Ruta por el Congost del Mur y Aiguabarreig – Lleida

Cuando unos amigos nos propusieron hacer una ruta por las Tierras de LLeida, en concreto por la ruta del Congost del Mur y Aiguabarreig en la localidad de Alòs de Balaguer, aceptamos encantados.

Recuerdo que, con quince años, ya cogía el tren de Lleida hacia la Pobla de Segur para ir de acampada con los amigos.

Nos perdíamos por rutas sin señalizar, con la sensación de ser los primeros en descubrir barrancos, lagunas y arroyos vírgenes a los que ninguna alma había llegado antes.

Una buena caminata, solo o en compañía, además de saludable, nos hace conscientes de la belleza de una naturaleza sin asfaltar ni urbanizar. ¡Comida para el alma!

Por ello, a menudo planificamos escapadas cercanas, retornando al lugar de origen, a mi Lleida natal, para recuperar al pequeño explorador que siempre llevo dentro.

Alòs de Balaguer, inicio de la ruta por el Congost del Mur y Aiguabarreig

Alòs de Balaguer, inicio de la ruta

Llegamos a la pequeña localidad de Alòs de Balaguer, inicio de la ruta. Un buen almuerzo es imprescindible, antes de iniciar la caminata, y decidimos hacerlo en un local del pueblo.

Tras las presentaciones con el resto del equipo y con el estómago servido, damos un paseo por las calles de la pintoresca localidad pre pirenaica para poner rumbo al sendero.

Una ruta circular de unos 11 km y tres horas de duración caminando por uno de los tramos más desconocidos del río Segre y, probablemente, de los más impresionantes de su recorrido

En esta zona, el río transcurre encajado entre los contrafuertes del Montsec y la Sierra de la Carbonera, un paisaje espectacular. 

El inicio del sendero es llano. Discurre por el margen derecho del río Segre, hilo conductor y artífice del Congost del Mur y Aiguabarreig.

Estamos en Semana Santa y la tranquilidad de la montaña es invadida por cientos de “urbanitas” sedientos de aire puro.

El río Segre, hilo conductor de la ruta

Nuestra ruta por el Congost del Mur y Aiguabarreig

El paisaje es de origen kárstico. Rocas, montañas y cañones nos resultan familiares, es un paisaje ya visto en otros lugares.

A mi, en particular, me recuerda al trekking que realicé entre Cala Gonone y Cala Luna en Cerdeña, con una sutil diferencia, en lugar del infinito horizonte marino, a mi izquierda, ahora, se alza una robusta pared de piedra caliza.

Listos para una mañana de trekking por el Congost de del Mur y Aiguabarreig

Conforme el sendero asciende, la perspectiva del congost me hace pensar si en pocos milenios más, éste río que me vio nacer, seguirá excavando aun más la tierra para convertirse en un gran cañón como el de Colorado.

¡Esperemos que no tan árido!

El segre encajado en el Congost del Mur y Aiguabarreig

La dificultad para realizar la caminata es mínima. Prueba de ello son un buen número de familias con niños pequeños que nos cruzamos.

La ruta se puede hacer en dos sentidos, dependiendo de si eliges como punto de partida Alòs de Balaguer o la central eléctrica junto a la presa de Camarasa.

Me parece fantástico acostumbrar a los hijos a realizar este tipo de excursiones. Yo tuve esa oportunidad. Tanto mis hijas, como yo, atesoramos estas escapadas entre nuestros mejores recuerdos.

Al bajar de nuevo al río, atravesamos un puente colgante. El Segre es ahora de color verde pino, contagiado por la vegetación que lo arropa.

Cruzamos a la otra orilla. Las distintas rutas permiten elegir itinerarios adaptándolos a tus posibilidades.

Puente Colgante sobre el río Segre

Entre charlas, fotos y camino llega la hora del avituallamiento, comemos junto al grupo en un plácido rincón. 

Comida grupal en el camino

Una ruta, tres opciones

Nos encontramos en el ecuador de la ruta con dos opciones para llegar a los coches.

O volvemos por el mismo camino, o regresamos, ascendiendo más de cuatrocientos metros, por el margen izquierdo del río. Eva y yo decidimos una tercera vía.

El grupo se divide entre los más fuertes, que optan por el ascenso, y los que eligen volver por el mismo camino.

Estos últimos nos recogerán en la localidad de Camarasa, dándonos así la oportunidad de explorar el resto del Congost del Mur y Aiguabarreig, ver la presa y continuar por la carretera que transcurre junto al Segre hasta esa localidad.

Paso elevado junto a la Presa de Camarasa

Junto al margen izquierdo se acumulan furgonetas, autocaravanas y coches.

Cada fin de semana y, en fechas señalas, llegan hasta aquí, amantes de la escalada de toda Cataluña.

Las rectilíneas paredes del congost son ideales para eta práctica deportiva.

La ruta ofrece una buena alternativa de actividades

La Central Eléctrica de Camarasa nos saluda desde la otra orilla, a decenas de metros sobre nuestras cabezas se contiene el caudal del río Noguera Pallaresa.

Aiguabarreig, la unión de dos ríos

En este punto se unen afluente y río, mezclando sus aguas en un bonito espectáculo natural.

Quedamos embobados con la imagen. Apreciamos el diferente color de cada uno de los cauces, así como sus contradictorias energías.

El Noguera Pallaresa es un río bravo, de montaña, mientras que el Segre fluye más calmado.

El lugar, así como la ruta, se conoce como Aiguabarreig (agua mezclada en castellano) por este fenómeno de unión entre dos cauces.

Los ríos Noguera Pallaresa y el Segre se abrazan

El área está declarada Espacio Natural Protegido y las rutas se encuentra bien señalizadas, por lo que es difícil perderse si no abandonas los senderos.

¡Siempre salen a algún camino o carretera!

¡Bienvenidos a la unión del Segre y el Noguera Pallaresa!

Camarasa

Tras unos kilómetros caminando por la carretera local, llegamos a Camarasa.

A la entrada del pueblo se ubica una preciosa zona de ocio junto al río Segre. Los restos de un puente romano confieren un toque bucólico a la zona.

Algunos valientes lo utilizan como trampolín para lanzarse al Segre que en este punto se mantiene limpio, antes de entrar en la localidad de Balaguer. 

Restos del puente en Camarasa

Cuando era joven, el fuerte olor de la papelera de esa localidad se percibía a kilómetros y transmitía una fuerte contaminación al río. Por suerte se cerró. Una nueva conciencia nos empuja a respetar más la naturaleza.

Por eso es importe amarla y practicar hábitos saludables para que nuestra vida sea sostenible.

En Camarasa nos hemos sentado en una animada terraza a tomar algo fresquito mientras esperamos a quienes vienen a recogernos en coche.

¡La mejor manera para finalizar la ruta!

Detalle de la ruta, fuente: esgarrapacrestes.blogspot.com.es/

Nuestro recorrido por el Congost del Mur 

Inicio: Font de l’Espadella (Alòs de Balaguer) – Barranco del Mu – Congost del Mu – Barranco de Palomar  – Puente colgante (Pont Penjat) – Central Eléctrica d’Alòs – Congost de Camarasa (margen izquierdo) – Campamento de Fecsa – Puente del Pastor – Camarasa.

Recomendaciones para la ruta

Protección solar, gafas de sol, calzado cómodo, preferiblemente que sujeten bien el pie, agua y algo de comida.

No tengas prisa por recorrer la ruta, para a respirar el paisaje. Gírate para ver todas las perspectivas del desfiladero. Prepara tu cámara para la fotogenia del lugar.

¡Ojo con algunos tramos si padeces de vértigo!

En general es una ruta fácil, accesible y buen señalizada.

Os animamos a visitar la impresionante y desconocido provincia de Lleida, seguro que os enamora.

Mi tierra es humilde, pero está repleta de bellezas naturales esperando a ser descubiertas.

Pin It on Pinterest