Excursión por el río Gambia

Entre las diferentes actividades que se pueden hacer en Gambia, he tenido la oportunidad de vivir un recorrido ornitológico por el río Gambia y sus manglares, sin duda una de las actividades al aire libre más recomendables para conocer la flora y fauna del país.

La vida salvaje, en particular las aves, está presente en cualquier rincón del país.

En el hotel donde te alojas, mientras paseas por la playa, alborotando en el mercado de pescado de Tanji o circulando por las carreteras.

Cualquier lugar es perfecto para contemplar un buen número de diferentes especies.

Un grupo de buitres se agrupan en los jardines del Hotel Senegambia

Las gaviotas esperan su turno tras la descarga de la pesca en Tanji

Imprescindible la visita al Tanje Village Museum para entender la historia, cultura, uso y costumbres del país, a la vez que nos muestra la rica flora y fauna de Gambia.

El Tanje Village es el primer museo de carácter privado abierto en Gambia.

Creado en 1997 por Abdoulie Bayo se sitúa a tan solo 32 kilómetros de la capital, Banjul.

Una especie de “poblado” gambiano que alberga exposiciones etnográficas, instrumentos tribales y una documentada galería de fotos sobre la vegatación y las aves.

Todo ello perfectamente ambientado dentro de típicas cabañas Mandinka.

Introducción a la ornitologia de Gambia en el Tanje Village Museum

El museo es un buen punto de partida para conocer el país, sus orígenes, tradiciones y cultura.

Después, un sendero natural repleto de vegetación autóctona nos introduce en el mundo de los pájaros.

Gambia cuenta con unas 500 especies de aves, de las que 157 son autóctonas, lo que le convierte en un destino ideal para los amantes de la ornitología.

Pero, solo al remontar el río Gambia empieza la verdadera aventura.

Observamos aldeas olvidadas de la civilización, campamentos, hipopótamos (nos costó verlos), chimpancés y por supuesto, aves.

Gambia tienen unas 500 especies de aves

Al adentrarnos en el río Gambia, África se abre ante nuestros ojos y la riqueza de la vida salvaje nos envuelve. 

En la pequeña localidad de Tendaba, a unos 160 kilómetros de Banjúl, capital del país, nos alojamos en un sencillo campamento cerca del embarcadero que da inicio a nuestra aventura por el río Gambia.

Una experiencia inolvidable en el Tenda Ba Camp desde el que parten las excursiones fluviales.

Resulta curioso que un país dividido por un río no cuente con un solo puente que facilite la comunicación, por lo que los desplazamientos entre el norte y el sur del territorio se realizan en ferrys.

El Tenda Ba Camp es un establecimiento de ecoturismo local especializado en la observación de aves (abierto todo el año).

Embarcadero y campamento de Tendaba en el río Gambia

Manglar rojo del río Gambia en la Reserva Nacional de Kiang West

El relajado paseo en barca se convierte en un safari fotográfico.

Prepara la cámara para robar preciosas instantáneas de las especies que viven en libertad en el Parque Nacional de Kiang West.

Estamos en una de las ocho reservas naturales con las que cuenta el país en una clara  apuesta  por el turismo sostenible.

Mientras nos dejamos mecer por las aguas de los manglares, distinguimos la vida cotidiana de las aves.

Tenemos la suerte de ver pelícanos, garzas, incluso al martín pescador, además de otras especies que precisan de un experto ornitólogo para identificarlas. (Consultar en avibase de Gambia)

¡Si viajas a Gambia, no olvides tus prismáticos!

Cuando se para el motor de la barca y se hace el silencio humano, empieza la orquesta de cantos de la naturaleza que pone la piel de gallina y te hace experimentar lo afortunado que eres de poder encontrar todavía trocitos de paraísos vírgenes en la tierra.

Las actividades que ofrecen desde los campamentos asentados en las dos orillas de Tendaba introducen en un mundo natural que a veces tenemos olvidado.

La apuesta por el turismo de observación de aves, diseñado por guías locales, consigue que Gambia se posicione como destino de naturaleza.

La conservación, el respeto y el turismo no intrusivo son características que dan credibilidad a este tipo de rutas.

Esperemos que Gambia no cambie nada esta naturalidad y sencillez en sus propuestas.

Momentos de nuestro boat trip por los manglares de la Reserva Kiang West

Ya en tierra firme, realizamos un paseo a través de la Reserva Natural para continuar con la observación de una manera más pausada.

Otro buen número de especies nos dan la bienvenida, al final no sabemos bien, quién observa a quién.  

Imprescindible un buen equipo para observar las aves

El Toco-piquirrojo posa para nosotros

En cualquier rincón del país se pueden observar árboles llenos de nidos de tejedores que amenizan con sus cantos la vida cotidiana de los gambianos y visitantes.

Nuestro recorrido por Gambia se complementa con un hilo musical natural al que no estamos acostumbrados en nuestras ciudades desnaturalizadas.

El maravilloso mundo de los Tejedores en Gambia

Gambia nos regala multitud de instantáneas a cada paso que damos.

Viajar a Gambia es una explosión para los sentidos y un descubrimiento de naturaleza virgen.

Vale la pena pasar las incomodidades por la carencia de infraestructuras, el calor o los mosquitos, nada grave que no se pueda solventar con una serie de consejos como llevar repelente, ropa transpirable y armarse de paciencia en los largos desplazamientos por carreteras locales.

Vídeo experiencia ornitológica por el río Gambia

Para finalizar, disfruta del vídeo sobre mi excursión por los manglares del río Gambia.

Si no quieres perderte nada de este viaje, suscríbete a nuestro canal

Nota de autor: Este viaje a Gambia forma parte del Presstrip organizado por la compañía aérea Binter que ha inaugurado un vuelo regular Madrid-Banjul, en el que he participado como enviado del Canal Teleaire.

Mis opiniones son totalmente independientes. Gracias a este tipo de colaboraciones podemos seguir adelante con nuestro proyecto viajero.

4 Respuestas

  1. Maruxaina Bóveda

    Pues no tenía idea que Gambia era un paraíso para los amantes de lo pájaros. Yo no soy muy de aves la verdad, pero a Raúl seguro que le gustaría y el recorrido en barca me parece de lo más chulo.
    ¡Qué momentazo el ver el aguila pescadora en plena caza!
    Gracias por acercarnos un país del que sabemos bien poco, un abrazo 🙂

    Responder
  2. Viajar y Otras Pasiones

    ¡Hola pareja!
    La verdad que no tenía ni idea de que hubiera tantas aves en Gambia, pero para quienes os interesa tanto la ornitología desde luego que tiene que ser un paraíso!
    Nosotros ya sabéis que somos unos locos de los museos, así que seguro que nos habría encantado el museo Tanje, nos ha llamado mucho la atención que sea el primero de carácter privado y apenas tenga 20 años!
    Por cierto, ¡las fotos son una maravilla! ¿Qué objetivo recomendáis?
    ¡Un besazo!

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest