Fez, un paseo por la Medina de El Bali

Alguien debería advertir del impacto que supone atravesar la puerta de Bab Bou Jeloud de la antigua medina de Fez-El Bali. Su delicada decoración de mosaicos azules te da la bienvenida a un escenario sacado de las mil y una noches, ¡o eso parece!

Atravesarla es realizar un salto en el tiempo. Es encontrarte de golpe en una ciudad sin coches, sin edificios altos, sin olor a humo, sin asfalto que se pega a tus zapatos.Traspasar el umbral de Bab Bou Jeloud es hacer una inmersión a la edad media y, a la vez, un viaje a través de los sentidos.

Del otro lado, la decoración cambia de color, los azulejos son verdes, el color por excelencia del islam (representa la alegría, la vida, la naturaleza, la felicidad, la esperanza y la paz) y se encuentra en las decoraciones de los interiores de las casas, de los edificios importantes y de las mezquitas.

Parte interior de la puerta de entrada principal a la Medina de El Bali

Parte interior de la puerta

No hay nada como llevar una guía profesional para aprender un poco más sobre la cultura, las tradiciones y la religión de un país, porque no es lo mismo caminar sin sentido por la encrucijada de más de 9000 calles que contiene la medina, que caminar de la mano de una persona que conoce al dedillo cada callejón, cada plaza, cada monumento y cada historia latente del lugar.

Nuestra guía se llama Sabah, y antes de comenzar nuestro paseo nos ha dado unas interesantes pinceladas de historia y algunos consejos a tener en cuenta para disfrutar con tranquilidad de la medina, sobre todo para personas, que como nosotros, no están acostumbrados a transitar por ella.

Tres palabras son la clave para un buen entendimiento: balak (¡cuidado!), yala (¡vamos! o ¡venga!, en el sentido de seguir hacia adelante y no parar) y la que abre más puertas: sukran (¡gracias!). A lo largo del paseo, pude comprobar que es cierto, ya que fueron las palabras que más se repitieron.

Estrechos callejones por donde transitan personas y animales de carga

Estrechos callejones por donde transitan personas y animales de carga

Pinceladas de historia

La ciudad fue fundada en el año 807 cuando Idrís II traslada la capital desde Volubilis, fundada por su padre Idrís I.

Los Idrisidas fueron la primera dinastía musulmana de Marruecos y por lo tanto Fez se convierte en todo un símbolo nacional. En el interior de El-Bali se encuentra el Mausoleo de Mulay Idrís, santuario dedicado al fundador de la ciudad.

Las calles colindantes al mausoleo se conocen como Distrito Sagrado y hasta no hace mucho estaban prohibidas a las no musulmanes.

Además, en la vieja medina se sitúa la universidad y la biblioteca más antiguas del mundo y su trazado urbanístico conserva su origen medieval y tradiciones que se pierden en los anales de la historia. Todo esto llevó a su declaración como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Nuestro paseo por El Bali

La Medina de Fes-El BAli comprende la zona más antigua de la ciudad (Siglo VIII). Su urbanismo es caótico, de calles imposibles con recovecos que consiguen desorientar hasta al más experto (todo esto desde nuestra perspectiva ya que sus habitantes son capaces de llevarte a una de las salidas principales en un abrir y cerra de ojos).

Siempre está atestada de personas, animales de carga, tiendas, mercancías, sonidos y olores, sobre todo en sus calles principales Talaa Kbira (la gran cuesta) o Talaa Sghira (la pequeña cuesta). Llama mi atención la amalgama de carteles publicitarios que se superponen en las anaranjadas fachadas.

Información publicitaria ;-)

Información de todo tipo

Hemos llegado en un momento importante ya que se celebra en Fez uno de sus hitos culturales, el Festival de Músicas Sagradas.

La ciudad es un auténtico hervidero de personas llegadas de todo el mundo para presenciar el evento y en sus plazas encontramos espacios adaptados para los conciertos. Sabah, nuestra guía nos dirige magistralmente por la calle principal, deja que nos impactemos del ambiente, que empecemos a acostumbrarnos al trasiego de personas y animales.

Yo miro y observo todo lo que puedo mientras paseo siguiendo al grupo, huelo cada fragancia e inicio un juego improvisado en el que intento acertar cada uno de los intensos aromas.

Fez

Curiosidades que captan mi atención

En la Medina de Fes-El Bali se sitúan las principales atracciones de la ciudad: las madrazas (escuelas coránicas), los grandes zocos de las calles principales, las plazas de Nejjarine y Seffarine, el Distrito Sagrada, la universidad y biblioteca más antiguas del mundo. A lo largo de la mañana son los puntos que recorremos.

Medersa Bou Inania

Interesante espacio arquitectónico, de los pocos lugares que permiten la entrada a no musulmanes, aunque hay espacios restringidos, sobre todo los de la oración. Se accede a través de la arteria principal, la Talaa Kebira y su precio es de 10Dhm. Durante la oración permanece cerrada.

Un espacio tranquilo, acogedor, es una de las madrazas mejor conservadas de la ciudad. En el exterior sobresale su torre de brillantes azulejos verdes. En el interior destacan las paredes ricamente ornamentadas a mano en estuco y madera. Fue inaugurada en 1350. Su uso es escuela coránica de estudios superiores.

Zocos

A lo largo de toda la medina podemos disfrutar de zocos especializados y ordenados por actividades desde los carpinteros a los caldederos, pasando por las especies y uno especializado en el mundo de las novias.

Tiendas especializadas en las "bodas"

Tiendas especializadas en las “bodas”

Barrios

La medina contiene más de 300 barrios donde, según nos cuenta Sabah, siempre hay cinco elementos básicos que se repiten: una mezquita, una escuela, una fuente, un hammam y un horno.

Pasear por el interior de un barrio ha sido una de las mejores experiencias ya que aquí he podido respirar y sentir lo cotidiano. Lo turístico queda alejado. Los niños juegan a la pelota, las mujeres compran fruta, y encuentras puestos con productos para los autóctonos.

Escenas cotidianas en los barrios de El Bali

Escenas cotidianas en los barrios de El Bali

Las escenas de la vida diaria han salido a nuestro encuentro y por un momento abandonamos el caos de gente, turistas y animales de carga. Parece mentira, pero de repente, nos acompaña una inusual soledad.

FEz

Espacios reservados para la propaganda electoral en un barrio de la vieja medina

Fondas

Las fondas constituyen otra de los puntos interesantes en la visita, algunas sobreviven en un estado lamentable de conservación y otras se mantienen gracias a la protección de la UNESCO como la famosa Fonda de Nejjarine que actualmente alberga el Museo de la Madera.

Me ha resultado imposible remarcar el parecido con algunos lugares de nuestro país donde existen edificios y construcciones muy parecidas, quizás la vieja medina de Granada fue en su momento así.

Sabah nos ha introducido en una de las fondas con más solera. Las fondas eran los lugares donde paraban a descansar los comerciantes de la ruta del oro que atravesaba la ciudad de Fez, así como de diferentes productos traídos del sur. Los comerciantes y su séquito se “refugiaban” en estos lugares seguros dentro de la medina donde había espacio para los animales, para dormir y también donde intercambiar todo tipo de mercancías.

Fez

Anécdotas en la fonda. Tanto pesas…, tanto vales

Plaza Seffarine

Una de los rincones más interesantes y lugar donde se conserva uno de los oficios más antiguos de la ciudad, los caldederos. Desde unas calles antes ya se escuchan los repetitivos ruidos que produce el latón golpeado por los martillos.

La escena es preciosa, o a mi me lo parece, una gran cantidad de artesanos realizando plácidamente su trabajo mezclados con turistas, con más animales de carga, pero todo en perfecta armonía.

Fez

Manos artesanas de la plaza

Pero la plaza nos descubre uno de los mejores tesoros de Fez, la Biblioteca Karaouine y la Madraza Seffarine, dos importantes monumentos que recuerdan el rico pasado de la ciudad y es todo un orgullo para sus habitantes.

Las Tenerías o Curtidorías

Siempre hay un lugar que sobresale por encima del resto de los rincones que te atraen de una ciudad, tanto para bien como para mal. Eso es lo que ocurre con las Tenerías de Fez, que no dejan indiferente a nadie.

Curtidoría Chouwara la más importante de la ciudad

Curtidoría Chouwara la más importante de la ciudad

Un mundo de olores nauseabundos mezclado con los colores chillones de las pozas donde se realiza el tintado. Las curtidurías representa la actividad más antigua de Fez y en su mayoría se sigue utilizando las técnicas ancestrales para la creación del cuero, uno de los productos estrella de Marruecos que después se vende como marroquinería.

La visión desde lo alto es casi apocalíptica y uno no puede dejar de pensar en esos hombres y animales que trabajan en pésimas condiciones de higiene y salud.

No hay que olvidar que muchos de los productos utilizados para que el cuero quede tan perfecto son muy abrasivos para las personas así como contaminantes y malolientes. Aún así, es una de las estampas más famosas de la ciudad y la visita es obligada.

Curtido de la piel

Curtido de la piel

Y otro tipo de objetos llaman mi atención desde las alturas de la tenería, un conjunto abrumador de parabólicas invade el panorama desde el mirador.

En Marruecos, las estampas de los tejados repletos de blancos receptores se ha convertido en parte de su paisaje. ¡La información y lo occidental llega a través de las ondas!

Un mar de parabólicas, nuevo paisaje de Fez

Un mar de parabólicas, nuevo paisaje de Fez

Tras la visita a las tenerías hemos seguido callejeando, impregnándonos del ambiente cotidiano de la medina.

No dejan de pasar burros cargados con los productos más variopintos, entramos y salimos de callejones de interesante arquitectura, pasamos por la puerta de Madrazas y Mezquitas, pero el tiempo rige nuestra visita y nos espera una suculenta comida en un recoleto Riad.

Fez

Mezquita

Riads

Después de horas y horas caminando por El Bali, ha llegado el momento de probar la interesante y variada gastronomía marroquí. Para una persona vegetariana, como es mi caso, Marruecos es un paraíso ya que su base alimentaria son las verduras, frutas y especies. No obstante, tienen un variado mundo de platos realizados con carnes y aves.

¡Qué lugares tan maravillosos son los Riads!. Una vez entras, desconectas del mundo. Son pequeños paraísos en la tierra. Todo el grupo hemos seguido tomando buena nota de los apuntes de nuestra guía, Sabah nos explica que estos lugares recogieron la tradición romana del patio interior y manera de sentarse a comer.

Con parte del grupo de la Expedición del Máster de Periodismo

El equipo de Seis Maletas – Máster de Periodismo de Viajes

Tras la comida y el imprescindible té a la menta, terminamos nuestro paseo por Fez mirándola desde las alturas, en la zona conocida como Borj Sur.

Desde este lugar contemplas la amalgama de calles que acabas de recorrer. Ahora se muestran las imágenes de las mezquitas, de la universidad, del mausoleo. El color verde sobresale y los azulejos de los edificios emblemáticos brillan con los toques del sol. Sin dudarlo, ¡Fez enamora!.

Fes - El Bali desde el mirador del Borj Sur

Fes – El Bali desde el mirador del Borj Sur

Notas personales de autora sobre Fez – El Bali

Ha sido un día muy intenso, cargado de sensaciones, especialmente, para una persona que como yo que padece de claustrofobia.

El paseo por El Bali ha supuesto todo un reto personal. Ya lo decía el gran Paul Bowles cuando retrataba la ciudad: “Cabe la posibilidad de que cualquiera que padezca claustrofobia encuentre que es una confusa pesadilla de túneles, de callejones sin salida y de paredes sin ventanas”.

Pero, he superado la prueba, y mi eterna curiosidad ha podido con las ganas de salir corriendo buscando espacios abiertos. Igualmente el apoyo de mis compañeros ha servido de mucha ayuda;-).

Dedico este post a mis compañeras de Seis Maletas, con las que tengo el honor de compartir bitácora y jornadas maratonianas de Máster, gracias por creer en mi. Así como a David Rull y Santiago Tejedor por su apoyo durante los momentos en los que la claustrofobia parecía poder conmigo.

Gracias a Elena, de Xaluca Tours, por su atención y apoyo a lo largo de algunas de las calles más estrechas y oscuras, consiguiendo con su conversación que olvidara mis ganas de salir corriendo. Gracias a Sabah por su increíble profesionalidad y sabiduría, que consiguió con sus historias mantenerme distraída, y como no, al resto de compañeros de la Expidición del Máster de Viajes por su silencioso apoyo y comprensión.

Cada uno de vosotros me dio fuerzas para superar el miedo y la ansiedad que produce la claustrofobia. Gracias Fez por el reto que has supuesto para mi. Espero volver pronto…

Sobre El Autor

Viajera empedernida, me encanta descubrir historias, personas y lugares anónimos, curiosos, ocultos a los ojos. Desde octubre de 2018 me encontrarás también al frente de Penedes Lovers Enoturismo, una agencia receptiva especializada en la cultura del vino.

12 Respuestas

  1. alisetter

    Muy buen recorrido y relato, Eva! me ha traído muchísimos recuerdos, me sentí fascinada desde el momento 1 de mi “paseo” por El Bali, hace ya unos cuantos años, y me quedé con ganas de muchísimo más… Sí, está muy bien ir con guía, yo también lo hice así, pero me encantaría probar a ir por mi cuenta y estar el tiempo que quiera en cada esquina, recoveco, y si me pierdo, me pierdo, porque seguro que alguien te ayuda a encontrar la salida, aunque es cierto que yo no padezco claustrofobia y eso ayuda mucho… En fin, llegará el momento un día, y cumplir ese sueño de estar allí hasta hartarme, si es posible 🙂

    Un beso
    Alicia

    Responder
    • Eva Puente

      Que sorpresa Ali!, muchas gracias por tu comentario. Bueno, realmente coincido contigo, un paseo por El Bali por cuenta propia debe ser toda una experiencia y seguro que cuando regresemos a Marruecos, lo hagamos así. Lo bueno de la visita guiada son todas esas explicaciones y detalles que la guía nos iba comentando. Un saludo!

      Responder
  2. Gaolga

    Uy… que ganas de volver a Marruecos al leer tu post 😀 es que no visitamos Fez… no se cuando volveremos pero seguro iremos a esta ciudad…

    Responder
    • Eva Puente

      Hola Olga, pues ya sabes, en la agenda para tu próxima visita porque Fez lo merece 😉

      Responder
  3. Fernanda

    ¡Me encantó la descripción!, es como ir adentrándose poco a poco en la mezquita, desde esa puerta, tan enigmática al principio, hasta las parabólicas increibles. Cuantas cosas interesantes, no sabía que las medinas podían llegar a tener tantas calles, ni tampoco conocía la vista hermosa de la última foto. Y por lo poquito que conozco de España, te digo que las construcciónes me recuerdan algo de Andalucía, o de lo que en América se llamó el “estilo colonial” de casas copiadas de España (con patios y arcos). Todo da vueltas y el mundo es increíble. Lástima el tema de las curtiembres, es un tema sobre el que habría que intervenir, para que la gente no se quede sin trabajo, pero también para que no se continúe trabajando en esas condiciones. Saludos!!

    Responder
    • Eva Puente

      Hola Fernanda, muchas gracias por tu preciso y precioso comentario. Tienes razón, en España, sobre todo en la parte centro-sur se puede encontrar muchas poblaciones de importantes características musulmanas, es parte de nuestra cultura y legado. A mi también me pasa que cuando viajo a Marruecos no puedo dejar de encontrar muchas similitudes, y como bien dices, este legado, lo llevamos a América durante la colonización por eso te suena tanto.

      La parte del trabajo en las curtidurías, pues me imagino que con el tiempo, estos países alcanzaran los niveles de protección laboral de los nuestros, o eso espero.

      Un abrazo y no dudes en visitar Fez, ya ves todo lo que se puede llegar a aprender en su Medina 😉

      Responder
  4. Iciar

    Que maravilla Marruecos, y que bien lo describes.
    Se respira historia y tradición.
    ¡Esa curiosidad no la pierdas nunca! ¡Yala, Yala!
    Saludos.

    Responder
    • Eva Puente

      Muchas gracias por tu comentario Iciar ;-). Pues sí, tienes mucha razón con la historia, además Marruecos lo tenemos tan cerca y a veces parece tan lejano.

      jajaj, no, nunca la perderé, mi curiosidad hace que cada día me mueva!!!

      Responder
  5. Jordi (milviatges)

    Precioso post de uno de los más bonitos lugares de Marruecos. Tengo ganas de volver porque la visité un viernes y el ambiente en la medina no era el mismo.
    Un saludo!

    Responder
    • Eva Puente

      Gracias por tu comentario Jordi ;-). Yo también quiero volver, además ahora que “conozco” la Medina un poco mejor podré pasear más tranquila.

      Saludos!

      Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.