Isla de Ons, la pequeña desconocida del Parque Nacional de las Islas Atlánticas

El viento enreda nuestros cabellos, el aire huele a mar, a sal, a libertad. Gotitas de agua salpican nuestros rostros mientras el ferry se mueve ondulante en las aguas del Océano Atlántico. Los sonidos guturales de las gaviotas, de los cormoranes sobresalen por encima del ruido que hace el océano al romper contra las rocas. Aquí, el silencio humano es un privilegio, la naturaleza impone una ley absoluta que las personas tenemos que respetar. Estamos en la Isla de Ons, uno de los archipiélagos que compone el excepcional Parque Nacional Marítimo Terrestre de las Islas Atlánticas en Galicia.

Ons

Las aves son las protagonistas absolutas de la Isla de Ons

De la mano de nuestra amiga y colega, Paula Velasco, del blog Seis Maletas visitamos la bella Ons, que suele pasar de puntillas frente a las cercanas y afamadas islas Cíes, sobre todo desde que una de sus playas, la de Rodas, fuera declarada como la más bella del mundo.

Nuestra aventura por Ons comienza en el puerto de San Xenxo desde el que salen los barcos con dirección a la isla. Días antes, Paula, ha hecho la reserva por internet ya que hay un cupo de personas por día y así, además, podemos elegir la fecha y hora con antelación.

El viaje en barco ya resulta una interesante aventura. El paisaje es brutal. Dejamos atrás las Rías Baixas, oteamos el gris horizonte mientras las Islas Cíes quedan a nuestra izquierda. El viento que sopla impregna el alma y desde el inicio de la travesía, no paramos de sonreír.

De camino a Ons

De camino a Ons

La Isla de Ons

Principal isla del archipiélago de las Ons, situada a la entrada de la Ría de Pontevedra, una de las espectaculares Rías Baixas en la provincia de mismo nombre.

Ons conforma junto a las Islas Cíes, al archipiélago de Sálvora y al de Cortegada, el Parque Nacional Marítimo Terrestre de las Islas Atlánticas, único de esta categoría en tierras gallegas.

La isla tiene una extensión de 5,6 kilómetros de largo y 1,3 de ancho por lo que se puede recorrer en un día. Los caminos están muy bien señalizados y la dificultad es normal. En Ons viven unas ochenta personas que se distribuyen en nueve aldeas. El núcleo principal es O Curro, capital administrativa de la isla. Es la más poblada y lugar de llegada de los visitantes. Aquí está el puerto, así como restaurantes, mercados, la iglesia de San Joaquín y el Centro de Visitantes.

Imprescindible entrar para conocer de primera mano la singularidad del lugar que visitaremos. El centro ofrece información sobre las diferentes rutas, además de introducirnos en el patrimonio, costumbres e historia de la isla de Ons.

En O Curro, decidimos tomar un pequeño tentempié antes de comenzar la ruta que Paula nos ha preparado y que nos llevará durante unos cuatro horas (incluidas paradas) por seis kilómetros de auténtica belleza paisajística.

iniciamos con Paula la Ruta Sur de la Isla de Ons

Iniciamos con Paula la Ruta Sur de la Isla de Ons

Nuestra elección, la Ruta Sur de la isla de Ons 

El día amenaza lluvia. Durante el trayecto en barco y la llegada a la isla, los nubarrones nos han acompañado, pero ha sido comenzar a caminar y el sol nos ha regalado un día espectacular, ¡gracias! Así que, la ropa de abrigo y los chubasqueros que traemos, “por si acaso”, se quedan escondidos en una mochila junto a una de las playas.

De esta manera evitamos peso innecesario. Llevaremos con nosotros lo imprescindible: agua, protector solar, bocadillos, fruta, cámara y vídeo. Cuanto más ligeros de peso, mejor. Lo importante es disfrutar de las sensaciones que produce este impresionante lugar.

Comenzamos la Ruta del Sur

Ruta del Sur – Isla de Ons

Paula nos ha hablado hasta la saciedad de lo impresionante que resulta la Ruta del Sur, por ello nos dejamos contagiar de su emoción.

Comenzamos en O Curro, vamos tras los pasos de la senda de color verde, compañera de aventura durante 6,2 kilómetros.

Recorreremos, evidentemente y tal como indica su nombre, la parte sur de la isla de Ons. Salen al paso los diminutos barrios de Canexol y Pereiró, donde destacan sus paradisíacas playas de fina arena blanca.

Playa de Canexol - Isla de Ons

Playa de Canexol – Isla de Ons

A lo largo de este recorrido, salvaremos un desnivel de 86 metros. El cambio del paisaje, en los pocos pasos recorridos es brutal, parece que estuviéramos en lugares diferentes. Pasamos de plácidas playas blancas a pequeños bosques de arbustos. De golpe aparecen abruptos acantilados donde el bramar del agua contra las rocas resulta ensordecedor.

La vegetación es preciosa y destacan los helechos, los brezos, los endrinos. Una maravillosa capa verde de matorrales, donde conviven musarañas y nutrias junto a los auténticos reyes de las islas, las aves. ¡Esta isla es un paraíso natural!

A veces tenemos la rara sensación de caminar por alguna isla paradisíaca de afamado renombre, nos reímos al pensar que no, que ¡esto es Galicia!

bosques de arbustos - Isla de Ons

Bosques de arbustos – Isla de Ons

Horeo en la Isla de Ons

Horreo en la Isla de Ons

El mirador de Fedorentos nos invita a parar. Las vistas a la isla de Onza, a la Ría de Pontevedra y a las Cíes cortan la respiración.

El sol nos acaricia mientras las gaviotas no dejan de pasar a nuestro lado. El sonido del viento, de las aves y el agua acalla cualquier palabra. Aquí el silencio humano es obligatorio, solo habla la naturaleza y es importante escucharla.

Mirador de Feroventos e Isla de Onza

Mirador de Fedorentos e Isla de Onza

Con los ojos repletos de impactantes imágenes continuamos camino hacia uno de los lugares más increíbles de la isla. Vamos directos al encuentro con las puertas del averno. Accedemos a la costa occidental, muy escarpada. Ya no hay playas sino impresionantes acantilados donde la erosión del mar ha creado una serie de cuevas conocidas como furnas.

El paisaje es abrumador. La combinación de mar, panorámicas, gaviotas, flores y naturaleza en estado puro atonta los sentidos. Y ahora, a la altura de nuestros pies, se presenta la entrada al infierno (yo más bien pensaba que me encontraba en el cielo). El Buraco do Inferno, uno de los lugares que concentra un gran número de leyendas en Ons.

Dicen los de aquí, que el Buraco es la mismísima puerta de entrada al infierno, por ello es habitual escuchar los lamentos de las almas pecadoras. Dicen, así mismo, que un toro con cuernos de oro protege esta entrada.

Me encantan este tipo de leyendas, de historias, de cuentos que hacen, si cabe, más interesante y atrayente un rincón. Nos hemos sentado a escuchar “las lamentaciones” dejándonos impregnar de toda la belleza que nos rodea. Por cierto, ¡que juntos están el cielo y el infierno, el averno y el paraíso! Los tocamos con la mano.

Buraco do Inferno - Isla de Ons

Buraco do Inferno – Isla de Ons

Una cruz nos recuerda lo peligroso del lugar, ya que aquí han perecido algunas personas. A pesar de ello, las imágenes invitan a la quietud, a la contemplación, a un estado de pura calma. ¡Me quedaría así todo el día!

Tras el momento de ensoñación, la ruta nos lleva hasta la Ensenada de Caniveliñas la parte más occidental de la isla. El faro de Ons, sobresale entre el verde de los matorrales y el azul del cielo. Ahora, el camino es un tanto monótono aunque las vistas siguen siendo hipnóticas.

El sol aprieta bastante, el tiempo ha cambiado bruscamente y nos sobra todo. La ruta se hace circular, dejamos Caniveliñas a mano izquierda para introducirnos, a través de un paisaje de helechos, en el camino de vuelta.

ensenada de Caniveliñas - Isla de Ons

Ensenada de Caniveliñas – Isla de Ons

En nuestras cabezas están ahora las imágenes de las blancas playas de arena fina. Queremos refrescarnos, probar el agua del Atlántico. La ruta nos devuelve, de regreso, preciosas imágenes que ahora vemos desde otra perspectiva.

La tranquila playa donde hemos dejado la mochila sirve para reparar fuerzas. Nos tumbamos en la fina arena e intentamos, aún a riesgo de congelación, meternos en el agua. Cosa que conseguimos justo hasta la cintura.

Después, toca disfrutar de este entorno único, pero estamos cerca de un núcleo de población y el ser humano ya se hace notar. La música de un chiringuito cercano mata el encanto del momento.

Después de la ruta toca momento playa.

Después de la ruta toca momento playa

A las siete de la tarde sale el último barco de regreso. La isla no permite quedarte a no ser que tengas permiso para el camping o para alguna de las casas rurales que existen, por lo que o bien cogemos el ferry o ¡Houston, tenemos un problema!

Mientras esperamos nuestro turno para subir, contemplamos imágenes cotidianas de pescadores que regresan con las capturas. Miro hacia atrás para intentar retener la belleza de esta isla en mi retina.

Pescadores regresan con la carga - Isla de Ons

Pescadores regresan con la carga – Isla de Ons

¡Hasta pronto Ons!, hasta muy pronto islas atlánticas. No creo que tardemos mucho en regresar al paraíso del Parque Nacional gallego.

Hay mucho por ver, sentir y vivir aquí. Un pedazo de tierra que enamora a golpe de viento, a golpe de mar, por sus gentes, por sus leyendas… Paula tenía razón, nos alegra haberla hecho caso.

Como he oído o leído en algún sitio, ¡Galicia mola! y nosotros añadimos, ¡y es pura magia! Por cierto, de regreso nos llovió, pero… Galicia no sería lo mismo sin la lluvia.

Desde el Cabo Home podemos ver el archipiélago de Ons

Desde el Cabo Home podemos ver el archipiélago de Ons

Datos de interés

– Para acampar, bucear o fondear en la isla hay que pedir permiso a través de la página del Parque Natural.

– En el Centro de Visitantes facilitan los mapas de los cuatro senderos o rutas que se pueden realizar.

– Para llegar hay varias opciones, la más económica, el ferry. Recomendamos reservar desde internet, aunque tienes que pasar obligatoriamente por las taquillas instaladas en los puertos. 14€ i/v (julio 2014).

– Lleva agua, protección solar, sombrero, chubasquero. Cuando el sol aprieta es difícil encontrar una sombra. Si solo vienes a disfrutar de la playa, con el bañador y la toalla, ¡más que suficiente!

– Los restaurantes se ponen hasta la bandera por lo que es mejor reservar antes.

Vídeo de la Isla de Ons

Vídeo en versión 3D

Nota de autor:  Algunos de los enlaces en este artículo incluyen enlaces de afiliados. Esto significa que si realizas la compra de un producto siguiendo ese enlace, nosotros recibiremos una comisión. El uso de este enlace no incrementa el precio final para el consumidor. Gracias a este sistema, nos ayudas a seguir adelante con el mantenimiento del blog y con nuestro proyecto viajero.

Sobre El Autor

Viajera empedernida, me encanta descubrir historias, personas y lugares anónimos, curiosos, ocultos a los ojos. Un objetivo: la vuelta al mundo!

8 Respuestas

  1. Ana

    ¡Qué bonito! Galicia es para mí una de mis comunidades pendientes, a la que hay que dedicarle tiempo. Me ha encantado el contraste entre las playas de arena blanca y la vegetación según suben y se adentran en la isla.
    Un saludo,
    Ana. La Maleta Preparada.

    Responder
  2. Diana Miaus

    Cómo me gusta leer sobre Galicia, como gallega que soy.Las Ons, a diferencia de las Cíes, son más salvajes y menos visitadas. Las playas son fantásticas, y los acantilados de muerte!! Qué ganas de veranillo…
    Un saludo!

    Responder
  3. silvia

    Bonito recorrido por la Isla de Ons, aunque vivo relativamente cerca de Galicia no he podido aun disfrutar de esta isla que ya veo que merece mucho la pena 😉
    Si que he estado en las Islas Cies y con una maravilla pero veo que estas también, habrá que descubrirlas 😀

    ¡Saludos!

    Responder
  4. Mig_inshala

    Con este texto he recordado mis 18 años cuando iba a la Isla de Ons con mis amigos de Pontevedra a pasar un mes entero junto a la playa de Melide. No había caminos, sólo sendas. Era un mes asalvajados, mes nudista donde podías ver nidos de cormoranes y para comer ibas a pescar robaliza con los amigos o bien andabas 6km para comer caldeirada de pulpo o de raya en el único bar de la isla.
    Recuerdo muy bien la luz nocturna que proyectaba la luna haciendo sombra al andar.
    Una maravilla de lugar. Imagino que ahora estará muy explotada por el turismo.
    Maravillosa isla.

    Responder
  5. Rocío

    Buenos días Eva,
    Ante todo felicitarte por el blog.
    Sí es verdad, aunque cada vez menos, que la Isla de Ons es la pequeña desconocida del Parque Nacional.
    Sin embargo, es un auténtico paraíso que hay que visitar.
    La Ruta del Sur me pareció impresionante.
    Muchísimas gracias por el post.
    Un saludo.

    Responder
    • Eva Puente

      Buenas tardes Rocío! Muchas gracias a ti por tu comentario y por pasarte por nuestro blog. En breve iniciaremos una serie de artículos osbre Galicia, una tierra que nos encanta! Esperamos volver pronto para seguir disfrutando y descubriendo bellos rincones.

      Saludos viajeros!
      Eva y Carmelo

      Responder
  6. Ruben

    Un paseo impresionante a orillas del bravo océano Atlántico, me he sentido allí recorriendo esta maravillosa isla con vosotros. Es triste pero siendo gallego, todavía nunca he estado en Ons. Me apunto este paseo para recorrer el paraíso y el infierno en un mismo trayecto. Excelente post, fotos y vídeo.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.