Diez razones para conocer Terrassa

Está Barcelona y luego está Terrassa, está Gaudí y luego está Muncunill, está el Parc de la Ciutadella y luego está el Parc de Valparradís… ¿de qué estamos hablando? ¿nos hemos vuelto locos? No.

A unos cuarenta kilómetros de la megaturística y sobredimensionada ciudad de Barcelona se “esconde” una de las ciudades más interesantes de la provincia de Barcelona, que reune todos los elementos necesarios para atrapar al viajero curioso durante al menos, un fin de semana. Bueno, todo, todo, no, solo le falta la playa…, pero queda sustituída por un entorno natural espectacular.

Hoy viajamos hasta Terrassa, ciudad modernista y de la industrialización, una especie de Manchester “a la española”, atractiva y poco saturada turisticamente por lo que se ha convertido en uno de nuestros lugares favoritos en la provincia de Barcelona a la que regresamos en cuanto podemos atraídos por la intensa actividad cultural que presenta cada mes donde destacan la Feria Modernista o el festival Jazz Terrassa, entre muchas otras.

Creemos que ya es hora que hablemos en nuestro blog de esta atractiva ciudad e invitaros a descubrirla y disfrutarla. Ya entenderéis poco a poco las razones de nuestro idilio con ella.

Terrassa, ciudad modernista

Terrassa, ciudad modernista – Escalera de la Masía Freixà 

La ciudad se merece escribir mucho sobre su historia, personajes, patrimonio, pero en esta ocasión haremos un rápido repaso de nuestras diez razones para conocer Terrassa.

Si a menudo piensas en una escapada de fin de semana diferente y alternativa a la ciudad condal aquí tienes un planazo.

Diez razones por las que merece la pena conocer Terrassa

1. Cuna de la industrialización versus turismo industrial

Terrassa fue, desde mediados del siglo XIX, una de las ciudades abanderadas en la revolución industrial de nuestro país. El sector textil llenó la ciudad de fábricas, vapores y chimeneas e impulsó movimientos culturales como el modernisme y el noucentisme.

Pasear por Terrassa es pasear por la historia industrial española. Antiguas fábricas, recoletos almacenes de interesante toque vintage y potentes naves de corte modernista que han convertido a la ciudad en una de las rutas de Turismo Industrial Modernista más interesantes de España.

La continua innovación a la que se vió sometida durante el apogeo industrial la llevo a convertirse en la ciudad de las fábricas de vapor y de las chimeneas. Hoy en día quedan en pie veinticinco, catalogadas de bien de interés cultural. Una de ellas, la chimenea Bòbila Almirall, está inscrita en el libro Guinness de los récords como la chimenea con escalera de caracol exterior más alta del mundo. Sus casi setenta y cuatro metros son uno de los rasgos identificativos del Sky line de la ciudad.

¿A que solo con este primer dato ya hemos despertado tu curiosidad? pues sigue leyendo que vienen más razones…

Terrassa, abanderada de la revolución industrial en España

Terrassa, abanderada de la revolución industrial en España

2. La Seu de Égara y reminiscencias medievales 

Pero no todo es modernismo e industrialización en Terrassa ya que su historia se remonta mucho más atrás. Los romanos fundaron la ciudad de Égara sobre el antiguo poblado ibérico de Egosa del que se han encontrado restos como cerámica o monedas que pueden verse en los museos de la ciudad.

Pero lo que realmente impacta es la Seu d’Ègara, un conjunto medieval único en EuropaCuando descubrimos este lugar no podíamos creer que prácticamante no se hable de él en ningún sitio y que sea tan desconocido.

La Seu d’Ègara es uno de los espacios arquitectónicos y patrimoniales más bellos e interesantes de Cataluña. La ciudad ha presentado la candidatura a la UNESCO para su inscripción en la lista de Patrimonio Mundial. ¡Y no nos extraña! ya que visitarlo es hacer un viaje en el tiempo hasta la época final del Imperio Romano y del cristianismo.

Caminar por el recinto de la vieja localidad de Sant Pere es retroceder en el tiempo, es sentir la historia del cristianismo en sus iglesias, pero la característica esencial del conjunto es que conserva los restos de todas las civilizaciones que han residido en el lugar, así como los estilos arquitectónicos que las han representado como íberos, romanos, paleocristianos, visigodos, románicos y góticos. 

¡Esta razón ya es suficiente como para viajar hasta Terrassa! Pero te reservamos una sorpresa, la ciudad también cuenta con una antigua Cartuja (sede de uno  de los museos) y restos medievales que juegan al escondite en el centro histórico. No queremos hacer un spoiler, te animamos a que tú descubras este excepcional patrimonio.

Terrassa conserva un interesante conjunto patrimonial medieval

Terrassa conserva un interesante conjunto patrimonial medieval en el que sobresale la antigua sede episcopal de Égara

Nota de autores: Os dejamos uno de nuestros primeros vídeos realizados en la Seu d’Ègara. Perdonar por la baja calidad, pero fue uno de los primeros que hicimos 🙂 

3. Una ciudad mimada por un gran genio, Lluis Muncunill

Lluis Muncunill es a Terrassa lo que Antoni Gaudí a Barcelona, salvando distancias y objetivos. La ciudad no sería la misma si un día el arquitecto modernista no hubiera sido contratado por el ayuntamiento.

Dieciséis edificios llevan su indiscutible sello: confiterías, fábricas de vapor, palacios e incluso el nuevo ayuntamiento.

Diferentes obras del arquitecto Muncunill en Terrassa

Diferentes obras del arquitecto Muncunill en Terrassa

4. Perfecta señalización de edificios e interesantes rutas guiadas

Terrassa está muy bien señalizada, por la ciudad siempre hay carteles que indican las diferentes rutas a seguir. Los edificios y monumentos destacados tienen su propio letrero en cuatro idiomas donde se condensa la información relevante.

Nosotros como viajeros curiosos y amantes de las buenas historias agradecemos siempre este gesto.

Terrasa cuenta con una excelente señalización de sus edificios y monumentos representativos

Terrasa cuenta con una excelente señalización de sus lugares más interesantes

El ayuntamiento a través de la oficina de turismo ha creado una colección de propuestas y rutas guiadas para conocer la ciudad desde diferentes perspectivas.

5. Ciudad castellera

Terrassa presume de su Colla Castellera, por ello una de las actividades más singular y original que puedes hacer es acercarte hasta la sede de esta entidad y conocer por dentro como funciona el atrayente mundo de “las torres humanas” declaradas Patrimonio Inmaterial por la UNESCO.

La sede de los Minyons de Terrassa ofrece una experiencia única, vivir una jornada como si fueras uno más de la agrupación mientras visitas uno de los edificios modernistas más singulares y degustas platos tradcionales de la cocina catalana en el bar que se sitúa en la primera planta.

¿Verdad que resulta atractiva Terrassa? y solo vamos por la mitad de las razones para visitarla. ¡Prepárate que todavía vienen más propuestas!

La Casa sede de los Minyons de Terrassa

La Casa Jacint Bosch (1912) sede de los Minyons de Terrassa, otra de las joyas modernistas de la ciudad

6. Viejos edificios versus nuevos usos

La principal característica de la ciudad es la capacidad de reciclar los espacios industriales que copaban el centro y no permitían su crecimiento urbano. Terrassa es un ejemplo de reciclaje de edificios.

La ciudad juega con el visitante al continuo despiste y eso es, posiblemente, uno de sus mayores atractivos. Allí donde antes hubo un taller de tejidos descubres ahora un delicado restaurante como el Damunt un cel de fil (nuestro favorito en la ciudad).

El viejo vapor diseñado por Muncunill, es ahora el Museo de Ciencia y Tecnología de Cataluña, uno de los mejores de su categoría. ¿Seguimos jugando?

Terrassa puede presumir de una de las mejores actuaciones de reciclaje en sus edificios, aquí no se tiró nada, se reutilizó

Terrassa es ejemplo de reciclaje de edificios 

El antiguo Casino donde la burguesía lucía su mejor palmito, es un Ave Fénix de las letras, reconvertido en la sede de la cooperativa Abacus.

Resulta fascinante encontrarte con toda esta colección de edificios reciclados y recuperados para los ciudadanos en espacios abiertos y de uso comunitario.

Si lees a menudo nuestro blog, sabes de nuestra pasión por el patrimonio desconocido, por su puesta en valor, pero sobre todo por las intervenciones públicas o privadas que rescatan del olvido la historia de los lugares y de sus gentes.

Terrassa se forjó a golpe de máquinas donde trabajaron muchos obreros venidos desde toda España en los primeros “éxodos” migratorios que sufrió nuestro país, así como fue cuna de los más distinguidos empresarios industriales. Todos ellos perviven en la memoria colectiva gracias a la conservación y reutilización llevada a cabo.

7. Entorno natural y parques urbanos

Si eres un amante de la naturaleza, en Terrassa también tienes un hueco ya que el entorno natural que rodea a la ciudad es impresionante.

Desde el mismo centro puedes hacer una ruta a pie hasta La Mola, la montaña más alta del Parque Natural de Sant Llorenç del Munt i l’Obac, en su cima se sitúa el Monasterio románico de Sant Llorenç de Munt que funciona como restaurante y museo.

Terrassa puede presumir de un entrono natural excepcional, además el casco urbano cuenta con un buen número de parques y jardines

El casco urbano cuenta con un buen número de parques y jardines

El centro urbano se salpica con una colección de parques y jardines entre los que sobresalen el de Sant Jordi y el de Valparadís, una joya de recuperación medioambiental del viejo torrente que separaba a Terrassa en dos núcleos.

Declarado como Monumento Histórico Artístico en 1951, es uno de los parques urbanos más grandes de Cataluña con unos 400.000 m2 y siempre encontrarás actividades en las que participar. Ideal para disfrutarlo en familia o con los amigos, puedes traer tu propia comida y sentarte a disfrutar de un día al aire libre.

8. Una ciudad de claro acento modernista

Terrassa es sobre todo una ciudad de acentuado carácter industrial, desde principios del siglo XIX la confluencia de un importante número de empresarios textiles hacen de la ciudad el polo industrial baluarte de Cataluña y por ende de España.

La evolución de la máquina de hilar a la de vapor y por último la introducción de los telares Jacquard propició la aparición de dos clases sociales nuevas: la burguesía y los obreros industriales que fueron acompañados de una nueva concepción de la sociedad que derivó en un movimiento cultural conocido como Modernisme.

Este movimiento tuvo en Cataluña uno de sus puntales y en la provincia de Barcelona su musa. Terrassa no podía ser menos, la llegada providencial del arquitecto Lluis Muncunill al ayuntamiento derivó en el esplendor del estilo modernista en edificios públicos y privados, sobre todo en fábricas y almacenes.

Terrassa es primordialmente, una ciudad de acentuado carácter modernista

Terrassa es primordialmente, una ciudad de acentuado carácter modernista

Los burgueses hicieron de Terrassa una ciudad puntura del nuevo estilo y encargaron un buen número de obras a los maestros más importantes de la zona.

Casas como la de la familia Alegre Sagrera (uno de los museos más interesantes), la excepcional Masía Freixà de Lluís Muncunill, la antigua confitería de la viuda Carné o el maravilloso Mercado de la Indepencia son solo un ejemplo de la interesante ruta modernista que recorre la ciudad.

En Terrassa, el lenguaje del modernismo se mantiene vigente, lo que ha llevado a la creación de la Feria Modernista, uno de las celebraciones más interesantes sobre este movimiento que se realizan en Europa.

La excepcional conservación de los edificios modernistas, la implicación de la ciudad en su feria y exquisita renovación de los espacios industriales han dado como resultado la inclusión de Terrassa en la Ruta Europea del Modernismo.

Como ves, no todo lo interesante de este movimiento se concentra en Barcelona. Terrassa es la mejor opción a la masificada Barcelona para entender este movimiento arquitectónico, cultural y social.

9. Excelente oferta museística

Bajo la “marca” Museus de Terrassa se concentra un conjunto de museos excepcionales con una oferta que se mueve entre la edad media y el modernismo.

Una casa burguesa, una antigua Cartuja y un viejo vapor nos sumergen en diferentes mundos que representan la historia y el carácter de la ciudad, pero también puedes encontrarte con un museo textil o una torre medieval.

¿Lo mejor? Terrassa es una ciudad a escala humana por lo que no tienes que recorrer grandes distancias para conocer su patrimonio, todo lo puedes hacer caminando mientras disfrutas de una localidad muy ambientada.

Museos de Terrassa, ciencia, modernismo y conjuntos medievales

Museos de Terrassa, ciencia, modernismo y conjuntos medievales

10. Variada oferta cultural y gastronómica

Vengas en la época que vengas, en Terrassa siempre sucede algo, su oferta cultural es muy intensa, así como las posibilidades de hacer cosas. 

El Teatro Principal, cines, salas de concierto, salas de exposiciones, ¡vamos para no aburrirte! y sin tener que vaciarte el bolsillo.

Festivales como el Jazz Terrassa, la Feria Modernista o la oferta gastronómica provocan un plus de atracción para visitar la ciudad.

Variada y rica oferta de actividades culturales y gastronómicas

Variada y rica oferta de actividades culturales y gastronómicas

La plaza mayor, aquí conocida como Plaça Vella, es el corazón de la ciudad y siempre está repleta de terrazas muy animadas.

En el parque Valparadís puedes montar en tren y cruzar un puente-pasarela no apto para personas con vértigo. El Museo de Ciencia y Tecnología permite que juegues con tus hijos a ser un gran inventor y en el Mercado de la Independencia puedes disfrutar de productos kilómetro cero a la vez que visitas uno de los baluartes del modernismo de la ciudad.

Te hemos contado diez, pero son muchas más las razones por las que merece la pena visitar esta interesante ciudad de la comarca del Vallès, bien comunicada y de fácil acceso.

Datos de interés

– Cómo llegar por carretera

Desde Barcelona:

  • Autopista C-58 Barcelona-Terrassa (gratuita)
  • Autopista C-16 (ruta europea E9) Barcelona-Sant Cugat-Terrassa, por túneles de Vallvidrera (de peaje)

Desde Lleida:

  • A-2, conexión con autopista AP-7  i C-58 (Barcelona-Terrassa)
  • N-II, conexión con C-243c (Martorell-Terrassa)

Desde Francia-La Jonquera-Girona:

  • AP-7, conexión con la C-58 (Barcelona-Terrassa)

Desde Tarragona:

  • AP-7, conexión con la C-58 (Barcelona-Terrassa)

– Cómo llegar con tren

Desde Barcelona:

  • FGC, línea S-1 Terrassa
  • RENFE, línea R-4 de cercanías

Desde Lleida:

  • RENFE, línea R-12

Desde Francia-La Jonquera-Girona:

  • RENFE, línea RG-1 o R-11 hasta Barcelona y línea R-4

Des de Tarragona:

  • RENFE, líneas RT-1, RT-2, R-14, R-15 o R-16 hasta Barcelona y después línea R-4

– Dónde comer

Nosotros somos fan absolutos del restaurante Damunt un cel de Fil, un bello rincón y claro ejemplo de la transformación de la ciudad. Una antigua nave industrial textil ha renacido como restaurante vegetariano donde Alex consigue transportarte a otro mundo gracias al conseguido ambiente del lugar y su exquisita cocina donde podrás acabar con los tópicos que rodean al mundo vegetariano y macrobiótico.

Restaurante Damunt un cel de fil

Restaurante Damunt un cel de fil

Como ves, Barcelona es mucho más que la ciudad condal, a pocos kilómetros existe una amplia oferta de posibilidades que merecen la pena conocer y disfrutar. ¿Te animas a conocerla?

Sobre El Autor

Viajera empedernida, me encanta descubrir historias, personas y lugares anónimos, curiosos, ocultos a los ojos. Un objetivo: la vuelta al mundo!

8 Respuestas

  1. jordi (milviatges)

    Pues ha encantado y suscribo el artículo por completo. Este fin de semana pudimos disfrutar de su itinerario modernista pero también de la Seu d’Egara, francamente excepcional. Además me pareció una ciudad con mucho ambiente y con paseos muy recomendables.

    Responder
    • Eva Puente

      Muchas gracias Josrdi, para nosotros es una ciudad imprescindible si se viene a Barcelona y a la que nos escapamos con bastante frecuencia. Lo de la Seu d’Ègara es una pasada, a ver si consiguen ser Patrimonio UNESCO.
      Un saludo Viajero!
      Eva y Carmelo

      Responder
  2. Maruxaina

    Pues sí que hay motivos para conocer Terrassa. Me gusta mucho la ruta modernista y ese reciclaje de efidicios genial!
    Anotado en la lista, gracias por descubrinos lugares cercanos tan interesantes 🙂
    Un abrazo!

    Responder
    • Eva Puente

      Un abrazo Maru!! Te seguimos esperando por barcelona y cuando vengas, ya te aconsejaremos lugares chulísimos como Terrassa 🙂

      Saludos,
      Eva y Carmelo

      Responder
  3. Diana

    Me parece una forma fantástica de completar un viaje a Barcelona y desconectar un poco de las hordas de turistas. Lo que más me ha gustado es el reciclaje de edificios, ojalá aprendiesen otras ciudades a hacerlo así de bien!
    Un saludo!

    Responder
    • Eva Puente

      Muchas gracias por tu comentario Diana! Eres de nuestra misma opinión, cuando viajamos ovisitamos lugares, nos encanta saber como se reciclan y se reutilizan los edificios.
      a ver si te escapas unos días por Barcelona y te anotas Terrassa en la agenda

      Saludos viajera!
      Eva y Carmelo

      Responder
  4. Marta Pilar

    Recuerdo el paseo la primera vez que fui con ustedes y me encantó. Realmente volvería. Besos a ambos!!!!

    Responder
    • Eva Puente

      Muchas gracias por tu comentario y recordatorio amiga!! Esperamos que así sea, y poder contar con tu presencia de nuevo por nuestra casa. Un superabrazo!

      Eva y Carmelo

      Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.