Ruta de Washington Irving en coche

No recuerdo el momento exacto en el que descubrí la Ruta de Washington Irving, itinerario que sigue las huellas de los viajeros románticos del siglo XIX a través de Andalucía.

Ni siquiera, cómo penetró en mi pensamient, haciéndose un hueco imprescindible en la eterna lista de “viajes pendientes”, de periplos soñados, de anheladas aventuras en coche.

Este itinerario cultural, forma parte de las fascinantes Rutas del Legado Andalusí por una buen parte de Andalucía.

Decía Emily Dickinson: “Para viajar lejos, no hay mejor nave que un libro”. En nuestro caso, esa nave fue “Cuentos de la Alhambra”.

Que grandes oportunidades encierran los libros! Además de ser una profunda fuente de saber y coto infinito de la imaginación, pueden transformar la vida.

A ello, le suma su poder como inspiración para viajes, rutas o escapadas.

Tras las huellas de Washington Irving

La fascinación por el escritor y diplomático estadounidense llegó tras la lectura de “Cuentos de la Alhambra”.

Surgió entonces un profundo respeto hacia una colección de viajeros que arribaron a España, sobre todo a Andalucía, en el siglo XIX, atraídos por una imagen idealizada de “lo español”.

Una imagen cargada de tópicos que hemos arrastrado hasta la actualidad.

Pero, sirvieron para poner al país en el punto de mira de escritores, músicos y pintores, dando como resultado la creación de Sociedades Hispánicas por las principales ciudades del mundo.

Mapa de la Ruta de Washington Irving Fuente: Andalucia.org

Por si te interesa emular los pasos del viajero romántico, seguir los nuestros o adentrarte en una de las rutas andaluzas más fascinantes, te dejamos la Guía de la Ruta de Washington Irving en coche a lo largo de doce días.

La ruta está catalogada como Gran Itinerario Cultural del Consejo de Europa. Incluye veinticuatro etapas entre las provincias de Sevilla, Málaga y Granada, las mismas realizadas por el escritor en su viaje hasta la ciudad de Granada. 

Viajamos por un territorio repleto de historias, monumentos, naturaleza, paisajes y gastronomía.

Consejos para hacer la Ruta de Washington Irving 

Esta ruta incluye veinticuatro etapas, reducidas en nuestra caso a doce. Quedaron localidades sin visitar, esperamos regresar en breve.

Os dejamos información práctica sobre dónde nos alojamos, lugares con encanto visitados, excursiones alternativas y datos de utilidad por si os apetece hacerla.

Recorrido 

Desde Barcelona hasta Sevilla, por carretera, hay casi 1.000 kilómetros por lo que decidimos hacer dos etapas de viaje hasta el inicio de la ruta.

La primera etapa de Barcelona a Madrid y la segunda de Madrid a Sevilla. Otra opción es coger vuelo directo hasta Sevilla. Una vez allí alquilar un coche.

Para la vuelta hicimos lo mismo. Una primera etapa de Granada a Madrid y otra de Madrid a Barcelona (añadimos dos días más al viaje).

No hemos utilizado ningún peaje en el recorrido. El 80% del viaje se realizó por cómodas autovías, el resto han sido carreteras nacionales y secundarias.

Una vez en las localidades, nuestra recomendación: ¡muévete a pie o en transporte público!

En general, hemos encontrado buenas zonas de aparcamiento, aunque si quieres dejar el coche en el centro de Sevilla o Granada, tendrás que pagar zona azul.

Una opción sostenible que es recorrer la ruta en bici o a pie, el camino se encuentra bien señalizado. En la web de la fundación Legado Andalusí los puedes descargar.

¿Qué época es la mejor para recorrerla?

En nuestro caso, realizamos la ruta entre los meses de enero a febrero por lo que tuvimos todo tipo de climatología.

Al ser temporada baja los precios son más interesantes y abarata los costes del viaje. No obstante, la primavera y el otoño son los mejores momentos para disfrutar de los paisajes de la campiña y de la serranía.

Granada nos regalo imágenes de postal con las cumbres nevadas de Sierra Nevada.

La localidad de Estepa nos caló hasta los huesos, aunque por la tarde nos secó un potente sol.

El viento gélido se apoderó de nuestra visita a Osuna y el sol, como no podía ser de otra manera, nos salió por Antequera.

Mirador de Estepa en la Ruta de Washington Irving

Alojamiento

A lo largo de la Ruta de Washington Irving,  hemos elegido todo tipo de alojamiento, tal y como es costumbre en nuestros viajes. 

En Sevilla disfrutamos del bonito, acogedor y excelentemente ubicado, Hotel Casual Las Letras, el mejor lugar para descansar en nuestra ruta literaria.

Aunque el aparcamiento es difícil en la zona, tuvimos la suerte de encontrar un hueco dos calles por encima del hotel (de las pocas sin zona azul en el barrio de Santa Cruz).

Osuna nos abrió las puertas varios días en la Casa Rural Migolla, un edificio con encanto en el centro de la ciudad ducal, con fácil aparcamiento.

Carmona y Antequera presumen de excepcionales Paradores Nacionales. Somos unos enamorados de estos establecimientos, por lo tanto, la elección estuvo clara desde el principio.

En Humilladero nos alojamos en una casa particular, de las escasas que existen por la zona a través de Airbnb.

Los últimos días, en Granada, optamos por el turismo colaborativo y gracias a dos acogedores anfitriones de couchsurfing disfrutamos de la ciudad desde otro punto de vista.

Gastronomía y productos locales

La ruta de Washinton Irving es una sorpresa en los platos, en las cocinas, en los productos locales.

Cada una de las localidades visitadas se distingue por sus elaborados productos. Ya sea el pan, el aceite, los polvorones y mantecados, los roscos o los dulces conventuales, la ruta es una suma de pequeños placeres para los cinco sentidos.

El tapeo es, por estos lares, deporte nacional. Bares, restaurantes, pastelerías, mercados, tiendas, se afanan por atraer tu mirada y engancharte con sus excelentes productos, muchos de ellos con denominación de origen.

Desde los mantecados y polvorones de Estepa a los aceites de Loja o Fuente de Piedra; desde la porra antequerana hasta las migas; sin olvidar el festival gastronómico de ciudades como Sevilla o Granada donde la tapa se eleva a cotas de arte.

Un bizcocho con sabor a cielo – Osuna en la Ruta de Washington Irving

Ruta de Washington Irving por etapas

A continuación te detallamos nuestra ruta de Washington Irving. Cada enlace te llevará a la etapa correspondiente con toda la información, fotos y vídeos de la experiencia.

Día 1 al 3 Sevilla

Tres días para visitar eclusivamente los lugares relacionados con la ruta del legado andalusí como la Giralda, la torre del Oro o el Museo del Flamenco, vinculados a la figura del escritor.

En Sevilla, encontramos la casa donde residió el escritor, junto a los Reales Alcázares, y nos dejamos llevar por el embrujo de una preciosa ciudad con duende.

La UNESCO ha declarado varios de sus monumentos como Patrimonio de la Humanidad. Destaca el Archivo General de Indias, lugar de documentación para Irving durante su estancia en la capital andaluza.

Día 4. La campiña sevillana se abre paso en la ruta

Dos magníficas localidades sorprenden con un patrimonio e historia únicos.

Alcalá de Guadaira, abastecedora de Sevilla, llamada así por llenar las tahonas de la capital con su pan y las fuentes con las aguas del río Guadaira, el mismo que ha conseguido sorprendernos con sus rutas naturales y patrimoniales. 

La tarde nos conduce a través de la comarca de los Alcores hasta Carmona, Lucero de Europa, ciudad con más de cinco mil años de historia.

Una sola jornada no es suficiente para disfrutar de estas dos ciudades, la rápida visita a ambas nos ha abierto el apetito y las ganas de más.

El mejor final de la jornada lo tuvimos en el Parador Nacional de Carmona (ubicado en los restos de la antigua alcazaba). El ambiente andalusí se respira en cada una de sus estancias, patios y habitaciones.

Patio de inspiración andalusí en el Parador de Carmona

Día 5. La bella villa ducal de Osuna

El ajustado tiempo para este viaje, nos obliga a dejar atrás tres localidades de la ruta, por ello, Écija, Marchena y Arahal quedan en nuestro bloc de notas como pendientes.

La cómoda autovía A92 atrapa con un paisaje infinito de olivares y campos de cereales, ¡magnífica e hipnótica campiña!

La ciudad de Osuna se eleva sobre una colina habitada desde hace más de tres mil años en las estribaciones de la sierra sur. Desde la carretera observamos otra de las joyas históricas y naturales de la provincia de Sevilla.

Aprovechamos toda una jornada para exprimir a fondo la antigua Urso.

Joyas renacentistas, escondidos tesoros andalusís, exquisitos platos tradicionales y un evocador entorno natural nos conmueve, tal y como hizo con el escritor.

Día 6. La ciudad de la Navidad: Estepa 

Según declara el mismo Irving, en este punto «…nos adentramos en la sierra», cruzamos el umbral de la baja Andalucía con el montuoso reino granadino (Fuente: Rutas del Legado Andalusí).

Estepa debe su actual fama a sus exquisitos mantecados y polvorones. Una jornada en la ciudad no es redonda, si no entras en alguno de sus obradores o fábricas artesanales.

Sea la época que sea, Estepa merece una visita, pero si te acercas en época prenavideña, te sentirás invadido por el espíritu navideña de antaño.

Las huellas del legado andalusí se encuentran en el Cerro de San Cristobal uno de los conjuntos patrimoniales más interesantes de la provincia de Sevilla.

Selección de productos El Obrador de los Ángeles

Día 7. Fuente de Piedra y su laguna

Abandonamos la provincia de Sevilla y entramos en Málaga. La localidad de Humilladero nos acoge, pero visitamos la sorprendente y bella Fuente de Piedra.

De nuevo, el tiempo y el atractivo de unas localidades respecto a otras nos obliga a elegir.  

La séptima jornada la dedicamos a una localidad que nos ha enamorado por el esplendor de su naturaleza, la Reserva Natural de Fuente de Piedra.

Y como no, hechizó también a nuestro cicerone. En esta etapa, el agua y las aves son los protagonistas indiscutibles.

La pequeña localidad de blancos caseríos seduce también con sus almazaras de aceite de oliva. Imprescindible visitar el Refugio del burrito en la etapa más natural de la ruta.

Día 8. ¡Y que salga el sol por Antequera!

Y así ha sido. El astro rey nos da la bienvenida en una etapa cargada de imágenes inolvidables, de lugares románticos y sorpresas naturales.

El legado andalusí se eleva sobre el blanco entramado de calles, sobre las empinadas cuestas y se oculta bajo una treintena de campanarios.

El conjunto monumental de la Alcazaba merece la visita lenta, pausada, para después bajar hasta las entrañas de la historia en el Cerro del Romeral y quedarte sin palabras ante los dólmenes pétreos, declarados Patrimonio de la Humanidad recientemente.

Nuestro día ha sido perfecto mientras contemplamos el atardecer desde el Torcal de Antequera, probablemente, uno de los parajes más bellos contemplados en nuestros viajes.

Imposible marchar de esta localidad sin probrar sus excelencias gastronómicas como la porra antequerana y por supuesto, suspirar de amor junto a la magnífica Peña de los enamorados”.

Peña de los Enamorados o Cabeza de Indio en la Ruta de Washington Irving

Día 9. Archidona, la señora de la altura

Llegamos a ella un lunes, mal día para visitas. Casi todo está cerrado por descanso, incluida la Oficina de turismo.

Aún así, paseamos por el centro histórico y subimos hasta la Sierra de Gracia donde se ubica otro de los maravillosos legados andalusís de la provincia de Málaga, la ciudad alta y el conjunto monumental de la Alcazaba.

Archidona, constituye todo un modelo de las agrestes villas fortificadas de época andalusí, una pintoresca estampa muy del gusto romántico. 

A pesar de tener el tiempo justo, su visión desde la autovía nos cautivó de tal manera que fue imposible no visitarla, aunque fuera por unas contadas horas.

Día 10. Loja, la flor entre espinas de Isabel La Católica

Sin tiempo para asimilar lo visto hasta ahora, llegamos a Loja, la estratégica ciudad enclavada entre montañas, puerta estratégica a Granada.

Washington Irvng la describe así:

Su nombre árabe significa guardián, y eso es lo que fue para la Vega de Granada, uno de sus centinelas avanzados. Fue en su día la fortaleza del fiero veterano Alí Atar, suegro de Boabdil…

Por su situación dominante a las puertas de este paso montañoso, Loja ha sido denominada, con notorio acierto, la llave de Granada.  

El agua, los roscos (dulce típico lojeño), el conjunto museístico de la Alcazaba, la Garganta de los infiernos, cooperativas de aceite y un entorno natural de vértigo consiguen llenar una de las jornadas más intensas de la ruta.

Días 11 al 13. Fin de la ruta de Washington Irving en Granada

Saltamos ocho localidades de la ruta. No tenemos más días y Granada nos espera como última etapa del magnífico periplo andaluz.

Necesitamos una jornada entera para disfrutar con calma de la ciudad palatina de La Alhambra, para visitarla desde otro punto de vista, más calmado, respirando cada uno de sus jardines, palacios, museos y rincones.

El mejor punto y final a esta ruta se produce en las habitaciones que Washington Irving utilizó durante su estancia en la ciudad, al llegar a ellas nos hemos emocionado mucho, aún ahora, mientras comparto este ruta, lo sigo haciendo.

¡Un sueño viajero cumplido! una ruta difícil de superar y de olvidar.

Sierra Nevada y la Alhambra despiden la Ruta de Washington Irving

Esperamos que la Ruta de Washington Irving te haya atraído tanto como a nosotros y decidas recorrer los caminos del Legado Andalusí.

Y tú, ¿has hecho alguna vez una ruta o viaje siguiendo la estela de un libro o un autor? 

¡Recuerda que tu comentario es nuestro mejor regalo, gracias por compartir tus impresiones! posiblemente de alguna de ellas puede que salga una nueva inspiración viajera. ¡Gracias!

Sobre El Autor

Viajera empedernida, me encanta descubrir historias, personas y lugares anónimos, curiosos, ocultos a los ojos. Desde octubre de 2018 me encontrarás también al frente de Penedes Lovers Enoturismo, una agencia receptiva especializada en la cultura del vino.

Artículos Relacionados

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest