Persépolis, joya arqueológica de Irán

Existen infinitas razones para visitar Persépolis.

Desde las artísticas a las sentimentales, desde las curiosas a las históricas, desde las personales a las espirituales.

En nuestro caso se sintetiza en una sola, mi sueño personal por conocer y pisar la capital de un imperio que siempre me fascinó.

Carmelo, irremediablemente, se vio arrastrado por esta pasión incondicional hacia Irán, dando lugar a un viaje de un mes por el país.

En el periplo iraní, la visita a la antigua capital persa era primordial.

Parsa, capital del imperio Aqueménida

Ruinas de Parsa, capital del imperio Aqueménida, más conocida por su nombre griego Persépolis

Pinceladas de historia sobre Persépolis

“Yo soy Darayavahu, el Gran Rey, Rey de Reyes, rey de muchas naciones… Por la voluntad de Ahura Mazda éstas son las naciones que me dan tributo (entre otras) Media, Arabia, Babilonia, Egipto, Armenia, India, Gandara…”

Este texto forma parte de las inscripciones que acompañan las figuras de las veintiocho naciones representadas en la gran escalera previa a la gran sala de Darío I.

El fundador de la nueva capital ceremonial persa tenía un claro objetivo, diferenciarla de las capitales administrativas situadas en Babilonia, Susa y Ecbatana.

También, pretendía distinguirse de su padre, el gran Ciro II, quien inicia la dinastia Aqueménida y el imperio persa, uno de los más grandes que ha conocido la historia de la humanidad.

postal panorámica de Persépolis - Irán

Panorámica de Persépolis

Parsa, “la ciudadela de la Paz”, para desgracia y humillación histórica pasó a la historia con el nombre que le dieron sus conquistadores griegos, Persépolis.

Aunque en Irán es conocida como Taxt-e Gamsid (el trono de Gamsid, primer gobernante mítico de Irán).

Fundada alrededor del año 500 a.C., a los pies del monte Koh-e-Ramat, elevada sobre una terraza artificial y rodeada por una triple muralla, Persépolis constituía una ciudad palaciega con un buen número de templos y edificios políticos, “protegidos” en su mayoría por los famosos lammasus (divinidad de origen asirio con forma de toro, alado y con rostro humano).

Panorámica de la ciudad palaciega de Persépolis

Conjunto arqueológico de Persépolis

La ciudad cobraba sentido durante la primavera, estación en la que se celebraba el Nouruz (día del año nuevo para los persas).

Fecha elegida para la pleitesía de los representantes de las veintiocho naciones de su imperio, de ahí que Persépolis tuviera una funcionalidad ceremonial a diferencia de las otras capitales del imperio.

La ciudad continuó su crecimiento durante los reinados del hijo y nieto de Darío I: Jerjes I (odiado personaje en la película “300”) y Artajerejes I.

En su construcción nunca se utilizaron esclavos si no obreros libres venidos desde todas las naciones del imperio.

Entre otros, babilonios, jónicos o egipcios, de ahí la presencia de diferentes estilos arquitectónicos en los edificios y esculturas de Persépolis.

Relieve simbólico del león comiéndose al toro (lo nuevo sustituye a lo viejo)

Relieve simbólico del león comiéndose al toro (lo nuevo sustituye a lo viejo)

Su desaparición llegó de la mano de Alejandro el Magno, quien ordenó el incendió y destrucción de Parsa en el año 330 a.C.

Este hecho acabo con dos siglos de esplendor persa y dio por finalizado el poder de la dinastía Aqueménida.

Dos mil años después, en pleno siglo XX, otro gobernante, en este caso el controvertido Sha de Persia, decidió celebrar una fastuosa ceremonia para conmemorar los 2.500 años de monarquía lo que suscitó muchas críticas y enemistades respecto al lugar y a la institución real.

Con la llegada al poder del régimen islámico se pretendió borrar para siempre cualquier referencia a la monarquía, la intolerancia llevó a un grupo de fanáticos hasta las puertas de la ciudad para arrasarla.

Gracias a la intervención del gobernador de la provincia de Fars y a los habitantes de Shiraz que se movilizaron y se interpusieron frente a los buldozers, jugándose la vida, podemos disfrutar de esta ciudad legendaria, de fuertes tintes megalómanos.

vistas de Persépolis - Irán

Razones para visitar Persépolis

1. Históricas. Persépolis fue capital ceremonial del mayor de los imperios de Oriente Medio a lo largo de dos siglos, el aqueménida.

Tres reyes la utilizaron como sede de sus ceremonias para empequeñecer a los representantes de sus naciones sometidas.

Dario I, Jerjes y Artajerjes construyeron, ampliaron y mimaron una de las más excepcionales joyas de la antigüedad, la ciudad de Parsa.

En las excavaciones iniciadas en el año 1930, se descubrieron, enterradas baja capas de cenizas y arena del desierto, las magníficas “Tablas de Persépolis”.

Un conjunto de más de treinta mil tablas de madera y arcilla de escritura cuneiforme, elamita, arameo e incluso griego y persa antiguo entre otras lenguas.

El descubrimiento permitió conocer aspectos de la organización del imperio y sus lenguas. 

Tablas de escritura cuneiforme en el Museo de Persépolis

Tablas de escritura cuneiforme en el Museo de Persépolis

2. Artísticas. Los apasionados de la Historia del Arte estamos de enhorabuena en Persépolis.

No os imagináis la emoción que entra al ver los magníficos toros alados que dan la bienvenida en la famosa Puerta de las Naciones, una imagen tantas veces vista en los libros.

La capital aqueménida es la obra cumbre del arte persa de la época, cuyos capiteles, columnas, urbanismo y orientación fue posteriormente copiado en otras ciudades.

Puerta de las Naciones

Puerta de las Naciones

Nunca hasta entonces, una ciudad se había construido elevada sobre una terraza artificial.

Resulta llamativo el uso del simbolismo para relacionar el poder real con la deidad Ahura Mazda, repetida en muchos de los relieves del conjunto arqueológico.

Solo por contemplar la Gran Escalera de acceso a la sala del trono merece la pena un viaje a Irán.

Hubiera estado todo el día admirando cada detalle de los relieves que relatan, con una profundidad de detalles exquisita, las “procesiones” de cada primavera cuando las comitivas de las naciones sometidas al imperio venían a dar ofrendas al rey.

Etíopes, anatolios, egipcios y un largo número de personajes retratados e inmortalizados en una de las escaleras más bellas del mundo.

Dealle de la Gran Escalera de Darío I

Detalles de la Gran Escalera de Darío I

relieve en piedra de ofrendas persia en Persépolis - Irán

3. Patrimonio de la Humanidad. En el año 1979, las ruinas de la ciudad de Persépolis son declaras Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

La antigua capital es en realidad un espléndido conjunto de palacios de dimensiones megalómanas y de clara inspiración mesopotámica.

Después, a lo largo de su construcción, se observan capitales jónicos y/o esculturas asirias entre otras. Persépolis es un compendio del arte de su época.

La cantidad y calidad de restos patrimonionales, artísticos e históricos con los que cuenta Persépolis la han situado en un privilegiado lugar dentro de los lugares UNESCO.

Actualmente, el gobierno iraní continúa con la labor de conservación y estudio de la antigua capital aqueménida.

Columna de los diez mil

Columna de los diez mil inmortales en Persépolis

4. Sepulturas reales. Excavadas en la magnífica roca del monte Kuh-e-Ramat, las tumbas reales de Artajerjes II y III dominan las ruinas de Persépolis.

Si el conjunto arqueológico deja sin palabras, esta zona es la guinda de un espectacular pastel.

Sepulturas reales en Persépolis

Sepulturas reales en Persépolis

Una empinada subida, que se hace bastante dura bajo el sol y el calor que reina en Persépolis, nos sitúa en el mirador excepcional de la capital.

En la cima se muestra el arte funerario de los aqueménidas, Ahura Mazda y Darío I vuelven a tener la mayor relevancia.

Persépolis se encuentra a unos setenta kilómetros de Shiraz, en la provincia de Fars

Persépolis se encuentra a unos setenta kilómetros de Shiraz

En recientes excavaciones, han sido halladas otra colección de sepulturas de períodos post-aqueménidas.

Posiblemente el lugar se utilizó como cementerio tras su abandono.

5. Museo de Persépolis. Un mundo aparte resulta el museo instalado en uno de los laterales del conjunto arqueológico.

Aunque hay que pagar una nueva entrada para acceder al interior (100.000 rials), merece la pena.

Museo de Persépolis

Museo de Persépolis

El museo contiene piezas arqueológicas de valor incalculable.

Una colección de tablillas de escritura cuneiforme, capiteles con grifos, toros alados, relieves de la sempiterna deidad zoroastriana, pero lo impresionante es la recreación del palacio de Darío I con sus coloridas columnas de madera de cedro.

La mayoría de los objetos recuperados durante las excavaciones se encuentran en museos de Londres o París.

Una pena ya que donde un resto arqueológico tiene valor es en su lugar de origen.

Vídeo de la visita a Persépolis

Vídeo versión 3D

Podría relatar muchas más razones por las que Persépolis es un imprescindible.

Pero creo que lo dicho hasta ahora es suficiente como para inspirar a cualquier viajero apasionado de la historia, del arte y del patrimonio para viajar hasta Irán y, en concreto, hasta la cuna de su viejo imperio persa.

Es en Persépolis donde el visitante entiende que los iranís no son árabes, sino persas.

Donde uno entiende lo extendido que está el culto a Zoroastro por el país a pesar de la estricta imposición de la religión islámica por el gobierno.

En Persépolis se entiende el buen gusto y la cultura de los iranís y su extremada hospitalidad, que le viene concedida desde tiempos remotos.

Olvidaros de las nefastas escenas de Jerjes I en la película-cómic de “300”. Liberar vuestra mente de prejuicios y tópicos.

En la antigua Parsa os sentiréis hipnotizados por unos reyes y un imperio que a pesar de su dureza siempre permitió la libertad y credos de las naciones que anexionaba.

Emocionados junto a la Gran Escalera de Persépolis

Emocionados junto a la Gran Escalera de Persépolis

Necrópilis de Nasqsh-e Rostam

Imprescindible visitar, a tan solo diez kilómetros de Persépolis, la necrópolis de Nasq-e Rostam, una de las sorpresas mejor cuidadas de Irán.

En este árido paraje se visitan los mausoleos excavados en la roca de los reyes Dario I, Jerjes I, Artajerjes I y Darío III.

Obra cumbre del arte funerario aqueménida. Tan impresionantes que incluso la dinastía posterior, los Sasánidas, conservaron y ampliaron con nuevos relieves de su época.

¡Os puedo asegurar que te quedas sin palabras! El lugar es de acceso libre.

Nas

Nasqsh-e Rostam, necrópolis de Persépolis

Ofrendas en los bajorrelieves de la necrópolis

Ofrendas en los bajorrelieves de la necrópolis

Destaca, además de los bajorrelieves con la historia de nacimientos de diosas, torneos al estilo medieval europeo y proclamaciones de reyes, el equilibrado Templo del Fuego de origen zoroastriano parcialmente hundido en la tierra.

Templo del fuego zoroastriano

Templo del fuego zoroastriano

Y como no todo es historia, patrimonio y arte en la vida del viajero, toca la hora de degustar deliciosos platos persas.

Tras la visita a la necrópolis nuestro taxista nos llevó hasta un restaurante cercano, un oasis en medio de la desértica Fars.

A pesar de los grupos de turistas, te encuentras en el paraíso, repleto de fuentes, jardines y zonas de sombra.

¿Puede existir una mejor manera de acabar una jornada entre piedras, historia y cultura? probablemente sí, pero en esos momentos, es la que nos pedía el cuerpo.

Platos persas en el restaurante cercano a Persépolis

Platos persas en el restaurante-buffet Laneh Tavoos cercano a Persépolis

Datos prácticos para visitar Persépolis

– Cómo llegar. La mejor manera es en taxi. Nosotros contratamos uno para toda la jornada por unos 15€. Un joven taxista nos acompañó a la visita y a la necrópolis. 

Persépolis está a unos 70 kilómetros al sur de Shiraz, algunos turistas o viajeros aprovechan el día de camino a Shiraz para vistarla.

Nosotros preferimos tomárnoslo con tranquilidad e hicimos ida y vuelta.

Momentos divertidos con nuestro taxista

– Consejos: Protección solar, sombreros, gafas de sol. Ropa transpirable y calzado cómodo. Como veis en las fotos, no tuve que llevar pañuelo, con el sombreo fue suficiente. ¡Mucho mejor! porque además de dejarme traspirar me cubrió del fuerte sol de la zona. 

¡Hidrataros bien y llevar agua! Antes de acceder al conjunto arqueológico existe una zona de servicios muy completa.

La visita no está acondicionada para personas con movilidad reducida.

Existen guías oficiales que puedes contratar junto a la entrada.

Si entiendes el inglés, puedes ahorrarte un buen pellizco, el monumento cuenta con paneles informativos en este idioma en todos los lugares de interés.

Además si el taxista que te acompaña sabe del tema, mejor que mejor.

– Comer: mejor hacerlo fuera del recinto, os saldrá más económico.

El restaurante que al que nos llevó nuestro taxista salió por unos 22€ para los tres con todo lujo de detalles y sin privarnos de nada.

Alojamiento: Hotel Apadana, dentro del recinto mismo de Persépolis. A un kilómetro aproximadamente el Persepolis Tourist Hotel. 

Otros consejos y pasos para viajar a Irán.

relieves persas con escritura cunifome en Persépolis - Irán

“Que no venga a esta nación ni el ejercito enemigo ni la hambruna ni la mentira.

Esta petición le hago yo a Ahura Mazda con todos los dioses.” Palabras de Darío I situadas en la escalera de acceso a Persépolis.

Y con las reales palabras de Darío I, dimos por cumplido un sueño, un anhelo viajero.

Solo puedo confesar que al llegar a los pies de la Puerta de las Naciones comencé a llorar, emocionando a nuestro joven taxista al contemplar que una persona de occidente sintiera ese amor por su país.

Qué le voy a hacer, ¡soy una sentimental! y no puedo evitar emocionarme ante la belleza.

Sobre El Autor

Viajera empedernida, me encanta descubrir historias, personas y lugares anónimos, curiosos, ocultos a los ojos. Desde octubre de 2018 me encontrarás también al frente de Penedes Lovers Enoturismo, una agencia receptiva especializada en la cultura del vino.

Artículos Relacionados

15 Respuestas

  1. Carmen

    Caramba Eva, no me extraña que fuese tu sueño, ahora se ha convertido en el mío. Espero que sigas cumpliendo sueños tan maravillosos como este.
    Excelentes fotos que me han dejado con la boca abierta.
    Un abrazo
    Carmen

    Responder
    • Eva Puente

      Muchas gracias Carmen! pues a soñar tocan que ya ves que los sueños se cumplen 🙂

      un abrazo!

      Eva y Carmelo

      Responder
  2. jordi (milviatges)

    Muy buen post1 Un excelente relato de la historia de un lugar imprescindible. Desde luego lo de hidratarse bien y tomar precauciones con el sol me parece imprescindible. El riesgo de derretirse es aquí muy importante! Me encantó también la necrópolis. Me alegró que la hayan comentado también.

    Responder
    • Eva Puente

      Hola Jordi, pues si, siempre es importante aconsejar a los viajeros para tomar precauciones que puedan evitar contratiempos y arruinar un lugar :-). En ciertas zonas de Irán hace mucho calor y el sol aprieta por lo que es muy importatne protegerse bien del sol.

      La necropolis fue para nosotros, uno d elos lugares más increíbles del viaje. Nos hubíermos estado allí todo el dia!

      Gracias por el comentario, Eva y Carmelo

      Responder
  3. Cristina

    Estupendo post sobre esta ciudad cargada de historia y arte. No la conozco, pero ganas entran con tus palabras. Y desde luego, dar las gracias a aquellas personas que defendieron de la destrucción este legado único.
    Ah… que no se me olvide: ¡¡pintaza la de esos platos persas!! Ñam ñam.
    Un abrazo.

    Responder
    • Eva Puente

      Gracias a ti Cristina por el comentario.

      Seguro que en nada te vemos por Irán!! cierto lo que dices, menos mal que el empeño de unas maravillosas personas consiguieron que Persépolis no fuera destruida, ahora todo el mundo puede disfrutar de esta joya.
      Un abraz, Eva y Carmelo

      Responder
  4. Lilián Viajera

    Eva, ya sabés respecto de mis ganas, ansias, deseos de conocer Irán.
    Obviamente Persépolis estará en mi visita.
    Me alegra que con semejante post ya me lo hayas presentado como corresponde. Gracias a vos por eso.
    Reitero que cada vez que leo uno de tus post sobre Irán aumenta más mi deseo de conocer este país.
    Y me alegra que un lugar pueda hablar respecto del pueblo que visitas, me emocionas al decir que : “Persépolis es donde el visitante entiende que los iranís no son árabes, sino persas”
    Gracias Eva, Gracias Carmelo!!!

    Responder
    • Eva Puente

      Querida Lilián, gracias de nuevo por tus bellas palabras. Me encanta como interiorizas cada uno de los posts que lees, es muy de agradecer!!

      Seguro que Irán, y sobre todo Persépolis, estará en tu agenda viajera en breve.
      Un abrazo, Eva y Carmelo

      Responder
  5. Jaime

    Hola Eva,

    Estamos en Irán y, entre otros, hemos usado tu blog para documentarnos, ¡Nos ha sido utilísimo!

    Sólo un apunte a este post: te escribo desde el Wi-fi del Hotel Apadana, dentro del recinto mismo de Persépolis, así que te confirmo que sí que hay hoteles aquí (también hay otro a un km más o menos llamado Persepolis Tourist Hotel)

    Gracias,

    Responder
    • Carmelo Caballero

      Hola Jaime, encantados de haberos podido ayudar en vuestra ruta. Tomamos nota de tu información que seguro será de utilidad para otros viajeros. Disfrutad del país y sus gentes. Ya nos contareis más a la vuelta. Un abrazo.

      Responder
  6. Nerea

    Hola, Eva!
    Enhorabuena por tu blog. He llegado a él buscando información práctica de Persépolis y me ha parecido una maravilla 🙂
    Quería hacerte una pregunta relacionada con él. ¿Tienes aún el contacto del taxista que os llevó?
    Mil gracias!!
    Nerea

    Responder
    • Eva Puente

      ¡Hola Nerea! Muchas gracias por tus palabras y por pasarte por nuestro blog 🙂 Por desgracia no conservamos el contacto, ya que lo teníamos en un móvil que perdimos 🙁 ¡Lo siento! No obstante, seguro que una vez que estéis en Shiraz, seguro que encontráis algún taxista igual de majo que os pueda llevar hasta Persépolis y en todo caso, si queréis rebajar el precio del trayecto, podéis pillar uno compartido.
      Un abrazo,
      Eva y Carmelo

      Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest