Ecoturismo en Casa Rural Mirador Ardea en Mendixur (Álava)

El movimiento hipnótico de la lumbre consigue que el sueño me atrape sin darme apenas cuenta, eso y el agradable recuerdo de una jornada inolvidable. Estoy en la habitación Fuego, una de las cuatro con las que cuenta la Casa Rural Mirador de Ardea en Mendixur, localidad de la Cuadrilla (es el nombre que reciben por aquí las comarcas) de La Llanada Alavesa.

Habitación Fuego, un refugio para la desconexión en la Cuadrilla de la Llanada Alavesa

Íñigo está al frente de la renovada casa familiar que disfrutaron tres generaciones vinculadas al entorno natural de la Llanada Alavesa, una zona de extensos campos de cultivo, cercana a la capital alavesa, Vitoria-Gasteiz, pero bastante desconocida para los visitantes que se adentran en el País Vasco.

Algunos de sus rincones recuerdan las historias del pasado, pero en general, Casa Rural Mirador Ardea es un confortable y moderno eco-alojamiento, al que no le faltan detalles.

La pasión con la que Íñigo muestra su pequeño paraíso es contagiosa. Define su establecimiento como “el cuadro que se mueve”, ya que desde cualquiera de las habitaciones puedes disfrutar de preciosas vistas de la Sierra de Elgea y del Parque Ornitológico de Mendixur.

El cuadro que se mueve” perfecta definición de Casa Rural Mirador Ardea

Casa Rural Mirador Ardea ejemplo de ecoturismo y del Basque Style

Mirador Ardea es un alojamiento vinculado al territorio, situado en una parcela de diez mil metros cuadrados que incluye jardín rústico de frutales y especies autóctonas, de las que salen la mayoría de los productos que después degustamos en la cena y en el desayuno.

Exteriores de la casa rural. Jardín de árboles frutales 

La elección de energías limpias como la geotérmica para la calefacción, la utilización de ropa de cama y toallas de algodón bio o la apuesta por una cocina sencilla de km0 para sus desayunos y cenas son un claro ejemplo del respecto al entorno natural.

Desayuno en el salón con ventanal panorámico de vista infinity al embalse de Ullíbarri-Gamboa

Pero sobre todo, en Mirador Ardea encontrarás, el placer de la vida sencilla, un entorno natural protegido, el uso de productos locales de calidad, así como la recuperación de elementos constructivos como el hierro y madera tan típicos de la zona, un claro ejemplo del Basque Style.

Detalles decorativos en la Casa Rural

Paseos alrededor de Casa Rural Mirador Ardea

El valor añadido de este establecimiento es su ubicación, situado en la zona sur del embalse de Ullíbarri-Gamboa, tocando prácticamente las orillas de uno de los humedales más importantes del País vasco incluido en la lista de Ramsar.

Desde los amplios ventanales de las habitaciones y de las zonas sociales se observa el Parque Ornitológico de Mendixur al que se puede llegar por el camino que parte desde la casa. Existen sendas señalizadas para realizar rutas a pie o en bici.

La provincia de Álava es un referente de la marcha nórdica en España con un total de 62 rutas, una de las cuales recorre la LLanada Alavesa que cuenta con centro propio en la localidad de Agurain (Salvatierra).

Sendas verdes junto a la casa

En nuestro caso, madrugamos para disfrutar de una ruta serena junto a nuestro anfitrión, Íñigo, quien nos adentró por algunos de los rincones más bonitos del Parque Regional de Garaio, espacio verde a las orillas del embalse.

El mar interior de Álava, tal y como se conoce al embalse, tiene playas que cuentan con Bandera Azul por la excelente calidad de sus aguas, fue construido en los años cincuenta para abastecer de electricidad y agua potable a la ciudad de Vitoria-Gasteiz así como al área metropolitana de Bilbao.

El río Zadorra, que nace en la cercana Sierra de Entzia, se convierte en un humedal que llena de vida esta zona.

Parque Regional de Garaio en el mar interior de Álava

Cuando cae la noche, Íñigo, prepara una cena de productos locales en los que no falta el queso Idiazábal con membrillos de su huerta y nueces, revuelto de bacalao y/o croquetas caseras de morcilla con mermelada de tomate y albahaca regadas con buen vino de la rioja alavesa.

El broche  perfecto de nuestro día por la comarca de la Llanada Alavesa.

Cena kilómetro cero

¿Por qué recomendamos este alojamiento?

– Clara apuesta por la sostenibilidad y el ecoturismo.

Excelente ubicación, a pocos kilómetros de la N-I, pero a la vez, lo suficientemente retirado para disfrutar de la tranquilidad y del encanto rural de la Llanada Alavesa.

Cercano a las grandes capitales del País Vasco.

– Por su inspiración en la naturaleza. Cuatro habitaciones con los nombres de los cuatro elementos: aire, agua, fuego y tierra en un inspirador alarde decorativo que hacen de las estancias lugares para el descanso y la desconexión.

Trato personal, amable y cercano de Íñigo que hace que te sientas como en casa, cuidando cada detalle con un mimo exquisito.

Experiencia 100% slow travel.

Perfecto alojamiento en tu escapada por la LLanada Alavesa

Y tú, ¿cuándo fue la última vez que viviste una experiencia como esta? ¿te animas a compartirla?

Nota de autora: Este artículo forma parte del blogtrip #LlanadaAlavesa. Nuestras opiniones son independientes y se basan en nuestra propia experiencia. Damos las gracias a Susana Conde de Agrotravel Turismo Responsable por su invitación. Este tipo de colaboraciones nos permite seguir adelante con nuestro proyecto viajero.

Sobre El Autor

Viajera empedernida, me encanta descubrir historias, personas y lugares anónimos, curiosos, ocultos a los ojos. Desde octubre de 2018 me encontrarás también al frente de Penedes Lovers Enoturismo, una agencia receptiva especializada en la cultura del vino.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.