Olèrdola, historia, vino y naturaleza en el Penedès (Barcelona)

Barcelona es mucho más que la Ciudad Condal, la provincia contiene un buen número de comarcas, localidades, parques naturales, rutas y pueblos pintorescos que merece la pena descubrir.

Si, es cierto que Barcelona es mucha Barcelona, pocos lugares pueden competir con la Sagrada Familia, con el Nou Camp, con el Barrio Gótico, etc., pero no por ello, debes perderte otros atractivos que se ubican a menos de una hora.

Este es el caso de Olèrdola, un municipio de la comarca del Alt Penedès, en pleno territorio vitivinícola convertido en el pulmón verde de Barcelona.

Un precioso rincón formado por varios núcleos en los que se mezcla, la historia, el enoturismo, la naturaleza, anfitriones de lujo y una interesante arquitectura.

En esta ocasión volvemos al Gran Penedès para vivir la experiencia de un día en Olèrdola junto a Penedès Lovers.

Vistas de la plana del Penedès desde el castillo de Olèrdola

Al encuentro con la historia en el MAC Olèrdola (civitate Olerdula)

El punto de partida de nuestra ruta se inicia en el Parque Natural de Olèrdola en el Macizo del Garraf (elevado a más de 300 metros sobre la Plana del Penedès).

El parque, además de su excepcional valor natural, destaca por su historia ya que incluye al Conjunto Monumental de Olèrdola, una de las sedes del Museo de Arqueología de Cataluña.

Conjunto Monumental de Olèrdola –  Museo de Arqueología de Cataluña

Miles de años nos aguardan en este enclave estratégico del que se tienen datos de asentamientos desde la Edad del Bronce hasta principios del siglo XX.

De todo este avatar histórico destacan las huellas dejadas por íberos, romanos y musulmanes que culminan en una importante ciudad medieval que en su momento compitió con la mismísima Barcelona en cuanto a población e importancia comercial, aunque hoy día cueste creerlo.

Nada mejor que realizar una visita guiada, así todo cobra sentido y uno entiende por qué Olèrdola es conocida como “la cuna del Penedès”.

Visita guiada del conjunto Monumental de Olèrdola junto a la cisterna de agua

La figura del Conde Sunyer I (siglo X) da inicio a la relevancia histórica de Olèrdola como bastión estratégico de defensa frente al territorio de Al-Andalus que no andaba muy lejos.

Estamos en la conocida como Marca Hispánica. Durante esta época se construyen las imponentes murallas así como la joya del recinto, la iglesia de San Miguel (de origen mozárabe), situada en el Turó de mismo nombre, observable desde kilómetros a la redonda y símbolo de la zona.

Sant Miquel d’Olèrdola joya románica en el Penedès

Prepárate para respirar este lugar, para sentir el paso del tiempo bajo tus pies, para escuchar el sonido del silencio mientras observas, a lo lejos, el perfil inconfundible de la mágica montaña de Montserrat.

Turó e iglesia de Sant Miquel de Olèrdola con Montserrat de fondo

Desde el punto más alto distinguimos Finca Viladellops, siguiente parada en nuestra jornada, que parece dormir entre sus viñedos a la espera de nuestra llegada. 

La culminación de la visita se realiza extra muros, en el barrio medieval conocido como el Pla dels Albats.

Destacan las ruinas de una capilla románica y el conjunto de tumbas antropomorfas, uno de los más importantes de Cataluña.

Macizo del Garraf y Finca Viladellops

Finca Viladellops – Vinos ecológicos Macizo del Garraf 

El término municipal de Olèrdola se compone de ocho núcleos urbanos entre los que destacan Moja, Sant Miquel d’Olèrdola, Sant Pere de Molanta y Vilallops, este último es la siguiente parada en la ruta.

Tras las notas históricas del Conjunto Monumental toca experiencia enoturística.

A escasos cuatro kilómetros de la antigua civitate olerdula, tras cruzar la autovía C15 y en plena ruta turística de la Carretera del Vino accedemos a Viladellops, un pequeño núcleo histórico creado como fortificación y defensa del Castillo de Olérdola.

Viladellops sirvió de parapeto frente a los ataques de los sarracinos. Contó con ilustres vecinos como la orden militar de San Juan del Hospital de Jerusalén quien ostentó durante mucho tiempo la jurisdicción del lugar.

De aquella época se conserva la excepcional torre de defensa adosada a una pequeña capilla que tuvo diferentes usos, entre ellos, “habitación del pánico” ya que se utilizaba como refugio de los habitantes cuando se producían incursiones enemigas.

Actualmente estos bellos elementos del patrimonio histórico, al que se le suma la excepcional Capilla de San Juan, forman parte de la Finca Viladellops, “una bodega ligada a un pueblo” tal y como la define su actual propietario, Marcelo Desvalls con el que realizaremos una visita guiada a través de sus viñedos sostenibles.

Marcelo Desvalls, excepcional guía en la Finca Viladellops

Pisamos, respiramos y conocemos una finca certificada 100% como ecológica.

Marcelo apasionadamente nos explica que lo “eco” va más allá de lo verde o de la obsesión contra el plástico. 

Eco es sostenibilidad, es biodiversidad, la que se siente en sus más de 60 hectáreas de viñedos de las variedades autóctonas Xarel·lo, para los vinos blancos y Garnacha para sus tintos.

Ovejas que limpian el suelo, abejas que polinizan, feromonas que equivocan a los insectos proclives a plagas, y así un largo etcétera de una economía colaborativa y compartida que pone en valor a esta subzona de los vinos denominación origen Penedès.

“Vinos del Garraf”, así es como presenta Marcelo a sus caldos, ya que la idiosincrasia del terroir viene definida por el suelo de este macizo litoral, una singularidad que los diferencia de sus hermanos penedesencos.

Momentos de la visita a Finca Viladellops

Pero el valor añadido de esta vista se encuentra en el Centro de Interpretación “Els Desvalls i Catalunya”, una joya de museo familiar en el que se relata la historia familiar vinculada a la historia de Cataluña.

Solo puedo invitarte a venir, posiblemente, sea uno de los archivos privados más interesantes de Cataluña.

No esperábamos un compendio de historia, viticultura, vinos, paisaje y paisanaje tan completo como el que ofrecen Marcelo y Mª José en Finca Viladellops.

Centro de Interpretación “Els Desvalls i Catalunya”

La Muntanyeta y Moja, bonitas sorpresas de Olèrdola

Es hora de comer y nos desplazamos unos cuatro kilómetros hasta el paraje natural de La Muntanyeta de Moja, otro de los interesantes núcleos de Olèrdola.

El espacio cuenta con zonas de acampada, picnic y barbacoas (bajo petición al ayuntamiento).

Aprovechamos el magnífico día que hace para comer al aire libre mientras contemplamos la figura de Sant Miquel de Olèrdola en la parte alta.

Pic nic penedesenco en La Muntanyeta de Moja

Acabamos este día en Moja, típica localidad del Penedès en la que sobresalen la magnífica Cooperativa Agrícola realizada por el arquitecto César Martinell, la iglesia de Sant Jaume de lsiglo XIX, la capilla románica de Sant Cugat y delicadas casas modernistas.

Conjunto de iglesias de Moja

El broche final al día lo tenemos en Cal Roig junto a Silvia Roig, propietaria de  Unique Wine Experience un singular espacio creado para vivir experiencias inolvidables y personalizadas.

Silvia irradia alegría y pasión por todo lo que hace, a lo que le suma un excelente conocimiento de los vinos y cavas del Penedès.

El espacio Cal Roig está pensado para que te olvides por unas horas de todo lo que pasa alrededor y te concentres en la experiencia enoturística propuesta por una de las mejores anfitrionas del Gran Penedès.

Diferentes salas ubicadas en varias plantas, sala de cata, espacios exteriores que incluye piscina, un pequeño museo de vinos y cavas.

¡Y todo sin salir de su casa! 

Cal Roig, una experiencia única en Moja

Cae la tarde cuando marchamos de Cal Roig, todos nos vamos de Olèrdola con un agradable sabor de boca y una sonrisa boba de felicidad.

La felicidad de los momentos sencillos vividos junto a un grupo de amigos y anfitriones locales que trabajan apasionadamente por mostrar un territorio singular a pocos kilómetros de las ciudades de Barcelona y Tarragona.

La ruta del vino del Penedès incluye un infinito número de actividades, escapadas, pueblos, ciudades y yacimientos esperando a ser descubiertos.

Nuestro proyecto Penedès Lovers nació con el objetivo de darles a conocer. ¿Te vienes?

Grupo con Silvia Roig, anfitriona local de Moja

Nota de autora: Agradecimientos a Nùria Molist, responsable de comunicación del MAC Olèrdola, Marcelo y Mª José de Finca Viladellops, Silvia Roig de Unique Wine Experiences y Penedès Lovers su acogida.

2 Respuestas

    • Eva Puente

      ¡Muchas gracias por tu comentario! ¿Dónde es ese lejos? Si vienes por aquí nos lo dices y encantados de ser tus anfitriones par amostrarte Olèrdola y otros rincones singulares de nuestro querido Penedès.
      Un abrazo viajero.
      Eva y Carmelo

      Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest