De Halve Mann tradición cervecera en Brujas

La cerveza en Bélgica va más allá del concepto de bebida. Es una tradición que forma parte de la cultura, de la gastronomía y de la historia del país.

Una cerveza consigue unir a locales y visitantes entorno a una buena mesa. Por ello, no podíamos abandonar Brujas sin disfrutar de uno de sus iconos, la Brasserie De Halve Mann (“Cervecería de la Media Luna”)

Brasserie De Halve Maan desde el Canal

Brasserie De Halve Maan desde el Canal

Notas introductorias sobre la cerveza belga 

La palabra francesa brasserie proviene del verbo “brasser” (literalmente, bracear) ya que para mezclar la malta, el lúpulo y el agua era necesario que los operarios movieran con sus brazos la mezcla cervecera.

En Bélgica, la brasserie no es un restaurante al uso, sino una cervecería donde además de elaborar y vender el producto, a veces, se ofrecen comidas.

¡La tradición cervecera belga nace de una peculiar historia relacionada con la salud! 

En la época en la que el agua era intratable, cuando provocaba enfermedades mortales, hizo que los monjes la hirvieran, mezclándola con hierbas.

Cuenta la leyenda, que el Monje San Arnold invitó a la población a beber cerveza en lugar de agua durante una plaga.

El pueblo se salvó, y la cerveza se convirtió en la bebida más sana y segura.

Este hecho popularizó su consumo y las órdenes religiosas encontraron una nueva fuente de ingresos.

Taberna - Restaurante De Halve Maan

Taberna – Restaurante De Halve Maan

Dicen, cuentan, algunos opinan…, que allá por 1564  ya se menciona en el Padrón de la ciudad la existencia de una fábrica llamada Die Maene en la plaza de la Digue.

Hasta que en 1856, Leon Maes no compra el edificio, no se tienen más noticias. La familia Maes reconvierte la antigua fábrica y crea la brasserie que hoy en día conocemos.

En 1981, Veronica Maes introduce la Straffe Hendrick, todo un símbolo de la casa.

Más recientemente, en el 2005, se crea la popular y única Brugse Zot (Los locos de Brujas) basándose en la antigua historia que recrea la llegada de Maximiliano de Austria a la ciudad.

Todos los habitantes salieron a la calle haciendo de la visita una fiesta. El rey al ver el desfile exclamó: “Brujas parece una ciudad de locos”.

Brujas

Straffe Hendrik y Brugse Zot los emblemas de la casa

El museo Halve Mann

Una visita guiada de 45 minutos de duración nos adentra en los secretos mejor guardados de esta antigua brasserie.

El viaje a las entrañas de la fábrica se inicia con el proceso productivo, donde el guía explica el proceso de elaboración de la cerveza.

Cuando se ve desde fuera el edifico, no te imaginas todo lo que hay dentro.

Museo Maes

Museo Maes

Pequeñas salas, pasillos, pasadizos.

Escaleras, escaleras…, más escaleras que nos elevan hasta el mirador-tejado de la fábrica, desde donde se aprecia una de las mejores vistas a la ciudad.

Ya lo avisan en la entrada, un lugar no apto para personas con problemas de movilidad, niños pequeños, embarazadas…

Terraza panorámica

Terraza panorámica a Brujas

La visita es dinámica y al final, con tanto subir y bajar, casi se hace corta.

El único problema es la cantidad de personas que entra por grupo lo que provoca tapones en los accesos a las pequeñas estancias.

A veces no llegas a tiempo a las explicaciones, que se realizan en tres idiomas: francés, inglés y neerlandés.

El perfecto final para la visita es sentarte en la pequeña terraza del patio interior de la Brasserie y degustar una fresquísima Brugse Zot (incluida en la entrada).

Cerveza de alta fermentación a base de malta, lúpulo y levadura especial. ¡Qué buena recompensa!

Recreación de la antigua fábrica

Recreación de la antigua fábrica Halve Mann

Taberna-restaurante Halve Mann

Es imposible irse de este lugar sin probar los interesantes platos de su carta.

Comer en la taberna de la brasserie es la guinda a un perfecto pastel.

El chef ofrece una cocina de mercado, variada, de platos regionales, donde la cerveza es uno de los ingredientes estrella.

El plan, nos ha salido por unos 63€ para dos personas.

Brujas

buenos platos flamencos en la Brasserie Halve Mann

Más información en www.halvemaan.be

POST AMIGO. Entradas de otros blogs relacionados con Brujas

Brujas. Visita una ciudad de cuento de Milviatges

Sobre El Autor

Viajera empedernida, me encanta descubrir historias, personas y lugares anónimos, curiosos, ocultos a los ojos. Desde octubre de 2018 me encontrarás también al frente de Penedes Lovers Enoturismo, una agencia receptiva especializada en la cultura del vino.

Artículos Relacionados

5 Respuestas

  1. Marta Pilar

    Precioso paseo, interesantísima historia y bellisimo lugar, un relato fácil de seguir, dinámico y entretenido todo el tiempo. Como final de fiestas o la guinda del pastel como dices, esa excelente comida abundantemente rociada con cerveza de la que han disfrutado allí. Realmente tentador para tener en cuenta si alguna vez puedo llegame a Brujas, un lugar con el que sueño hace años ir.. Un abrazo!!!

    Responder
    • Eva Puente

      Gracias Marta!!, la verdad que este lugar nos introduce en la historia de una tradición muy arraigada en Bélgica. Nos gustó mucho la visita guiada y aprovechamos para sacarle provecho a todas las posibilidades que ofrece. Pues otro rincón a disfrutar para cuando estés en Brujas!

      Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest