De Barbate a Tarifa, playeando por Cádiz

Lo decimos así, sin tapujos, no somos unos enamorados de las playas, por ello siempre coincidimos en la respuesta cuando nos hacen la típica pregunta ¿mar o montaña? ¡Montaña, of course! Pero tras recorrer las playas gaditanas que van desde Barbate a Tarifa hemos replanteado seriamente nuestra respuesta.

Alguien tendría que inventar el verbo “playear” (si es que no existe ya).

Playear = disfrutar sin prisas de espacios vírgenes, naturales, parajes de enorme valor ecológico junto al mar.

En la provincia de Cádiz, estos parajes naturales, se convierten en lugares que invitan a relajarte, al plácido paseo, a la parada continúa para observar el mar, el océano.

Lugares donde el viento te atrapa en su vorágine y no permite que pienses, que actúes.

Solo puedes dejarte llevar como una hoja, como un papel, como partículas de arena o como una cometa siguiendo su fuerza implacable. 

Y así, como cometas llevadas por el viento, recorrimos una parte de la costa gaditana, en concreto el tramo comprendido entre las localidades de Barbate a Tarifa.

Rincones de la costa gaditana

Rincones de la costa gaditana

Desde la localidad de Vejer de la Frontera, donde estamos alojados en casa de nuestro anfitrión de couchsurfing.

Haremos un recorrido de un solo día, en total unos ciento veinte kilómetros entre ida y vuelta

Nota de autora: el viaje se realizo en el mes de febrero por lo que imagino que durante los meses de verano, en Semana Santa o puentes, estos lugares deben cambiar radicalmente.

Qué ver y hacer desde Barbate a Tarifa

Sencilla respuesta: “playear”.

Desde Barbate a Tarifa puedes disfrutar de las bellas playas vírgenes que ofrece el territorio del estrecho (declarado Parque Natural), de productos gastronómicos exquisitos como el atún (plato estrella en la zona) o de paisajes donde el verde llega hasta el agua del mar.

Tomarte algo en alguno de los mesones, bares, restaurantes o terrazas que te encuentres por el camino.

Sencillamente ¡disfrutar de la vida!

El verde llega hasta la orilla del mar

El verde llega hasta la orilla del mar en la playa de Cañitos – Barbate

Primera parada: playas de Barbate

Desde la carretera A-314 ponemos rumbo hacia Barbate y enseguida nos atrapa la visión de una pequeña playa virgen.

Tras cruzar la carretera, cruzamos una pasarela de madera para disfrutar de la soledad de una encantadora playa de fina arena blanca, ideal para la práctica del windsurf.

Playa de Pajares - Barbate

Playa de Pajares – Barbate

Estamos en la playa de Pajares. Barbate se observa al fondo, igual que la cercana Zahara de los Atunes.

A unos metros descubrimos la sierra de El Retín, un bucólico paraje natural que alcanza los trescientos metros de altitud.

Las playas se van sucediendo sin que haya construcciones en sus alrededores, la carretera es un perfecto mirador hacia el Atlántico.

Un paseo en pleno invierno por la Playa de Pajares

Un paseo en pleno invierno por la Playa de Pajares

Sierra El Retín -Barbate

La proximidad de la sierra desvía nuestro trayecto.

Decidimos caminar por una senda que rodea unas lagunas para descubrir un interesante plan de recuperación medioambiental que se ha realizado en Barbate.

Las lagunas son ahora una piscifactoría que sirve también de refugio para aves migratorias.

Allí donde antes había un vertedero, ahora hay vida natural gracias a la puesta en marcha del proyecto de economía sostenible que ha generado puestos de trabajo en la zona.

Estamos encantados con la idea, con el paisaje y las espectaculares vistas que nos ofrece Vejer de la Frontera al fondo.

Granja Marina en Barbate, un ejemplo de recuperación medioambiental en la zona

Granja Marina en Barbate, un ejemplo de recuperación medioambiental en la zona

Marismas de Barbate

Sierra El Retín -Barbate

Aunque estamos hipnotizados por esta playa y su entorno, decidimos seguir hacia Zahara de los Atunes.

Allí nos esperan nuevas sorpresas y confidencias sobre hechos históricos o pseudohistóricos.

La carretera A-2231 discurre paralela al Atlántico hasta la localidad de Zahara de los Atunes.

Accedemos a la localidad a través del puente sobre la desembocadura del río Cachón.

Vídeo de la jornada de Barbate a Tarifa

Vídeo versión 3D

Desembocadura del Cachón en Zahara de los Atunes

Desembocadura del Cachón en Zahara de los Atunes

Zahara de los Atunes y sus “leyendas”

A pesar de ser un frío día de invierno, el sol nos acompaña dándonos un poco de calor. 

Estamos en temporada baja y la localidad se presenta serena, reposada, tranquila. Aparcamos cerca del centro para adentramos en las calles peatonales. A cada paso surge una placita, una taberna, un bar de tapas y una conversación improvisada.

Pero nosotros ¡queremos playa! y más en una época en la que sientes que eres el único ser viviente que pasea por ella.

Las de Zahara son playas sin presión urbanística, vírgenes, ya que esta franja costera está fuertemente protegida. Además, el intenso viento de levante no la hizo, en su momento, atractiva para el boom desarrollista que imperó en nuestras costas (¡menos mal!)

Playa de Zahara de los Atunes

Playa de Zahara de los Atunes

Mientras nos dejamos llevar por el viento, por el buen día que hace y nos relajamos sentados en la arena, un señor mayor se acerca y entabla conversación con nosotros.

¡Es lo único que se puede hacer en estas fechas para salir de la rutina! nos dice y acto seguido nos cuenta una historia que nos deja con la boca abierta.

“¿Saben?, esta playa no está protegida por medidas ambientales, yo les cuento la verdad:

“hasta aquí llegaron tras la Segunda Guerra Mundial varios dirigentes nazis a bordo de un submarino cargado de riquezas que fueron hospiciados por Franco

¿Quién los iba a buscar en un punto tan recóndito de Europa?”, nos dice el señor. “Por ello la zona es conocida como Playa de los Alemanes. Para su seguridad se acotó todo lo que ven sin construir y se declaró área militar de la sierra del Retín”.

Carmelo y yo estamos alucinados con las historias del viejo señor.

“Todos los del pueblo lo sabemos y tuvimos que convivir con ello”, prosigue, “todo este tema lo ocultó la dictadura franquista, pero aquí se sabe.

Después, con el desarrollismo, esto se llenó de alemanes que hoy en día siguen poseyendo las mejores villas y zonas exclusivas”.

Playa de Barbate Cádiz

Desde Zahara se observa el Faro de Trafalgar

Es curioso como se mezclan las historias y leyendas. Con tan solo un día de antelación, conocíamos en Vejer a un interesante personaje, una de las personas que más nos ha impactado en nuestro viajes, al que escuchamos durante horas contar “aquellas verdades que nadie quiere oír sobre Cádiz, Andalucia y la sociedad en general“.

Sus hipnóticas historias, mezcladas con su peculiar acento gaditano y unos ojos vibrantes colocados en una de las caras más morenas y curtidas que hemos visto hasta la fecha, nos enamoraron desde el momento en que nuestro couchsurfer nos lo presentó.

“Jose” (por ponerle un nombre diferente al suyo) trabaja en todo lo que le surge. Uno de sus profesiones es jardinero en una de las villas privadas de Zahara de los Atunes, junto a la Cala de los alemanes.

El día anterior al encuentro con el señor mayor, “Jose”, nos contaba que en varias de las casas se aprecia todavía la simbología nazi, lo que nos confirmaba la historia del señor.

Sea realidad o ficción, nosotros estábamos encantados con aquel señor, conversando en un lugar recóndito del sur de Europa en una fría y soleada mañana de invierno.

¡Guauuu! nos cuesta digerir las historias que nos ha contado el “abuelo” y decidimos caminar por la playa de suave arena.

Un paseo por Zahara de los Atunes

Un paseo por Zahara de los Atunes

De paseo por el casco urbano de Zahara

En el casco urbano descubrimos los restos del castillo y las murallas. Entramos en un recinto en semiruinas, aunque parece que se está recuperando como parte de la identidad patrimonial de Zahara.

La localidad tiene raíces fenicias. Zahara se convirtió en un centro de pesca tradicional del atún, de ahí su apellido.

¡Cuánta historia para una sola mañana! y todo ello sin necesidad de visitar un museo, ni leer un folleto turístico, tan solo dejándonos llevar por el instinto.

En el lateral del castillo sobresale la impoluta Parroquia de Nuestra Señora del Carmen, muy apreciada en Zahara.

Parroquia de Nuestra Señora del Carmen - Zahara de los Atunes

Parroquia de Nuestra Señora del Carmen – Zahara de los Atunes

Paseando sin rumbo por las blancas calles, topamos con uno de los locales más exquisitos de Zahara, La Taberna del Campero, el atún, los pescados y la imaginación culinaria de sus propietarios son los protagonistas. 

Taberna El Campero - Zahara de los Atunes

Taberna El Campero – Zahara de los Atunes

Hacemos un alto para disfrutar de este local que combina modernidad y tradición en su decoración y en sus platos. ¡Nos ha encantado este sitio!

Podríamos quedarnos en Zahara para siempre. Es curioso que en cualquiera de las localidades de Cádiz que hemos visitado nos ha entrado una extraña sensación de abandono, eso, o que Carmelo y yo, ¡estamos profundamente enamorados de esta tierra!

Hacemos un intento, volvemos al coche y ponemos rumbo, de nuevo, hacia el sur.

Conjunto arqueológico Baelo Caludia y playa de Bolonia

Nuestra siguiente parada es La Playa de Bolonia y su conjunto arqueológico Baelo Claudia.

Conducimos a través de la A-5 y después por la N-340, en pleno Parque del Estrecho, dejándonos llevar por la carretera más larga de España, que se inicia junto a nuestra casa en Barcelona.

Carmelo, está literalmente alucinado con el verde paisaje, con las colinas, con el mar. Su imagen de una Andalucia seca, desértica está siendo demolida en Cádiz.

La ruta que va desde Barbate a Tarifa es un rico patrimonio natural protegido con estrictas medidas, cosa que agradecemos, sobre todo los viajeros que venimos de Barcelona, donde sus costas están dibujadas a golpe de ladrillo.

El Parque del Estrecho es el espacio protegido más al sur de Europa y forma parte de la Reserva de la Biosfera Intercontinental del Mediterráneo.

Conjunto arqueológico en la Playa de Bolonia - Tarifa

Conjunto arqueológico en la Playa de Bolonia – Tarifa

La Playa de Bolonia, uffff, ¡se sale del mapa! Un lugar que conjuga paisaje, cultura e historia en unos de los rincones más bonitos de nuestro país.

Su duna gigante está declarada Monumento Natural de Andalucía y se eleva a más de treinta metros sobre el mar.

El conjunto arqueológico es la culminación a la historia que venimos recorriendo relativa a la pesca de atún ya que Baelo Claudia, declarado Monumento Histórico Nacional, es la mejor de las ciudades-factorías pesqueras que se conservan en el mundo.

La duna de bolonia, declarada Monumento Natural de Andalucia

Duna de Bolonia, declarada Monumento Natural de Andalucia

Vídeo de Baelo Claudia en Playa Bolonia

Vídeo versión 3D

Tarifa, entre dos aguas

Tarifa, la localidad situada entre dos aguas (Mediterráneo y Atlántico) donde el viento impone su férrea dictadura, será nuestro final en este ruta en coche por la costa gaditana.

Aparcamos por la parte trasera del acceso a Isla de las Palomas, el punto más al sur de Europa.

Isla de las Palomas - Tarifa

Isla de las Palomas – Tarifa

Playa de Tarifa

Playa de Tarifa

El viento es tan fuerte que tenemos problemas para caminar, para poder hacer fotos y filmar. La fuerza del agua es brutal y los accesos a la Punta Palomas están cerrados por seguridad.

La energía de este lugar es indescriptible, en Tarifa se te limpia el alma, te estalla la cabeza por el viento y sientes que todo el mal rollo que traes acumulado se disipa.

¡Estamos hapys! aunque Carmelo me dice que no puede con tanto viento, su cabeza tiene un límite.

Contra el viento Isla Palomas Tarifa Cádiz

Contra viento y mareas – Punta Palomas, Tarifa

Estamos en Playa Punta Palomas, y el espectáculo visual es indescriptible.

Os confieso que he llorado, cosas de viajera sensible que se emociona con lugares únicos donde la naturaleza se muestra tal y como es.

Ahora entendemos por qué Tarifa es la meca de los deportes de viento, agua y del buen rollo.

Playa Punta Palomas, entre dos aguas - Tarifa

Playa Punta Palomas, entre dos aguas – Tarifa

Por un lado nos sacuden las aguas del Mediterráneo, por otro las del Océano Atlántico y enfrente, casi tocándola con las manos, ¡África!

Os lo digo en serio, la piel de gallina. ¡Menudo día llevamos! sonreímos por lo afortunados que nos sentimos y decidimos ir a comer.

El lugar elegido es el Mesón El Picoteo donde ríen con la extraña pareja de catalanes que no comen carne, ni pescado y hacen fotos de los platos.

Pero en cocina, entienden que ya no es hora para buscar un restaurante vegetariano y nos preparan unos platos de verduras espectaculares.

Mesón El Picoteo - Tarifa

Mesón El Picoteo – Tarifa

Un paseo por Tarifa

Tras la comida toca visitar la ciudad más sureña de Europa, cuna de civilizaciones, de personajes históricos como Guzmán El Bueno, de atardeceres increíbles y de ferrys que salen del puerto con destino a Tánger.

Ferry con dirección a Tánger en el puerto de Tarifa

Ferry con dirección a Tánger en el puerto de Tarifa

Imprescindible la visita al castillo de Guzmán El Bueno, donde la historia se escribe en sus piedras desde el siglo X, cuando lo mandó construir Abderramán III.

Castillo de Guzmán El Bueno - Tarifa

Castillo de Guzmán El Bueno – Tarifa

Las murallas son perfectos miradores naturales hacia la vecina Marruecos.

En el urbanismo de Tarifa destacan las calles estrechas y blancas de acentuado corte musulmán, rejas y patios de floreadas macetas.

Por las calles de Tarifa también sopla el viento, pero con menor intensidad, lo que permite que disfrutemos de su ambiente hippy, de sus tiendas, tabernas, plazas e incluso del viejo Casino.  

Callejeando por Tarifa

Callejeando por Tarifa

Finalizamos nuestra ruta junto al Sendero Colada de la Costa que ofrece las mejores imágenes del puerto, del castillo, de las murallas y de Punta Paloma.

El atardecer cae sobre nosotros regalándonos el mejor final posible para nuestra ruta desde Barbate a Tarifa.

Atardecer desde Colada de la Costa - TArifa

Atardecer desde Colada de la Costa – Tarifa

Y tú, ¿qué playas de Cádiz recomendarías? Atrévete a dejar tu opinión o comentario, de verdad que no duele y ¡es gratis!

Sobre El Autor

Viajera empedernida, me encanta descubrir historias, personas y lugares anónimos, curiosos, ocultos a los ojos. Desde octubre de 2018 me encontrarás también al frente de Penedes Lovers Enoturismo, una agencia receptiva especializada en la cultura del vino.

Artículos Relacionados

5 Respuestas

    • Eva Puente

      Hola de nuevo Berto!! jajaja muchas gracias, ya viste que también hicimos un road trip por la bella provincia de cádiz, y lo que nos queda por descubrir de ella!!!

      Gracias por bucear en nuestro mundo de experiencias viajeras ;-), por cierto, hemos mirado tu web y ya vemos que tenéis unas ofertas muy chulas por la provincia de Cádiz, si nos animamos a bajar de nuevo, te contactamos!

      Un abrazo, y encantados si te apetece compartir nuestros artículos por la zona.
      Eva y Carmelo

      Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest