Parque Natural Taejo internacional frontera natural entre España y Portugal

En el año 2012 Extremadura y Portugal llegaron a un acuerdo para crear el primer parque natural internacional de Europa. De la mezcla de Tajo (español) y Tejo (portugués) nace la denominación como Parque Natural Taejo Internacional. Parece que a Extremadura le gusta relacionarse bien, ya que también participa de otro Sendero Internacional

Mirador de La Carrasquera - Cedillo

El río Tajo y su afluente el Pónsul – Cedillo

Cedillo, entre Portugal y España

Mi aventura por este singular entorno natural comienza en Cedillo, un pequeño pueblo que se sitúa en el punto más occidental de Extremadura y que tiene la peculiaridad, entre otras cosas, de limitar al norte, al sur  y al oeste con Portugal. Curioso ¿verdad? pues sigamos con sus peculiaridades.

Fue fundado por pescadores portugueses allá por el siglo XVI, pero en su término municipal se encuentran vestigios de asentamientos humanos y de tumbas antropomorfas del siglo IV al VIII. Será declarado municipio español en el siglo XVIII.  Dicen que su nombre deriva de ser un pueblo “cedido”…

Iniciamos la ruta con una visita protocolaría al ayuntamiento de la localidad donde, de la mano de su alcalde, conocemos que Cedillo es famoso por su peculiar guía de teléfonos, confeccionada a partir de los motes de los vecinos. Tras la bienvenida y presentación de los guías que nos acompañarán por el parque, dejamos nuestro equipaje en La Casa del Barquero, un precioso alojamiento rural perfecto para iniciar las rutas por el Parque.

Picnic en el Parque Natural Taejo Internacional

Picnic en el Parque Natural Taejo Internacional

En el paraje conocido como Mirador de La Carrasquera nos espera una comida típica. Hemos llegado en 4×4 a través de un senda de unos tres kilómetros que también se puede hacer a pie. La mezcla de la gastronomía portuguesa y extremeña cobra sentido en Cedillo.

De una manera muy jugosa iniciamos nuestro recorrido por el Parque Natural Taejo Internacional. Una mesa delicadamente decorada, bajo la sombra de una pérgola es nuestro restaurante al aire libre. Todo un lujo al alcance de la mano que se traduce en sopa de pez, ibéricos y “Serradura”. Fusión hispano-lusa 100%.

Todo un lujo en el Mirador de la Carrasquera

Todo un lujo en el Mirador de la Carrasquera

La Carrasquera es un lugar ideal para preparar un picnic con amigos, con la familia o en pareja. Todo esta preparado al detalle para disfrutar de uno de los rincones más bellos del parque. El mirador ofrece vistas al río Tajo y a su afluente, el río Ponsúl.

Aquí he pasado un inolvidable momento junto a un grupo de personas increíbles. Estas son las mejores experiencias de cualquier viaje, compartir animada charla con los lugareños mientras te explican, que el pescado (una carpa) salió esa misma mañana del Tajo, que el cuenco de la sopa es un trozo de corcho recogido de un alcornoque de la zona.

Nos hablan de la ilusión que ha producido la creación del Parque Natural Internacional, del arduo trabajo colectivo de los municipios que lo configuran y de las esperanzas que tienen puestas en este tipo de turismo sostenible. Relatan divertidos las anécdotas que produce la mezcla del portugués y el castellano.

Sopa de pescado - Parque Natural Taejo Internacional

Sopa de pescado del río Tajo

Dulce de Serradura

Dulce de Serradura

Nos cuentan que nuestro postre, la Serradura, es “dulce y melancólico” como un fado portugués. Sencillamente sublime. ¡Que bien sienta una comida hecha con tanto mimo!

Taejo

Nuestro cocinero, la sopa de pez y recipiente de corcho

Tras la animada charla y la deliciosa comida, me embeleso con las vistas panorámicas de La Carrasquera.

El placer de lo sencillo - Mirador en Cedillo

El placer de lo sencillo – Mirador en Cedillo

Casi sin tiempo para la digestión, volvemos a los 4X4 para conocer el Balcón de las Pizarras, punto clave para observar las aves que reinan en este singular Parque Natural: la cigüeña negra, el águila imperial y el buitre negro.

Observando aves desde el Balcón de las Pizarras - Cedillo

Observando aves desde el Balcón de las Pizarras – Cedillo

Los 4X4 nos introducen en la impresionante Dehesa extremeña. El paisaje es muy generoso con el visitante. Abundante verde, flores, azul del cielo, marrón de los alcornoques, vamos, una auténtica explosión de color y olor en primavera.

Paisajes de la Dehesa - Cedillo

Paisajes de la Dehesa – Cedillo

Por el camino nos topamos con paneles de abejas, a las que es muy recomendable no molestar, así como manadas de vacas retintas que parecen toros bravos. Llegamos al valle del río Sever donde se localiza otro de los grandes protagonistas del parque, los ciervos. ¡Pero no vemos ninguno! El guía nos emplaza a regresar en otoño, ya que esta zona es uno de los mejores lugares del mundo para presenciar la berrea. ¡Tomo buena nota!

Vacas retintas en el Parque Natural Taejo Internacional

Vacas retintas en el Parque Natural Taejo Internacional

Buscando a "Bambi" - Mirador del río Sever en Cedillo

Buscando a “Bambi” – Valle del río Sever en Cedillo

En medio de un  bellísimo alcornocal termina el primer día de ruta. Nos encontramos ante un paisaje de cuento donde se ubica un extraordinario conjunto de tumbas antropomorfas con piezas únicas que van del siglo IV al VII. Las explicaciones del guía nos dejan boquiabiertos. La orientación, la posición de los cuerpos, la manera de tallarlas…, ¡hay que venir hasta aquí para verlo!

Alcornocal y tumbas antropomorfas - Cedillo

Alcornocal de Cedillo

Tumbas antropomorfas en el Parque Natural Taejo Internacional - Cedilla

Tumbas antropomorfas en el Parque Natural Taejo Internacional

Cedillo, es pequeño, no más de quinientos habitantes, pero resulta muy interesante. Casi perdido en los confines de nuestro país atrapa al viajero para conducirle de sorpresa en sorpresa. Antes de cenar, visitamos su Museo Etnográfico, donde se aprovecha el ocaso para explicar que el Parque Natural tiene uno de los cielos con menor contaminación lumínica de la Península, lo que convierte a Cedillo en un excepcional punto de observación estelar.

El museo contiene todo tipo de utensilios, herramientas, ropas y menaje utilizado antiguamente. Destacan los tuppers de la época, recipientes de corcho que servían para mantener los alimentos de manera natural. También hay un apartado dedicado al parque, aunque el centro de interpretación principal se encuentra en la localidad de Alcántara.

Museo Etnográfico de Cedillo y sus Tuppers

Museo Etnográfico de Cedillo y sus Tuppers

El responsble nos acompaña por las diferentes plantas dejando para el final una perfecta guinda del pastel, la terraza-mirador desde la que apreciar el bello atardecer del entorno.

El cielo de Cedillo

El cielo del Parque Natural Taejo Internacional

Una deliciosa cena rayana con buñuelos de bacalao, frango asado (pequeño pollo portugués) y patatas, despide nuestro primer día por este singular enclave natural.

Navegando por el río Taejo, el Parque Natural desde el agua

Tras conocer la parte terrestre del Parque, toca disfrutar de este entorno natural desde el agua. El río Tajo nos mecerá en sus aguas y mostrará todo su encanto justo en la frontera entre España y Portugal.

Nos embarcamos para el crucero por el Tajo

Paseo Fluvial por el Tajo – Cedillo

El crucero fluvial parte del embarcadero situado en Cedillo a pocos metros de una presa de titularidad privada, que hace de frontera entre los dos países y que solo se abre al tráfico los fines de semana. Los habitantes de Cedillo piden la apertura todos los días, ya que la mayoría tienen familia y vinculaciones con la población vecina portuguesa. Viajar durante la semana supone recorrer unos ciento veinte kilómetros, mientras que el paso por la presa representa tan solo unos veinte.

La presa de la discordia en Cedillo

La presa de la discordia en Cedillo

La embarcación, Balcón del Tajo, nos espera para conducirnos durante dos horas por un relajado paseo entre Cedillo y Herrera. El viaje es muy didáctico, ya que el barco es una escuela de naturaleza. La parte de abajo está preparada como aula de interpretación donde se explica la singularidad del río, los datos referentes a la flora y fauna del parque.

Paseo fluvial en el Balcón del Tajo

Paseo fluvial en el Balcón del Tajo

Tras la explicación toca salir al exterior y moverse libremente para disfrutar del río más largo de la Península. Se avistan nidos de cigüeña negra. Llegamos a un punto donde el Tajo y su afluente se juntan. Resulta curioso ver como cada una de las orillas tiene una flora y vegetación diferente, la española al norte es más frondosa y verde, la portuguesa al sur, es más seca.

Dejamos el Tajo, muy a mi pesar. El final de mi ruta por este paraje natural termina en la Dehesa La Solana, un criadero y secadero de jamón. ¿Que más se puede pedir para enamorarse de Extremadura? Esta tierra lo tiene todo para cautivar al visitante más exigente, a mi me ha hecho falta muy poco para querer regresar.

Taejo

Secadero de Jamones – Dehesa La Solana

Taejo

Materia prima del jamón Denominación Origen Dehesa de Extremadura

Sobre El Autor

Viajera empedernida, me encanta descubrir historias, personas y lugares anónimos, curiosos, ocultos a los ojos. Desde octubre de 2018 me encontrarás también al frente de Penedes Lovers Enoturismo, una agencia receptiva especializada en la cultura del vino.

8 Respuestas

  1. Dany Morato

    Un buen repaso por las excelencias del primer Parque Natural internacional de Europa. Gracias por mostrar los encantos de este rincón compartido por España y Portugal.
    Un saludo desde el Tajo Internacional!!

    Responder
    • Eva Puente

      Hola Dany! gracias por pasarte por nuestro blog y por tu comentario. Un placer poder disfrutar de este maravilloso Parque compartido, todo un ejemplo de que la buena vencidad lleva a proyectos interesantes.
      Un abrazo,
      Eva y Caremlo

      Responder
    • Eva Puente

      Hola Alejandro, gracias a ti por pasarte por el blog. Como bien dices, este Parque cuenta con un gran número de actividades a realizar y todas muy interesantes. a ver si te animas a venir por aquí!

      Un abrazo

      Responder
  2. Con arena en la mochila

    Qué bonitas fotos y qué verdor. Desconocíamos este parque y eso que los padres de Ely son de allí. Como cambia la dehesa de una época a otra por cierto. La foto de los jamones en el secadero no tiene precio quien los pillara. jeje Un saludo

    Responder
    • Eva Puente

      Un abrazo pareja!, pues tenéis que ponerle remedio a ese desconocimiento y más teniendo familia allí. si os gusta el treking o el senderismo, el Parque es una buena opción!. La Dehesa extremeña es una preciosidad y un tesoro medioambiental de nuestro país.
      jajaja, ays, ese jamoncito que despierta pasiones :-).

      Un abrazo

      Responder
  3. Netikerty

    Que excursión más bonita para hacer!! Me está dando una envidia…. las fotos son una pasada.
    Me apunto el sitio que no lo conocía.

    Responder
    • Eva Puente

      Gracias Netikerty! Merece la pena hacer esta excursión y recorrer las diferentes localizaciones del Parque Natural, es increíble, una verdadera joya natural y muy desconocida.

      Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.