Escapada a Tierra de Cameros, un viaje a La Rioja rural

Que La Rioja es famosa por sus vinos, nadie lo duda, pero también es tierra de tradiciones ancestrales, paisajes vertiginosos, personajes relevantes y naturaleza cautivadora.

Tal hecho nos lo confirmó Joaquín, nuestro anfitrión en la casa rural Villa Liquidambar de Torrecilla de Cameros y presidente de la Asociación de Casas Rurales de La Rioja al explicarnos que, “poco a poco, la viña deja ver el bosque“.

Es decir, desde hace unos años, La Rioja apuesta por ampliar la oferta de turismo y servicios a otros ámbitos no relacionados con el mundo del vino y sus derivados.

Joaquín nos guía a través de la Senda de San Pedro en Torrecilla en Cameros

Carmelo junto a Joaquín, que nos hace de guía en la Senda de San Pedro – Torrecilla en Cameros

Un claro ejemplo, de esta apuesta, es la comarca de Tierra de Cameros ( o Los Cameros, o Sierra de Cameros) donde es posible sentir una Rioja natural, rural, repleta de pintorescos pueblos que conservan tradiciones y arquitectura de antaño.

Desde donde se apuesta por un desarrollo sostenible que combina turismo rural, aventura, deportes naúticos, senderismo, trekking, con la posibilidad de seguir los trazados de una antigua calzada romana que atravesaba el territorio y por supuesto, donde siempre hay tiempo para sentarse en una mesa y degustar quesos de denominación de origen junto a un buen vino.

Selección de quesos DO Tierra de Cameros

Selección de quesos DO Tierra de Cameros

Viajamos, en esta ocasión,  hasta la comarca situada en el corazón de La Rioja. Cruce de caminos desde tiempos remotos, destino ideal para los que buscan desconexión o adentrarse en lugares rodeados de paz, para perderse entre una abrumadura naturaleza y volverse a encontrar en un pequeño pueblo.

Tierra de Cameros, cuenta al visitante, historias de viejas tradiciones como la trashumancia o relatos desgarradores sobre la emigración. En algunos pueblos, aún se conservan exquisitas casas de “indianos” o el fulgor de las obras que realizaron tras su regreso de las Ámericas.

“Ya se van los pastores a la Extremadura, ya se queda la sierra triste y oscura. Ya se van los pastores, ya se van marchando, ya se queda la sierra triste y callando. Más de cuatro zagalas quedan llorando”. Canción popular de la trashumancia en Tierra de Cameros.

Cameros también ha sido cuna de personajes ilustres como Práxedes Mateo Sagasta.

Detalle de balcón en una casas de indiano en Ortigosa de Cameros

Detalle de balcón en una casas de indiano en El Rasillo de Cameros

Es Cameros una tierra uniforme, donde el paisaje agreste y el entorno natural invitan al relajado paseo junto a los ríos que la surcan, a caminar por sus infinitos senderos o a elevarse hacia las escarpadas montañas del Parque Natural de Sierra Cebollera.

Hemos elegido una época no muy dada al turismo, el tránsito del otoño al invierno, cuando la naturaleza está dormida, casi muerta, cuando todo el mundo se recoge en casa para calentarse del frío exterior. Cuando los paisajes están grises y el sol calienta poco y la nieve no ha hecho aun acto de presencia para regalarnos su preciosa composición.

Aún así, hemos disfrutado de grata conversación junto al calor del fuego en algunos restaurantes, o de momentos mágicos mientras caminamos con Joaquín por las sendas de Torrecillas, o tomando un caldo calentito que nos preparó Esperanza, la propietaria del club Naútico El Rasillo…

Momentos únicos que te regala una Rioja desconocida, modesta, natural.

Un caldo caliente despierta a las frías de las ánimas - Club Naútico El Rasillo

Un caldo caliente despierta las frías ánimas, cortesía del  Club Naútico El Rasillo

Desde la casa rual Villa Liquidambar, nuestro alojamiento durante tres días, hemos realizado excursiones y rutas por los alrededores, esta es la ventaja de viajar en coche por La Rioja .

También hemos aprovechado para acercarnos hasta la capital de La Rioja, Logroño, que se encuentra a tan solo veinte kilómetros de Torrecilla en Cameros.

En una tarde fría y húmeda visitamos el casco antiguo de la capital y recorrimos sus emblemáticas zonas de tapeo, la Calle Laural y la calle de San Juan. A pesar de ser un lunes y de las bajas temperaturas había un interesante ambiente.

El restaurante El Cachetero ha sido nuestra elección para la cena. El chef del emblemático local de la Calle Laural, Jose Luis Vicente Gómez, nos ha deleitado con su arte.

Por nuestra mesa han pasado excelencias de la cocina riojana. Platos de la tierra como la Parrillada de Verduras o el Cardo.

El broche de oro ha sido el Huevo Trufado sobre base de setas que el propio Jose Luis ha preparado en mesa. ¡Menuda explosión de aromas y sabores en boca! ¿Quién dice que los vegetarianos solo comemos lechuga?

Exquisito Cardo, algo tan sencillo elevado a alta cocina

Exquisito Cardo, algo tan sencillo elevado a alta cocina

Vídeo del tapeo por la calle Laurel de Logroño


Vídeo versión 3D

Nuestro paseo por Tierra de Cameros

Tres días solo sirven para tomar contacto con la zona, sirven para dejarte ganas de más, para sentir que debemos volver de nuevo. Aún así, nuestra escapada a Tierra de Cameros ha estado repleta de actividades, de momentos para la grata charla y el buen yantar.

De Torrecilla en Cameros nos llevamos el buen hacer de sus gentes. Descubrimos que han estado a punto de ganar un concurso como el pueblo más bueno y bonito de España.

Y no nos extraña, Torrecilla destaca por su labor de voluntariado y el tejido asociativo que tiene, pero sobre todo por su ubicación en pleno valle junto al río Iregua que ofrece bonitas estampas al viajero que llega hasta la localidad.

Torrecilla en Cameros

Torrecilla en Cameros

Varias rutas recorren sus alrededores, entre ellas destacamos el Sendero de San Pedro, un plácido camino de tres kilómetros que lleva hasta la ermita de San Pedro, un lugar mágico.

Inicio del Sendero de San Pedro junto a la Iglesia de Ntra. Sra. de la Esperanza

Inicio del Sendero de San Pedro junto a la Iglesia de Ntra. Sra. de la Esperanza

El punto de inicio es el parque público donde encontramos el mejor mirador de la zona junto a la Iglesia de la Esperanza.

Podrías quedarte sentado en sus bancos toda la tarde, admirando el paisaje y dejándote llevar por la tranquilidad del lugar.

El repiqueo de las campanas nos recuerda la hora y nos devuelve a la realidad. Tras la empinada subida hasta este punto regresamos a la parte baja del pueblo para apreciar la arquitectura de algunas de sus casas.

Puente sobre el río Iregua

Puente sobre el río Iregua

Joaquín y su bonachón galgo blanco, Bingo, nos acompañan en el paseo. Nuestro cicerón nos explica con absoluto detalle cada punto de interés del pueblo y sus anécdotas.

En el ayuntamiento, entramos para visitar el museo dedicado al hijo predilecto de la villa, Práxedes Mateo Sagasta.

Ayuntamiento y sala-museo dedicada a Sagasta

Ayuntamiento y sala-museo dedicada a la figura del político Sagasta

En el restaurante La Terraza hemos llenado el estómago mientras disfrutamos de las preciosas vistas a uno de los barrios de Torrecilla.

Mirador de La Terraza

Mirador de La Terraza

Pero lo más espectacular ha sido el regalo que hemos tenido en forma de amanecer. A las siete de la mañana una extraña luz ha inundado nuestra habitación. Esta claro que en La Rioja hasta los amaneceres tienen color a vino.

Amanecer en Torrecilla en Cameros

Amanecer en Torrecilla en Cameros

Imprescindible una visita al Centro de la Emigración riojana, un claro ejemplo de memoria viva en la zona. ¿Lo más curioso? Su ubicación, ya que el centro se sitúa en un antiguo convento restaurado para tal fin.

El reconocimiento a las personas que tuvieron que marchar cuando la comarca sufrió de una fuerte crisis económica debida a la desaparición de la industria lanera, nos dice mucho sobre el valor que le dan a las personas en este territorio y la apuesta que se hace para que nadie olvide sus raices.

Centro de la Emigración riojana - Tierra de Cameros

Centro de la Emigración riojana – Tierra de Cameros

Tras una noche de merecido descanso en Villa Liquidambar retomamos un día de ruta que nos lleva hasta El Rasillo.

Dejamos la N-111, carretra que atraviesa esta comarca y nos dejamos mecer por la sinuosidad de la LR-253 que nos adentra en un paisaje de contrastes.

Primero conducimos casi encajonados a lo largo de un pequeño cañón. Tras pocos kilómetros, el espacio se abre a verdes praderas y un precioso valle que culmina en la localidad de El Rasillo donde sestea plácidamente el embalse de González Lacasa.

Cameros

Embalse de González Lacasa desde el mirador del Club Naútico El Rasillo

El Rasillo cuenta con el mayor número de casas de turismo rural de La Rioja, por lo que pasear por el pueblo en esta época, es hacerlo por un pueblo fantasma, eso sí, un precioso y cuidado pueblo.

Enseguida nos llama la atención su peculiar arquitectura de casas de piedra rojiza. Tenemos la suerte de toparnos con unos hombres que trabajan afanosamente en una de las casas y conseguimos que nos expliquen que la piedra es típica en la zona.

Arquitectura tradicional en El Rasillo

Calles de El Rasillo de Cameros

Nos sorprende su sinceridad al contarnos que la materia prima, es decir la piedra, la cogen directamente de casas abandonadas durante la construcción del embalse. ¡Interesante manera de reciclar!

Decidimos perdernos a través de sus calles, de sus pequeñas plazas. Tras pasar una casa abovedada salimos a un sendero, de repente, ¡estamos en plena Calzada Romana del Iregua!

Este sendero balizado discurre paralelo al río Iregua y sigue los pasos de la antigua calzada que unía las poblaciones de Vareia (Varea), en La Rioja, con la soriana ciudad de Numancia. Actualmente se conserva el tramo entre Viguera y el Puerto de Piqueras.

El total de la calzada es de cincueta y siete kilómetros que se recorren en cinco etapas.

Señalización de la Calzada Romana del Iregua en El Rasillo de Cameros

Señalización de la Calzada Romana del Iregua en El Rasillo de Cameros

La ruta, a su paso por La Rioja, atraviesa la mayoría de las localidades que componen el llamado Camero Nuevo.

En este punto se inicia el camino que lleva hasta Ortigosa de Cameros. La senda es preciosa, escondida entre un pequeño bosque. Imaginamos como debe ser en otras épocas y es imposible no pensar en volver.

Tras caminar un rato regresamos al núcleo urbano de El Rasillo donde las imágenes de lo cotidiano nos salen al paso, como la llegada del panadero con su furgoneta. En cuanto suena el claxón, ¡salen personas de no sabemos dónde! Pensábamos que eramos los únicos habitantes del lugar.

Estamos en el centro del pueblo, junto a un Olmo catalagodo como árbol singular de La Rioja que tiene más de cuatrocientos años.

Olmo de El Rasillo, catalogado como árbol singular de La Rioja

Olmo de El Rasillo, catalogado como árbol singular de La Rioja

El Rasillo es un pueblo pequeño, pero está repleto de grandes rincones. Deambulamos por sus callejones donde a cada paso nos paramos a observar una ventana que se abre, una piedra reciclada como mesa, ropa tendida, un perro jugetón que ladra a nuestro paso…

Rincones de El Rasillo

Rincones de El Rasillo

Arquitectura tradicional bien restaurada

Arquitectura tradicional bien restaurada

A veces nos entran ganas de abandonarnos al libre albedrío y dejar pasar el lento ritmo del tiempo en alguna localidad de este tipo. Nos entran ganas de pintar, de fotografiar, de escribir.., entran ganas de unirse a la conversación de los señores que están sentados junto al Olmo, pero…, debemos continuar.

A escasos dos kilómetros del centro urbano, te topas con el embalse, donde la oferta de actividades se amplia. Vela ligera, piragüismo, winsurf, traineras…, estamos en el centro turístico y vacacional de la comarca.

Gracias a Esperanza, propietaria del restaurante El Club Naútico, descubrimos que el embalse es un punto de gran atracción turística desde el mes de marzo hasta bien entrado el otoño. Diferentes campeonatos de deportes acuáticos atraen a mucha gente hasta la localidad.

En diciembre, todo parece abandonado, es como si hubiera pasado un tsunami, pero a nosotros nos resulta bello y tranquilo. Somos afortunados por poder disfrutar de los lugares en diferentes épocas del año.

El Mirador de El Rasillo

El Mirador de El Rasillo

El viajar en coche por La Rioja nos lleva a la carretera LR-253 que nos conduce hasta la cercana localidad de Ortigosa, otro pueblo pintoresco e imprescindible en la comarca de Tierra de Cameros. En esta ocasión ascendemos por una pequeña carretera para darnos de narices con una bella estampa.

Ortigosa parece desparramado en las laderas de la montaña rocosa que lo rodea. Sorprenden sus altísimos puentes que salvan alturas de casi doscientos metros y que te llevan hasta la zona de las cuevas kársticas que dan fama a la localidad. Estamos en el Alto Valle del Iregua.

Puente de hierro en Ortigosa de Cameros

Puente de hierro en Ortigosa de Cameros

Reconozco que he tenido un momento, ¡ay dios! al cruzar el puente, sobre todo cuando lo he sentido crujir bajo mis pies. ¡La sensación de vértigo es fantástica!

Tras atravesar el puente, una pequeña subida lleva hasta las cuevas y de paso, regala bellas imágenes de la interesante localidad que queda encajonada entre las faldas de la montaña.

Ortigosa nos ha recordado a pueblos que vimos en Irán, con una arquitectura que aprovecha bien los escasos espacios libres que deja la ladera. Las casas forman un puzzle donde destaca el color rojizo de sus tejados.

Cameros

Ortigosa cuenta con varios miradores panorámicos

Regresamos por el mismo camino hasta Torrecilla, nuestro punto de partida. El problema del invierno es que anochece pronto y las escapadas no se aprovechan con la misma intensidad que en otras épocas del año.

Aún así, hemos disfrutado de tres días muy enriquecedores en Tierra de Cameros. Ha quedado mucho por ver y descubrir. Ya tenemos ganas de volver y terminar de conocer la zona ¡Apuntado queda en nuestra agenda viajera!

Con esta escapada nos queda claro que se puede venir a La Rioja y olvidar casi por completo su producto estrella, el vino.

Cuando se viaja, merece la pena abrir el abanico de posibilidades por que nunca sabes con lo que te puedes encontrar si desvías tu ruta hacia caminos menos transitados, buscando lugares de patrimonio desconocido.

Cameros

El paisaje de Cameros sorprende con los farallones de Castañares de las Cuevas en plena N-111

Nota de autora: Este viaje es el resultado del premio al mejor rincón de La Rioja 2015 recibido por la comunidad viajera de minube y por turismo de La Rioja .

Sobre El Autor

Viajera empedernida, me encanta descubrir historias, personas y lugares anónimos, curiosos, ocultos a los ojos. Desde octubre de 2018 me encontrarás también al frente de Penedes Lovers Enoturismo, una agencia receptiva especializada en la cultura del vino.

12 Respuestas

    • Eva Puente

      Un abrazo compañera!!! que grata sorpresa encontrate por nuestro blog :-). Me imagino que todo bien por Alemania.

      Abrazos de Carmelo y mios!

      Responder
  1. Diabarama

    Yo es que a La Rioja le tengo especial tirria. Viví allí un tiempecito y me lo hicieron pasar fatal, así que todo lo que sea pasarme por esas tierras otra vez… prefiero dar todo un rodeo. Por muy bueno que parezca ese caldo.

    Abrazos!

    Responder
    • Eva Puente

      Un abrazo querida Annick!

      Vaya, interesante lo que comentas. Pero ya ves que hay gustos y experiencias de todo tipo. También es diferente lo que uno siente cuando viaja, que cuando vive en un lugar.

      un abrazote
      Eva y Carmelo

      Responder
  2. Carmen

    Hay tantos rincones maravillosos escondidos por la geografía española apetecibles como este que resulta difícil escoger. Pero la Rioja es sin duda una buena opción a tener en cuenta.
    Preciosos rincones Eva, si además le juntas poder ir a la senda de los elefantes a tomar unas tapas pues mejor que mejor 😉
    Un saludo
    Carmen

    Responder
    • Eva Puente

      Hola Carmen! jajajaj, si que es verdad, España es casi infinita! Por mucho que la recorras, siempre aparece otro lugar, otro rincón o paraje que no has visitado y se presenta como único!

      Lo de la senda, uffff, jajaj, que te voy a contar. La calle Laurel está pensada para el disfrute y la gula!

      un saludo,
      Eva y Carmelo

      Responder
  3. María - nubesviajeras

    ¡Cómo nos gustan estas escapadas! Lugares donde desconectar y disfrutar del paisaje y la buena comida. Que bonito y cuidado me ha parecido El Rasillo, con su olmo incluido. Me ha hecho gracia lo que dices que a uno, en estos sitios, le entran ganas de pintar, de fotografiar, de escribir, de conversar…, pero que tiene que seguir el camino. Bueno, aunque fuese un ratito parece que lo disfrutaron!!
    La Rioja no la conocemos, así que si tendremos ocasión de recorrerla nos acordaremos de vuestras sugerencias.
    Un saludo,
    María

    Responder
    • Eva Puente

      Hola María!! muchas gracias por tu comentario :-).

      Pues ya sabes, tenéis que venir por aquí y hacer una escapada a esta interesante zona para poder sentir esas ganas de desconexión de las que hablo en el artículo ;-).

      un abrazo!
      Eva y Carmelo

      Responder
  4. Alejandro

    Hola Eva, tengo que felicitarte por la calidad de tu trabajo, me encantó este post, tus fotos son geniales y me pasé un buen rato acompañándolos en este recorrido. Mis saludos a vos y a Carmelo.

    Responder
    • Eva Puente

      Hola Alejandro! millones de gracias, jolines, con comentarios como el tuyo merece la pena seguir trabajando! Esa es la idea, que nuestros post sirvan de inspiración y llevena nuestros lectores a imaginarse por los mismo lugares que disfrutamos tan intensamente :-).

      gracias por acompañarnos por esta preciosa y desconocida zona de La Rioja.

      Eva y Carmelo

      Responder
  5. Cafina Camero

    Hola Eva, saludos desde Valle de la Pascua, Estado Guarico, Venezuela, FELICITACIONES por su ardua labor, es la primera vez que observo un documental suyo, me llamo mucho la atención de que exista en España una zona con similar nombre que mi apellido, es mas me intima a conocerla, y con la demostración suya, de tan bella zona….que más se puede pedir, Saludos.

    Responder
    • Eva Puente

      Hola Cafina!!!! disculpa que no te contestáramos en su momento. A veces los comentarios se quedan colgados en el cajón del olvido, no sabemos bien el porqué 😉

      Si, resulta curioso lo de los apellidos! seguro que tienes algún raíz en tu familia que procede de la zona, por cierto, una de las más bellas y auténticas de La Rioja!!

      Espero que visites alguna vez Cameros, seguro que te entran ganas de quedarte.
      Un abrazo,
      Eva y Carmelo

      Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.