Qué ver y hacer en Flandes (Bélgica)

Normalmente, cuando buscas información sobre qué ver y hacer en Flandes encuentras guías repetitivas que solo muestran las cuatro ciudades más famosas y turísticas de esta región belga, situada al Noreste del país.

Una región con la que España mantiene lazos históricos de mejor o peor agrado para los flamencos.

Con esta completa guía de viaje por Flandes durante veinte días, mostramos una Flandes rural, de senderos y rutas en plena naturaleza.

De desconocidas ciudades cargadas de historia, de crónicas de la Primera Guerra Mundial.

Una Flandes de pequeñas ciudades y pueblos con encanto en los que disfrutar de la vida cotidiana de sus habitantes.

Por eso, si te animas a recorrerla sin prisa, tal y como hicimos nosotros, te dejamos con nuestras sugerencias sobre qué ver y hacer en Flandes.

Tenemos un especial cariño a este viaje, ya que supuso nuestra toma de contacto con la plataforma de turismo colaborativo Couchsurfing, de la nunca habíamos oído hablar.

Peter y Lieke nos animaron a ir a su casa y compartir con ellos casi un mes, algo inaudito hasta ese momento para nosotros.

su casa, situada en la histórica ciudad de Dendermonde, fue el campamento base de nuestro recorrido.

Este guía sobre qué ver y hacer en Flandes, es un homenaje a ellos y a sus magníficas recomendaciones.

Nuestros anfitriones en Dendermonde Peter y Lieke

Tips de interés sobre Flandes

– Destino multicultural

Flandes se ha convertido en un destino multicultural, un buen número de nacionalidades e idiomas conviven en una región que atrapa enseguida por su arte, gastronomía, historia, moda y sus gentes.

También se caracteriza por una perfecta armonía entre la tradición y la vanguardia.

– Rico legado histórico y cultural

La región presume de un rico legado histórico que se relaciona con los países de alrededor y de una manera más lejana con España.

Fruto de ello, Flandes cuenta con un patrimonio artístico y cultural de gran valor.

Desde el gótico flamígero al rebelde espíritu de Magritte pasando por conocidos maestros como Brueghel, Van Eyck o Rubens…

– Excelente movilidad sostenible

Es una región muy bien conectada por tren, puedes llegar hasta sus ciudades más importantes en transporte público, olvidándote del coche y de los problemas para aparcar.

Si eres amante de las rutas en bici, este es tu lugar. El territorio ocupado por Flandes es plano, lo que permite recorrerlo sin problemas.

Las carreteras nacionales (no autovías) están preparadas con carriles bici que enlazan kilómetros y kilómetros de pueblos y ciudades.

Carril bici junto al canal de Damme que lleva hasta Brujas

Flandes se comunica, además de por estas carreteras nacionales, por una excelente red de autovías, que enlaza con importantes ciudades de Francia y Holanda, así como con su vecina región de Valonia.

– Sin problemas para comunicarte en varios idiomas

El idioma oficial es el neerlandés (popularmente conocido como flamenco). En general, la mayoría de la población es trilingüe, además de su propio idioma, hablan francés e inglés.

– Ten en cuenta los horarios

Los horarios no son los de aquí, tenlo en cuenta a la hora de programar tus visitas a museos, lugares de interés y restaurantes.

– No solo cerveza se bebe en Flandes

La cerveza es una pasión nacional, aunque poco a poco se están introduciendo otras bebidas como el cava, cosa que nos sorprendió gratamente, ya que nosotros vivimos en el país del cava (el Penedès).

Qué ver y hacer en Flandes por provincias

La región se divide en cinco provincias que destacan por diferentes motivos:

– 1. Flandes Occidental

La provincia de Flandes Occidental es la única que cuenta con costa. 

Limita con Holanda y Francia, países con los que comparte la belleza del Mar del Norte, ecos de duras batallas y kilómetros de espacios naturales creados por las dunas y los polders

Es una de las provincias belgas que más conocemos y por la que más rutas hemos realizado.

Brujas, su capital

La capital es Brujas, ciudad bañada por un buen número de canales, seña de identidad que la ha hecho famosa en todo el mundo.

Brujas by night

A pocos kilómetros de Brujas, se sitúa Damme, una pequeña villa medieval a la que se puede llegar en barco o en bici desde Brujas.

¡No te vayas sin visitar esta joya literaria de Flandes Occidental!

La costa belga y las huellas de las guerras mundiales

Flandes Occidental cuenta con bellas localidades costeras como Ostende, Knokke-Heist o La Panne.

Si te apasiona la historia, sobre todo lo relacionado con las Guerras Mundiales, estás en el mejor lugar. La zona fue escenario de duras batallas de las que aun quedan profundas cicatrices.

La ciudad de Ypres se ha convertido en todo un canto a la paz, en ella puedes emocionarte con el Museo de la Primera Guerra Mundial o la grandiosa Puerta de Menen donde cada día, a las ocho, se recuerda a los caídos en la cruel contienda.

In Flanders Fields Museum. En la ciudad de Ypres se ubica el museo de la I Guerra Mundial

A lo largo de la costa circula un tranvía, ideal para olvidarte del coche. El trayecto pasa por bellas localidades costeras como Ostende o De Panne.

En su recorrido, de unos sesenta kilómetros, salen a tu paso los paisajes del Mar del Norte, ecos de antiguas batallas y viejas cicatrices de guerras.

La zona fue escenario de duros enfrentamientos en las guerras mundiales, aún puedes visitar un buen número de bastiones militares, trincheras, cementerios y búnkers semienterrados en la arena.

Bellas reservas naturales junto al Mar del Norte

Si eres un amante de la naturaleza escápate a conocer la Reserva Natural Flamenca de las Dunas y los Polders de Zwin, un precioso enclave en los confines del país, frontera natural con Holanda.

La Reserva de Westhoek es conocida como “el Sahara de Flandes” sus complejos dunares son los más grandes de Europa y se extienden, dando continuidad a la costa, hasta la vecina Francia.

Dunas en el Mar del Norte- Reserva de Westhoek “el Sahara de Flandes”

Acabamos las recomendaciones de esta región en una preciosa ciudad, orgullosa de su pasado y de su historia reciente.

Veurne, orgullo patrio

Durante la I Guerra Mundial, Veurne se convirtió en sede de las tropas belgas con el rey Alberto I al frente al ser la única ciudad que no fue tomada por las tropas alemanas.

Veurne es una preciosa ciudad de la zona rural de Flandes, sus alrededores configuran un paraje natural único conocido como De Moeren (tierras y pastos ganados al agua).

Las sendas que parten desde el centro de la ciudad recorren un interesantes paisaje de agua y tierra salpicado por bellos molinos.

– 2. Flandes Oriental

La provincia de Flandes Oriental presume de su bella capital, Ganteuna de las seis ciudades de arte de la región flamenca.

Limita con las provincias de Flandes Occidental, Brabante Flamenco y Amberes, con la valona Henao y al norte con Holanda. Importante cruce de caminos de los Paises Bajos y de entrada a Francia.

A lo largo de la provincia disfrutarás de un precioso paisaje rural, caracterizado por numerosos sauces trasmochos, grandes extensiones planas y carreteras secundarias de gran valor paisajista, natural y fotográfico.

El canal del Lys consigue precioso reflejos de Gante

Aalst y sus carnavales

La ciudad de Aalst es famosa por sus carnavales inscritos en la lista representativa de patrimonio inmaterial de la UNESCO desde el año 2010.

Una interesante localidad junto al río Dendre, a pocos kilómetros de la capital belga.

También está declarado Patrimonio de la Humanidad el campanario del ayuntamiento, uno de los más antiguos de Bélgica que cuenta con un carillón de 52 campanas.

Haz un hueco para visitar esta localidad ubicada a unos 50 kilómetros de Gante.

La bella Derdermonde

El curso del río Dendre nos lleva hasta la interesante y coqueta Dendermonde, ciudad de alojamiento para nuestro periplo viajero por Flandes.

Además de un rico patrimonio arquitectónico, histórico y cultural, la localidad destaca por su museo del Jazz y las actuaciones en vivo en el local Honky Tonk Jazzclub.

¡Todo un lujo poder presenciar una actuación en vivo en este templo de la música!

El museo de arqueología con el mamut más antiguo encontrado en el país, la singular fiesta del Katuit, el beaterio así como la preciosa Plaza del Mercado, son alguno de los fascinantes lugares de Dendermonde.

Fiesta del Katiut, un imprescindible del verano en Dendermonde

– 3. Provincia de Amberes

Esta provincia limita con Flandes Oriental, el Brabante Flamenco y el Limburgo, así como con Holanda con la que comparte desembocadura del río Escalda.

Amberes, la ciudad más grande de Flandes

La capital, Amberes, es la ciudad más grande de Flandes.

Obviada durante un tiempo frente a sus grandes competidoras, Brujas y Gante, la capital lleva unos años despuntando como destino ideal para los amantes de la moda, de la buena gastronomía, la cultura, las nuevas vanguardias y el patrimonio.

Tal y como pasa en otros lugares de Flandes, encontramos una perfecta combinación de tradición y vanguardia.

Sus barrios invitan a perderse y descubrir fascinantes obras maestras del barroco, plazas ambientadas, galerías de arte y un sinfín de encantadores rincones.

Coro de la Catedral de Amberes

Lier, la bella desconocida de Flandes

A pocos kilómetros de la capital se sitúa Lier, una de las bellas desconocidas de Flandes. La ciudad, conserva el encantador tipismo de las localidades flamencas. 

Una de las mejores vidas nocturnas del país, un casco antiguo ideal para el shopping, delicados restaurantes junto a la orilla del Nette y un patrimonio que embauca al visitante.

Todo en la ciudad parece creado para enamorar al visitante. Dedica al menos una jornada a disfrutar de esta bella y desconocida joya flamenca.

Torre Zimmer y reloj astronómico de Lier

Malinas, delicado toque femenino

Malinas es un must de la provincia, una ciudad de exquisito toque femenino. Situada en medio de las ciudades de Bruselas y Amberes de las que dista veinticinco kilómetros.

La mano de dos de sus más queridas gobernadoras se aprecia en los delicados y elegantes edificios renacentistas de su centro histórico, un núcleo hecho a escala humana donde sobresale la esbelta torre de la Catedral de San Rumoldo.

Un fascinante beaterio, declarado Patrimonio de la Humanidad, el conjunto de ocho iglesias góticas y barrocas o la fábrica de la cerveza Carolus, son solo una pincelada de lo que Malinas ofrece.

Ideal para pasar un día recorriendo sus canales, plazas y museos mientras degustas su apreciada cerveza.

Margarita de Austria preside la Plaza Mayor de Malinas 

Meersel-Dreef, el pueblo más al norte

¿Eres amante de las curiosidades? En la provincia de Amberes se encuentra el pueblo más al norte de Bélgica, Meersel-Dreef.

La localidad pertenece al municipio de Hoogstraten, “camino alto” por su posición estratégica de paso ente norte y sur de los Países Bajos.

Destaca su precioso beaterio declarado Patrimonio de la Humanidad y de una de las torres más altas del país situada en la Iglesia de Santa Catalina.

– 4. La provincia del Brabante Flamenco

Esta provincia nació tras la división de la histórica provincia del Brabante en dos (Brabante Valón y Brabante Flamenco). Situada en el corazón de Bélgica contiene en su territorio a la capital del país, Bruselas.

Lovaina, universidad y beaterios 

Lovaina, famosa ciudad universitaria, centro de cultura europea y cuna de la cerveza, Stella Artois, es la capital de la provincia.

Presume de contar con la barra de bar “más larga del mundo”, de tener uno de los mejores ambientes de Flandes, así como de ser la sede de la cervecería más grande del mundo, la Inbev.

Su Gran Beaterio es posiblemente el más bello de toda Bélgica actualmente reconvertido en residencia de estudiantes.

La monumental biblioteca universitaria acoge un buen número de magníficas obras de la cultura, las ciencias y la historia de Europa.

Oude Markt, la barra de bar más larga de Europa

Grimbergen, su nombre suena a cerveza

Haz una parada en la localidad de Grimbergen, cuna de una de las cervezas más prestigiosas del país.

La cerveza Grimbergen muestra el símbolo de la antigua abadía, el Ave Fenix, en recuerdo de las veces que fue destruida y reconstruida. Su museo de la cerveza se puede visitar bajo reserva.

Un paseo matinal es suficiente para conocer a la perla de Brabante, sobrenombre con el que se la conoce.

Museo de la cerveza de Grimbergen

Tervuren, lugar real

La delicada y elegante Tervuren es otra de las villas imprescindibles en el Brabante Flamenco.

Situada a tan solo 16 kilómetros de Bruselas, se llega cómodamente en tren para disfrutar del impresionante Museo Real del África Central y de su famoso Arboretum

El oscuro pasado colonial de Bélgica sale a tu encuentro en esta elegante ciudad, elegida por el rey Leopoldo II como “almacén-museo” del expolio y atrocidades cometidas en el Congo.

Actualmente, Tervuren se ha convertido en un lugar para la reconciliación, el estudio del África central y el perdón.

Museo Real del África Central en Tervuren 

A pocos kilómetros de Tervuren no te pierdas uno de los lagos más bonitos de Bélgica, frontera natural entre las regiones de Flandes y Valonia, hablamos del Lago de Genval.

Un must para los habitantes de Bruselas que copan sus orillan en cuanto aparece el buen tiempo.

Los restaurantes ubicados en sus orillas son muy recomendables. Sobresale el Château du Lac, un establecimiento de lujo, ideal para disfrutar de espectaculares panorámicas al lago.

Lago de Genval, línea divisoria entre Flandes y Valonia en la región del Brabante

Finalizamos el recorrido sobre qué ver y hacer en Flandes en su provincia menos conocida y visitada.

– 5. La provincia de Limburgo

Frontera natural con los Países Bajos donde se sitúa el Limburgo holandés, continuación natural de un territorio que estuvo unido en tiempos pasados.

Es el pulmón verde de Flandes, si eres un amante de la naturaleza, en Bélgica también encontrarás espacios naturales únicos.

Hasselt, la bonita ciudad del norte

Su capital es Hasselt, que cuenta con un encantador centro histórico y un curioso jardín japonés en sus alrededores

Es un must en el norte de Bélgica, un tanto desconocida y apartada de las típicas rutas turísticas, pero una bonita sorpresa en cualquier viaje por Flandes.

No te vayas de la ciudad sin visitar el Museo de la Ginebra.

Tongeren, la ciudad más antigua de Bélgica

¡Otra curiosidad! La provincia de Limburgo cuenta con el núcleo urbano documentado más antiguo del país, la ciudad de Tongeren.

Fundada en el año 15 a.C. como campamento base de las tropas romanas de la Renania. Disfruta de su Museo Galo Romano y del mayor mercado de antigüedades de Bélgica.

A pocos kilómetros, el Parque Nacional de Hoge Kempen convierte a la provincia de Limburgo en un reclamo para los amantes de la naturaleza, de las escapadas rurales, de los destinos poco masificados.

Este espacio natural protegido cuenta con un impresionante Cosmódromo ideal si viajas en familia.

Maasmechelen Village, la villa de las compras

Si eres una fashion adict, no te pierdas una jornada de compras en Maasmechelen Village, una aldea comercial de primeras marcas, situada a unos 40 kilómetros de la capital del Limburgo, Hasselt..

¿Te imaginabas tanto por hacer en Flandes? Sigue leyendo, que aún hay más…

Tips sobre gastronomía (sabores de Flandes)

No te vayas de la región flamenca sin probar algunos de sus platos más emblemáticos y tradicionales. ¿Sabes cuáles son? Te dejamos unas pinceladas para ir abriendo boca.

La estrella de las cocinas flamencas son  les frites

Puedes encontrarlas en bares, restaurantes, cervecerías y en las Frituur (Freidurías ambulantes). Son símbolo nacional del país y cuentan hasta con museo.

En Gante probamos unas de las mejores (junto a otras especialidades), en la Frituur Jozef, un puesto ambulante de la Vrijdagmarkt. Si les añades “Salse andalouse” ¡están para chuparse los dedos!

Jozef, la freiduría más antigua de Gante

Y si quieres conseguir el plato top, entonces pide mejillones con patatas fritas, aderezados con alguna salsa  (mantequilla de ajo, provenzal…), mejor acompañados con una de las exquisitas cervezas de la región.

Una región cervecera

¿Sabías que en la región de Flandes se elaboran más de 100 marcas o tipos de cerveza (Grimbergen, Stella Artois, Carolus, etc)?

Si eres un amante de esta bebida, te recomendamos una ruta por sus mejores Brasseries (fábricas de cerveza) como la In Bev en Lovaina, la más grande del mundo. ¡Flandes es la caña!

La sorpresa de sus quesos

Aunque te sorprenda, los quesos flamencos son exquisitos y combinan a la perfección con las diferentes cervezas.

El país cuenta con más de ochenta variedades y generalmente se toman tras el plato principal. Déjate sorprender por el Brique de Flandes, el Passendale o el Oud-Brugge entre otros.

Selección de quesos en la cervecería De Halve Maan en Brujas

Verduras flamencas

Otra de las aportaciones flamencas a a gastronomía mundial son las endivias, las encontrarás en muchos de sus platos.

En 1830, el jardinero jefe del Jardín Botánico de Bruselas descubrió por casualidad esta nueva hortaliza. ¿Te imaginas el mundo sin ellas? Pídelas rellanas o gratinadas.

Los espárragos son muy populares en la cocina de Flandes, nosotros los hemos comido de varias maneras, pero el más típico es el plato de Espárragos a la Flamenca (Asperges op zijn Vlaams).

Deliciosos con una fina capa de huevo duro triturado, mantequilla y perejil.

Espárragos a la Flamenca o malineses

Estofados y croquetas

Si prefieres algo más contundente, te recomendamos un estofado belga (Stoofvlees) o un estofado de pescado típico de Gante (Waterzooi).

En nuestro caso somos muy fans de las Croquetas de gambas grises o de queso, otro de los clásicos de las cocinas de la región.

No son tan grandes como las españolas, pero están repletas de sabor y siempre se acompañan de verduras y hortalizas.

Croquetas de queso y endivias gratinadas, deliciosa cena en L’Estaminet de Brujas

Mariscos y pescados

En la provincia de Amberes, encontrarás una buena selección de pescados y mariscos recogidos en el río Escalda.

Nosotros alucinamos con este plato que nos prepararon en un famoso restaurante de la capital.

Croquetas de mariscos, pescados, gambas y ensalada en Amberes

Flandes golosa

A todo esto se le suma los famosos chocolates, los goffres y los bollos tradicionales.

Innumerables tiendas, pastelerías y chocolaterías tientan a las almas golosas con estos preciados dulces.

Si estás a dieta, ¡no pises Flandes!

Como colofón, déjate seducir por las galletas de especias (speculaas), el mattentaart (pequeño pastel de hojaldre y los neuzeke (nariz, debido a su forma), un curioso caramelo de almíbar y sabores de fruta.

¡Imposible no caer en la tentación!

Típicas “narices” de Flandes

Esperamos que esta guía sobre qué ver y hacer en Flandes te sirva de ayuda a la hora de planificar tu viaje por esta encantadora y sorprendente región de Bélgica.

¡Déjanos tu comentario si tienes alguna duda, pregunta o sugerencia, son gratis y siempre son bienvenidos! 

Sobre El Autor

Viajera empedernida, me encanta descubrir historias, personas y lugares anónimos, curiosos, ocultos a los ojos. Desde octubre de 2018 me encontrarás también al frente de Penedes Lovers Enoturismo, una agencia receptiva especializada en la cultura del vino.

Artículos Relacionados

3 Respuestas

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest