gastronomía y de actividades.

Destacan, el cicloturismo y el senderismo, practicados en las orillas del canal y adaptados para personas con movilidad reducida.

Poblaciones cargadas de historia salpican el paisaje
Poblaciones cargadas de historia salpican el paisaje

Características del Canal de Midi

El canal recorre 241 kilómetros entre las localidades de Marseillan y Toulouse.

Su profundidad media es de dos metros y su ancho es de veinte metros, permitiendo la navegación relajada de dos embarcaciones en diferentes sentidos.

Sus orillas se tapizaron con unos 60.000 árboles que le confieren el precioso aspecto paisajístico y de profundo corte romántico, sobre todo en primavera y verano.

A pesar de tener las aguas prácticamente estancadas no hay malos olores, aunque hay zonas donde los mosquitos te pueden arruinar una interesante velada. Recomendable llevar productos repelentes.

La vía comprende 328 accidentes distribuidos en 63 esclusas, 126 puentes, 7 puentes sobre el canal y 6 presas. Todo un conjunto de obras de arte y de ingeniería entre las que destacan:

La esclusa redonda de Agde.

– La escalera de agua – esclusa de Fonséranes en Béziers.

– El puente del canal sobre el río Orb en las afueras de Béziers.

– El Túnel de Malpas.

Túnel de Malpas
Túnel de Malpas

Nuestra aventura fluvial

Un viaje por el canal puede parecer poco atractivo y pausado.

Pero no hay que dejarse engañar. Un viaje con una Penichette, atravesando el itinerario que elegimos, puede convertirse en toda una odisea.

Nuestra Penichette descansa apaciblemente en uno de los puertos urbanos
Nuestra Penichette descansa apaciblemente en uno de los puertos urbanos

Navegar por uno de los lagunas más grandes del sur de Francia, quedarte enganchado entre algas, ¡atravesar doce esclusas! o salvar una escalera de agua de nueve pisos, es una gran aventura!

Sobre todo, si no tienes experiencia en pasar esclusas, si no has oído nada sobre la grandiosa laguna o, simplemente, ¡si eliges una sencilla Penichette para atravesar un mar infinito!

A esto se le suma el agravante de no recopilar información previa y dejarte llevar por las buenas intenciones de la agencia donde contratas el alquiler de la barca-casa cuando te dicen:

“no se preocupen por nada, el canal no supone ningún problema y hasta un niño es capaz de hacerlo solo”

Claro, es sencillo cuando se habla del Canal de Midi en su extensión conocida y sosegada, pero no cuando te hacen salir desde una población de la Camarga y tienes que atravesar uno de los lagos más grandes del país.

No puedo evitar sonreír mientras recuerdo la angustiosa navegación a través del Étange de Thau, ¡pero no adelantemos acontecimientos!

Entramos al Étang de Thau
Entramos a l’Étang de Thau

Debido a la cantidad de información y a los lugares visitados, este recorrido se presentará como un diario de navegación.

Desde Carnon hasta Homps visitaremos localidades como Agde, la ciudad gris donde existe una calle dedicada al Amor, o su impresionante cabo.

Béziers y su historia cátara, uno de los holocaustos más terribles de la historia de Europa.

El Lago de Thau y sus escalofriantes dimensiones donde se sobresalen villas marineras como Séte o Marseillan y así, un largo etcétera de interesantes lugares convertidos en nuestros puertos improvisados.

Si, como es nuestro caso, eres un amante del Slow Travel, ¡esta ruta te enganchará! 

Pin It on Pinterest