Torquemada encantadora villa en la ruta de la DO Arlanza (Palencia)

Legado histórico, hechos heroicos, ricos pimientos, paisaje castellano, arquitectura tradicional vinculada al vino, mucha agua y el honor de ser cuna de una de las reinas más queridas de su tiempo, así es Torquemada, una de las localidades más interesantes del Cerrato Palentino, la comarca que cierra por el sureste la provincia de Palencia, caracterizada por los innumerables cerros que moldean el paisaje, por los páramos calcáreos y las amplias llanuras atravesadas por los ríos Pisuerga y Arlanza.

Seguro que al escuchar Torquemada, os viene a la cabeza uno de los personajes más singulares y, posiblemente, odiados de nuestra historia, Fray Tomás de Torquemada, primer Inquisidor General del Reino a quien la localidad le prestó el apellido ya que aquí nació el dominico.

Confieso que a nosotros nos pasó lo mismo, al oir Torquemada pensamos en el personaje y no en que fuera una interesante localidad castellana. Así es Palencia una bella desconocida que contiene importante legado histórico, artístico y cultural, pero de la que poco se sabe.

El Gran Puente sobre el río Pisuerga

Para ser sinceros, llegamos hasta Torquemada con un solo objetivo, visitar la Bodega Esteban Araujo e introducirnos en la joven DO Arlanza (denominación creada en el año 2007, incluye bodegas ubicadas en las provincias de Palencia y Burgos), pero la impresión que nos produce el espectacular Gran Puente de veinticinco ojos que salva al río Pisuerga nos obliga a darle una oportunidad a toda la localidad.

Vídeo de la experiencia en Torquemada con la DO Arlanza

Vídeo en formato 3D.

Pinceladas de Historia de Torquemada

Sorprenden los vestigios históricos de esta pequeña localidad del Cerrato Palentino. Los primeros indicios se corresponden con la relación que hacen algunos historiadores de Torquemada con la antigua Antracia de los vacceos, citada por el conocido Tolomeo. 

Su nombre puede derivar de la denominación que tuvo durante la época visigoda, “el lugar de la Turrri Cremata, que posteriormente fue arrasada por los musulmanes durante la invasión de la península. También hay vestígios que confirman su importancia estratégica durante la época romana.

Pero si hay una “edad dorada” para Torquemada, es a partir del siglo XV cuando se convierte en paso obligado en el camino entre Burgos, Vallodolid y Palencia, ya que a esta altura se encontraba el mejor paso para salvar las aguas del río Pisuerga. Eso lleva a la construcción del magnífico Gran Puente que acabó con el temido paso del río con barcas.

En Torquemada nació la infanta Catalina de Austria, hija de Juana I de Castilla y Felipe I de Castilla (más conocidos como Juana La Loca y Felipe el Hermoso). El cortejo fúnebre de este último hizo un alto en su camino hacia Granada y la embarazadísima Juana dió a luz a la futura reina de Portugal.

A mediados del mes de julio, los vecinos escenifican este hecho histórico y devuelven al municipio al siglo XVI mientras recrean el cortejo fúnebre, el nacimiento y el bautizo de Catalina de Austria. Todo ello en torno a un mercado medieval y a la Noche de los Vinos de Arlanza.

Busto de Catalina de Austria que recuerdo su nacimiento en Torquemada

De la localidad es también oriunda la familia de uno de los personajes más temidos y odiados de nuestra historia, el inquisidor general del reino, Tomás de Torquemada. También se encuentra en la pequeña villa la casa familiar del poeta José Zorrilla, autor del Don Juan.

El emperador Carlos V visitó la localidad en repetidas ocasiones e incluso fue uno de los lugares de paso en su último viaje de retiro al Monasterio de Yuste.

Durante las invasiones napoleónicoas, la localidad tuvo su momento heroico frente a las tropas del General Lasalle, un hecho que todavía se recuerda y del que se realiza una interesante recreación.

Al rico patrimonio inmaterial de Torquemada se suma su interesante patrimonio civil que se palpa en la peculiar muestra de arquitectura popular de los barrios de las bodegas. Los cerros sirvieron para excavar cuevas utilizadas como bodegas, almacenaje y lugar de reunión.

Muestra de arquitectura popular excavada en los cerros – Barrio de las Bodegas de Torquemada

Las tierras de Torquemada son muy fértiles gracias a la confluencia de los ríos Pisuerga y Arlanza. Estamos en tierra de ricos pimientos rojos y de Majuelos, lugar de viñas que dieron fama a los vinos de esta zona en el siglo XVI, época de la que se datan algunas de las bodegas-cuevas.

La llegada de la filoxera acabó con el rico cultivo de la vid, pero con el tiempo se han recuperado estas tradiciones. Actualmente encontramos en Torquemada algunas bodegas familiares que han conservado la tradición vitivinícola del Cerrato Palentino y que forman parte de la moderna Denominación de Origen vinos de Arlanza. ¡Otra buna razón para visitar la localidad!

Torquemada forma parte de la Ruta del vino DO Arlanza, caldos nacidos en los viñedos de la ribera del río Arlanza

Qué ver y hacer en Torquemada

Un paseo a través de la localidad nos lleva a descubrir casas de nobles con escudos, sobresalen las popularmente conocidas como Casa de Juana La Loca y La Casa Solariega familiar de José Zorrilla.

Junto al Pisuerga, destaca el magnífico Gran Puente de veinticinco ojos, una joya arquitectónica del siglo XVI de la que es imposible desviar la mirada, construida en el siglo XVI por los maestros canteros Diego Gómez de Sisniega y su hijo Garcia de Sisniega.

A sus pies destaca una área recreativa, el Soto del Pisuerga, desde la que se pueden hacer rutas a pie por la ribera del río y apreciar uno de los dos molinos con los que contó la localidad. 

Molino en el Soto del Pisuerga, actualmente es una acogedora casa rural

En el pequeño y sereno cementerio se sitúa la Ermita de la Santa Cruz, antigua iglesia parroquial de la villa, construida a fnales del siglo XIII. Todos los vecinos con los que nos hemos encontrado en nuestro camino nos han recomendado acercarnos hasta el lugar ya que es una ermita muy querida. El paseo que conduce hasta el cementerio es agradable y las vistas a los campos del Cerrato Palentino son únicas.

Nos ha gustado mucho la excelente señalización de cada rincón de interés de la localidad que recibe al visitante curioso con una placa en el que encuentra fotos, mapas y las explicaciones pertinetes sobre el lugar.

Ermita de la Santa Cruz, una bonita representación del románico palentino de la ruta sur

La Iglesia parroquial de Sata Eulalia se eleva altiva sobre las casas de Torquemada, sabedora de su legado histórico llama la atención con su bella piedra de silleria de color anaranjado y su españada de grandes proporciones.

En su interior se conserva la pila bautismal de Catalania de Austria y en su exterior permanece pétreo y solitario el busto de la que fuera Reina de Portugal.

En el interior de la Iglesia de Santa Elulalia se conserva la pila bautismal de Catalina de Austria

Resulta imprescindible la visita a la Fundación Torquemada Rodríguez Bustos que se encuentra en la antigua casa del jesuita torquemadino. Actualmente es un interesante museo etnográfico de la Castilla rural del pasado siglo.

Destaca su torre mirador construida en el patio conocida como turri cremata. La Fundación es un buen punto de información sobre qué ver y hacer en Torquemada y alrededores. Aquí descubrimos que la localidad cuenta con el único taller de organería que sobrevive en Palencia, el de Federico Acítores, un artesano que disfruta del arte de fabricar y restaurar órganos.

Visitamos la Bodega Esteban Araujo DO Arlanza en Torquemada

Puntuales, a las 11 de la mañana, nos presentamos en la Destilería Esteban Araujo que se sitúa al otro lado del Gran Puente y del río Pisuerga, desde ella se obtienen unas preciosas vistas de Torquemada.

Javier, joven propietario y quinta generación de una familia dedicada a elaborar vinos y destilados nos recibe cálidamente en una de esas frías mañanas de marzo en las que apetece más quedarse bajo el calor de una manta que visitar bodegas, pero a nosotros siempre nos pueden las ganas de viajar y conocer mundo, haga la temperatura que haga.

La primera parte de la visita nos lleva hasta el Barrio de las Bodegas en la zona alta de Torquemada, una prolongación de los hogares torquemadinos que han servido desde el siglo XVI como lugar en el que elaborar y guardar vinos, celebrar reuniones y comidas.

Javier es un excepcional guía, mientras caminamos a través de esta peculiar muestra de arquitectura popular nos regala un sinfín de historias, datos y anécdotas que nos introducen en el día a día del Cerrato, en lo cotidiano de una tierra en la que las personas y no solo la historia tienen una gran importancia. El paisaje no sería nada sin el paisanaje que lo moldea.

La Bodega Esteban Araujo está excavada a unos 10 metros bajo tierra. Javier nos abre la puerta a un interesante y desconocido mundo subterráneo que enseguida nos cautiva por el olfato, aquí huele a tradición, a tierra, a muchos años de trabajo, pero sobre todo a vino.

Bodega cueva Esteban Araujo en el Barrio de las Bodegas de Torquemada

La pasión y el amor con el que Javier nos muestra su bodega nos calma el frío y enseguida caemos rendidos a una denominación de origen que desconocemos, la DO Arlanza, vinos criados junto a la ribera del río Arlanza y que se extiende por localidades de Palencia y Burgos.

“El Monjío” se elabora y se cría en Torquemada, en las entrañas de la madre tierra bajo los cerros del Cerrato Palentino. Y a pesar de que Castilla tiene fama de seria y conservadora, Palencia nos sorprende con la calidez de sus gentes, con su agradable trato y buena conversación.

En este viaje nos acompaña nuestro amigo César Silva, creador del canal de youtube Transcordancias Músicas Arraigadas, palentino de nacimiento, madrileño de adopción. Él y su familia nos acogen a lo largo de una semana en su casa y se convierten en compañeros de un viaje “iniciático” por tierras palentinas.

Los vinos “El Monjío”, DO Arlanza, de la bodega Esteban Araujo se crian en una de las magníficas bodegas cueva de Torquemada

De nuevo, en la destilería, una vez abandonamos el paisaje de otro planeta del barrio de las bodegas, con sus cuevas y chimeneas que vistas desde lejos parecen sacadas de una película de ciencia-ficción, tenemos el placer de realizar una cata degustación de los vinos “El Monjío” y como plato fuerte, conocemos al niño mimado de la bodega, el vermú “El corito”, artesanal y 100% palentino.

La familia Esteba Araujo no solo elabora vino, también licores y destilados. Actualmente, la apuesta innovadora de Javier es el vermú Corito, del que nos ha soprendido la fama que tiene en Palencia.

Nos explica que Corito significa “persona que lleva poca ropa o que va desnuda”, la etiqueta de la botella representa un polluelo o pájaro desnudo que se tapa sus verguenzas.

En la destileria conocemos “los secretos” del vermú “El Corito” niño mimado de la bodega

Javier nos ha preparado una degustación de vinos y de productos palentinos como la cecina y el chorizo de potro que maridan perfectamente con sus caldos. Dice sentirse expectante respecto a nuestra valoración del Corito ya que venimos de Cataluña, sabe que por aquí se hacen vermús muy buenos y que somos muy dados a vermutear.

No hay nada como una mesa en la que no falte vino, buena conservación, agradable compañía y excelente comida para sentir felicidad, así nos hemos sentido nosotros junto a Javier en su bodega, muy felices.

Nos ha encantado su pasión por el negocio y la tradición familiar, su orgullo por una tierra olvidada y desconocida, pero sobre todo su talante para innovar y seguir emprendiendo en su querida Palencia con unas ganas contagiosas.

Experiencias viajeras inolvidables, buen vino, mejor yantar y agradable compañía -Bodega Esteban Araujo

Con el alma llena por esta grata experiencia y la barriga contenta con los ricos productos nos despedimos de Javier. El maletero del coche empieza a cargar las primeras cajas de vinos y licores de una denominación de origen que nos ha cautivado enseguida y de una tierra desconocida que ha filtreado con nosotros a lo largo de todo el viaje.

Acabamos de empezar nuestro recorrido por tierras palentinas y lo hacemos con buen pie y casi, casi, por la puerta grande ya que en una sola jornada descubrimos una de las localidades más interesantes del Cerrato Palentino y conosemos a un joven emprendedor que mantiene intacta la tradición familiar y local de los vinos.

Sonreimos al pensar qué puede depararnos este nuevo viaje a lo largo de Palencia, a quienes muchos califican como La Bella Desconocida (apelativo con el que que se conoce la catedral de la capital).

Próxima parada: Qué ver y hacer en el Cerrato Palentino.

Nota de autores: Queremos agradacer la amable y precisa información recibida por la Oficina de Turismo de la Diputación de Palencia, en concreto a Mónica quien nos ha guaido magistralmente por algunos de los rincones más interesantes de la provincia. Así mismo dar las gracias a la familia Silvia por su cálida acogida.

9 Respuestas

  1. Teresa

    La visita es espectacular!!!
    Hay un pequeño fallo y es que no se habla de la otra ermita la de Valdesalce.
    Un reportaje precioso!
    Gracias

    Responder
    • Eva Puente

      Hola Teresa! Muchas gracias por pasarte por nuestro blog y por animarte a hacer un comentario. En el reportaje no hacemos mención a la Ermita que comentas por que no la visitamos, pero añadiremos su existencia para quien visite la localidad que sepa que existe 😉
      Un abrazo,
      Eva y Carmelo

      Responder
  2. Eva

    Palencia es una provincia por ahora desconocida para mí y por lo tanto tampoco sabía nada de Torquemada, pero veo que es un punto bastante interesante tanto por su historia como por su patrimonio y vino. Por cierto, me encantan las bodegas-cueva, tienen un encanto especial, me ha recordado a unas que vi en República Checa.

    ¡Un saludo!
    Eva

    Responder
    • Eva Puente

      Un saludo tocaya! para nosotros ha sido un viaje de descubrimiento ya que tampoco conocíamos nada de Palencia y la verdad que nos ha gustado tanto que ya tenemos en la agenda un segundo tour por la provincia. Es que además tiene de todo y sobre todo es un destino slow, cultural y muy histórico, pero su gran baza es la gastronomía.

      Lo de las bodegas es muy típico de la zona del Cerrato Palentino, todos sus pueblos cuentan con este tipo de casa. ¡Son alucinantes! Un saludo,
      Eva y Carmelo

      Responder
  3. Jorge (laguiaviajera)

    Pues otro lugar que parece un poco anclado en el tiempo, pero que no rehuye a mirar al futuro. Nos encanta el románico palentino y estas bodegas en cuevas.
    Bonita ruta la que hicísteis.

    Responder
    • Eva Puente

      Hola Jorge, nos alegra que te haya gustado la ruta y que sirva para inspirarte nuevos destinos ;-). Torquemada al igual que Palencia tiene ese aire de cápsula del tiempo, pero con interesantes toques de presente. Una provincia muy intereante y mucho por descubrir.
      Eva

      Responder
  4. Kris

    Conozco poco de Palencia y vuestra ruta me ha hecho descubrir nuevos rincones y aunque sabía de la cecina confieso que el chorizo de potro no lo he probado nunca y seguro que está espectacular.

    Responder
    • Eva Puente

      Palencia es lo que tiene, que siempre descubres algo nuevo 😉 tienes que animarte a visitar esta impresionante y desconocida provincia. Un abrazo,
      Eva y Carmelo

      Responder
  5. Jose Leon Ramirez

    Soy descendiente de los Torquemadas! Mi abuelo era Jose Leon Torquemada y mi bisabuela Beatriz Torquemada! Somos de Ronda! Intentando encontrar datos de nuestra origenes acabe por encontar tu Blog.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.