De ruta por los pueblos más bellos de Valonia en Bélgica

Hace unos años mientras viajaba por la Provenza francesa descubrí una interesante colección de pueblos que atraían la atención del visitante con un letrero que ponía “Une de les plus beaux villages de France“. Esta señalización despertó enseguida mi insaciable curiosidad.

¿Porqué esta denominación? ¿Qué secreto oculto poseía este pueblecito para tener tan alto distintivo? Si este era uno de los más bellos ¿cuáles eran los demás? ¿dónde se encontraban? Y así comenzó una búsqueda casi obsesiva en pos del pueblo más bello de Francia. ¡Difícil tarea ya que el país vecino tiene infinitos pueblos que perfectamente pueden ser declarados como tal!

Al final, descubrí que detrás de estas etiquetas existe una asociación que ha puesto en valor localidades que estaban dormidas en el tiempo, a las que a pesar de su belleza, patrimonio o historia pocos viajeros o turistas llegaban.

El 6 de marzo de 1982, bajo el liderazgo del alcalde de Collonges-la-Rouge nace la asociación que agrupa, de manera oficial, a los pequeños pueblos franceses que mejor conservan su pureza y encanto en tres características: paisaje o entorno, edificios o monumentos de valor histórico y una cuidada arquitectura tradicional.

Años más tarde, un viaje en coche a través de Bélgica nos llevó a descubrir que la región de Valonia cuenta, desde 1994, con una asociación semejante a la de Francia, de la que tomó la inspiración, así como con una buena colección de “pueblos bellos o bonitos” catalogados oficialmente de esta manera cuando cumplen una serie de requisitos que se relacionan con el paisaje, entorno natural, historia y patrimonio.

En definitiva este programa es una clara apuesta por la recuperación de pequeños pueblos susceptibles de ser atractivos a los ojos de los viajeros y visitantes desde un punto de vista local.

Las granjas son uno de los elementos del paisaje

Las granjas son uno de los elementos del paisaje de los pueblos más bellos de Valonia

Tras el primer viaje a Bélgica en el que no visitamos ninguno de estos pueblos, ya que el itinerario nos llevó mayoritariamente por tierras flamencas, decidimos regresar a Valonia para descubrir esta ruta rica en patrimonio desconocido.

Cuando la Oficina de Turismo de Valonia-Bruselas nos propuso un viaje por la región, no nos lo pensamos dos veces y la ruta de los pueblos más bellos de Valonia fue una de las prioridades.

Nuestra ruta por algunos de los pueblos más bellos de Valonia

Se pueden planificar diferentes rutas, a través de los veinticuatro pueblos, combinando la visita con otros lugares de interés próximos.

La primera recomendación es visitar la página web oficial de la asociación donde se encuentra información, mapas, historia, fotos, así como que lugares de interés contiene, la razón por la que ha sido elegido, como llegar, etc.

PBV

Decoración de las casas en la ruta de los pueblos más bellos de Valonia

Han sido diez las localidades visitadas, bien por su cercanía a nuestro punto de alojamiento, bien porque se situaban en alguna de las rutas elegidas o bien porque llamaban poderosamente la atención.

El viaje por Valonia lo realizamos en coche, la manera más fácil de moverse por esta zona, no obstante hay poblaciones hasta las que llegan trenes o autobuses de línea desde las principales ciudades como Bruselas, Charleroi o Namur.

Las rutas no superaron los 150 kilómetros por día e intentamos hacerlas circulares para no repetir camino de ida y vuelta.

Mapa ruta

Los pueblos visitados a lo largo de tres días fueron: Wéris, Ny, Nobressart, Sohier, Soulme, Faläen, Sosoye, Crupet, Mozzet y Thom-Samsom en las provincias de Luxemburgo y Namur.

Día 1 Durbuy, la ciudad más pequeña del mundo, Wéris, Ny y Chéoux.

En el aeropuerto de Charleroi recogimos el coche de alquiler y empezamos nuestro periplo de una semana por Valonia. Tras pasar una agradable mañana en Durbuy, pusimos rumbo a los dos primeros pueblos de nuestra lista: Wéris y Ny.

¡Qué agradable resulta conducir por las carreteras de Valonia! El paisaje es el absoluto protagonista y no puedes evitar parar a cada momento para hacer una foto, contemplar las panorámicas o simplemente respirar el aire fresco de la campiña.

Wéris sorprende al viajero por su colección de dólmenes

Wéris sorprende al viajero por su colección de dólmenes

Wéris es conocido por su magnifica y bien conservada colección de dólmenes y monumentos megalíticos, única en Bélgica.

El pueblo es esencialmente rural y destacan sus casitas de madera y piedra caliza.

La localidad cuenta con un interesante Museo de los Megalitos donde se aprende bastante sobre la civilización de los constructores de dólmenes.

Como no podía ser de otra manera, tienen hasta su propia cerveza que por supuesto hemos disfrutado sentados en la brasserie del museo.

Maqueta de los constructores de dólmenes - Wéris

Maqueta de los constructores de dólmenes – Wéris

A escasos diez kilómetros de Wéris se sitúa la pequeña localidad de Ny, donde hasta el nombre es minúsculo.

La unión de elementos como la piedra y el agua, representados en la fuente calcárea que rodea la iglesia, la elegante Granja-Castillo y la bien conservada arquitectura tradicional consiguieron que Ny forme parte del selecto grupo.

Agua y piedra elementos destacados en la arquitectura de Ny

Agua y piedra elementos destacados en la arquitectura de Ny

Es sorprendente descubrir como los habitantes de estos pueblos se esmeran por realzar la belleza natural de sus localidades adornando sus casas con pequeños detalles y decoraciones elegantes.

Cada casa, ventana, patio o jardín capta la atención y se muestra para ser fotografiado. ¡Pero ojo! Los pueblos más bellos no son escaparates para que el visitante los admire, todos ellos cuentan con vida propia. En cada pueblo siempre hemos encontrado vecinos dispuestos a una animada charla que ayuda a entender la idiosincrasia y características de la localidad.

El esfuerzo colectivo, asociativo y participativo se palpa en cada una las localidades visitadas. Pero sobretodo se respira una entrañable vida rural y mucha belleza en el entorno.

La localidad de Chéoux sirve de alojamiento durante el recorrido. 

Día 2 Ruta de la batalla de las Ardenas y Nobressart

Nos espera un largo y emotivo día recorriendo algunos de los escenarios más violentos de la Segunda Guerra Mundial.

Tras visitar las localidades de La Roche-en-Ardenne, Bastogne y Arlon, acabamos la ruta en Nobressart, otro pequeño y calmado pueblo ardenense que conserva una rica arquitectura tradicional, pero que se diferencia de lo que hemos visto hasta ahora por lo coloridas que resultan sus casas, de amplios ventanales y puertas, que contrastan con la negra pizarra.

Una de las razones por las que esta ruta resulta muy atractiva es, porque además de visitar interesantes y desconocidos pueblos, atravesamos los parajes naturales más destacables de Valonia.

Nobressart se sitúa en el Parque Natural del Valle de Attert donde el entorno es uno de sus mayores reclamos. El turismo rural, los deportes de aventura y la vida contemplativa salen a nuestro paso.

Carmelo no puede resistirse

Carmelo no puede resistirse 🙂 Nobressart y su entorno

Día 3 De Rochefort a Crupet, jornada slowtravel por algunos de los pueblos más bellos de Valonia

Día dedicado en exclusiva a la visita de pequeñas localidades valonas que se caracterizan por su paisajismo. Algunas de ellas guardan desconocidos y espectaculares tesoros arquitectónicos.

Llegó un momento en el que no podíamos dar crédito a la cantidad de lugares bellos, bucólicos y bien conservados por los que íbamos pasando.

Sorprende que la zona no sea conocida para el gran público ya que contiene todos los elementos necesarios para convertirse en una ruta destacable de Bélgica.

La recuperación y conservación del patrimonio, del paisaje y de antiguas tradiciones locales será el leitmotiv de esta jornada.

Las ruinas de en Faläen

Ruinas del Château de Montaigle Patrimonio Excepcional de Valonia

Iniciamos un nuevo día en Chéoux, tras el desayuno emprendemos rumbo hacia Rochefort, famosa por la cerveza trapense de mismo nombre.

Redu, el pueblo del libro es nuestro siguiente destino. Estas dos localidades no forman parte de la ruta de los pueblos más bellos, pero son visitas imprescindibles en cualquier viaje por Valonia.

Tras la deliciosa comida en Redu, continuamos hasta el primero de los “pueblos bellos” del día, Sohier, que se merece el titulo con letras mayúsculas.

Sohier - Uno de los pueblos más bellos de Valonia

Sohier destaca por su ornamentación floral

En medio de la planicie verde despunta un pequeño conglomerado arquitectónico de color gris. Una gran calle alargada nos presenta una sucesión de casas y granjas de perfecta homogeneidad, siendo esta la singularidad de Sohier.

La puntiaguda torre de la Iglesia de Saint-Lambert sobresale en la imagen de postal que ofrece este pueblo.

En este punto es interesante explicar que el logotipo de la asociación de los pueblos más bellos de Valonia contiene los elementos más representativos que caracterizan a las localidades incluidas en la lista: El gallo valón, las puntiagudas torre-campanarios de las iglesias, el verde paisaje, los ríos, la arquitectura tradicional y las flores.

Distintivo de los pueblos más bellos de Valonia

Distintivo de los pueblos más bellos de Valonia

Todo este conjunto de elementos los tiene Sohier, un lugar en el que nos hubiéramos quedado para rato.

La arquitectura de piedra calcárea vuelve a salir al paso en edificios que se conservan intactos desde mediados del siglo XIX y que invitan a deambular por alguna que otra callejuela que esconde rincones espectaculares.

Casas-granja, elemento típico del patrimonio tradicional de Valonia

Casas-granja, elemento típico del patrimonio tradicional de Valonia

El oculto Château de Sohier juega con nosotros al escondite entre las ramas verdes, preservando su privacidad y nos despide de este bonito pueblo.

Mientras, la campiña sale de nuevo a nuestro encuentro y es imposible no parar a contemplarla.

Creo que lo hemos dicho en otro momento, pero no nos cansamos de repetirlo, Valonia es un sueño de color verde. Este color lo impregna todo y provoca un bonito contraste con los pueblecitos de color gris que se suceden en el camino.

El paisaje es cambiante, no es nada monótono. En en pocos kilómetros se viaja a través de extensos prados que dan paso a densos bosques, a delicadas colinas y valles surcados por ríos como el Ourthe, el Hermeton, el Semois o el bellísimo Meuse entre otros.

El bosque ardenense forma parte del paisaje en la ruta de los pueblos más bellos

El bosque ardenense forma parte del paisaje en la ruta de los pueblos más bellos de Valonia

Soulme conserva el aire de pueblo tradicional granjero. No tiene más de cincuenta casas agrupadas en torno a la Iglesia de Sainte Colombe declarada monumento de Valonia y una de las más antiguas de la región (Siglo XII).

De nuevo el equilibrio y armonía en la construcción de las viviendas, que se mantiene así desde el siglo XVIII, otorgan una delicada belleza a la pequeña localidad.

La Iglesia de en Soulme

Iglesia de Sainte Colombe, monumento clasificado de Valonia

Un grupo de vecinos se nos acercan curiosos. Les resulta extraño ver una pareja de españoles por estos lares. Les comentamos que estamos haciendo la ruta de los pueblos más bellos, disfrutando del patrimonio desconocido de Valonia.

Sus sugerencias son inmejorables. Gracias a ellos descubrimos un paseo a orillas del río Hermeton. A lo largo del recorrido se sitúa una interesante colección de antiguos molinos y granjas. Destaca la buena señalización sobre la fauna y flora del lugar.

Soulme sobresale por su encantador entorno natural, ¡aquí se reviven las típicas vacaciones de pueblo de toda la vida!

Antiguo Molino de Soulme

Antiguo Molino junto al río Hermeton

El slowtravel cobra sentido en Valonia, todo esta preparado para que se viaje sin prisas, para envolver al visitante y obligarle a continuas paradas, a largos paseos y a disfrutar de la exquisita gastronomía.

Hay oferta para todos los gustos y bolsillos.

La gastronomía es una parte fundamental en la ruta

La gastronomía es una parte fundamental en la ruta

Tras el relajado paseo ponemos rumbo a Faläen, solo hay catorce kilómetros de distancia que se puede realizar caminando entre el verde paisaje o siguiendo el curso del río.

Faläen nos deja con la boca abierta. Situado en el valle de La Molignée, resulta una delicia conducir por su serpenteante carretera que transcurre junto al río y contiene una serie de joyas arquitectónicas como las ruinas del Château de Montaigle..

Faläen

Rincones de Faläen

Justo a la entrada de la localidad se sitúa una pequeña colina que permite observar el conjunto arquitectónico rural donde sobresalen, además de la torre campanario de la iglesia, las desiguales torres del Castillo-Granja declarado monumento de Valonia.

Faläen invita a callejear. Es de los pocos pueblos que hemos visto hasta ahora con diferentes ambientes y estilos arquitectónicos, aunque la piedra calcárea sigue siendo el hilo conductor.

Antiguas brasseries, forjas, granjas y robustas casas salen al paso mientras caminamos y nos dejamos envolver por el sol de media tarde.

La piedra calcárea es el uno de los hilos conductores en nuestra ruta

La piedra calcárea es el uno de los hilos conductores en nuestra ruta

La carretera que nos acerca hasta el siguiente pueblo, Sosoye, es una maravilla.

A cada paso nos sorprende un castillo, unas ruinas, granjas con animales, y sobre todo un agradable paisaje que se mece junto al río.

A través de la ruta por los pueblos más bellos descubrimos una Bélgica de cuento

A través de la ruta por los pueblos más bellos descubrimos una Bélgica de cuento – Faläen

Casi escondido entre la montaña y el río que lo surca aparece ante el visitante el pueblo de Sosoye, el más pintoresco de los visitados en el día de hoy.

Esta localidad contaba con una brasserie (fábrica de cervezas) del siglo XVII que aprovechaba las aguas del río.

Los habitantes de Sosoye son conocidos como les montagnards, “los montañeses” ya que uno de los elementos más importantes del paisaje son las montañas que rodean la localidad declaradas como monumento excepcional de Valonia.

Sosoye,un pintoresco pueblo en el Valle de

Sosoye,un pintoresco pueblo en el Valle de La Molignée

La iglesia de Notre Dame de Sosoye se eleva vigilante por encima de todas las construcciones del pueblo.

Declarada monumento en 1975, ha sido la única que hemos encontrado abierta de toda la ruta.

Iglesia de Notre Dame de Sosoye - Monumento excepcional de Valonia

Iglesia de Notre Dame de Sosoye – Monumento excepcional de Valonia

Nos ha sorprendido lo ambientado que es este pueblo, hay grupos de amigos haciendo picnic y barbacoas junto al río, así como senderistas recorriendo su interesante montaña.

Tomamos buena nota para futuras escapadas, Sosoye es una buena base para pasar una semana de vacaciones o de retiro en plena naturaleza.

Es además, el pueblo donde hemos visto mayor número de edificios clasificados como patrimonio excepcional. ¡Lo que estamos aprendiendo en un solo día sobre las tradiciones, maneras de vivir y costumbres de Valonia!

El itinerario elegido nos ha gustado por su variedad, por la amabilidad de las personas con las que nos encontramos siempre dispuestas a una grata conversación y por la recuperación del patrimonio tradicional.

Aquí no hay grandes palacios, ni catedrales sublimes, ni artistas de renombre internacional. La ruta de los pueblos más bellos nos acerca a la Bélgica rural donde la ganadería, agricultura y los trabajos del campo hablan de lo cotidiano.

En el camino de vuelta hacia Chéoux en Crupet, último de los pueblos anotados en nuestro itinerario del díaUn mundo de flores y pequeños restaurantes nos recibe en esta localidad, por cierto, la más animada de las visitadas.

La calle principal es una sucesión de elegantes casas de estilo señorial que se combina con encantadoras brasseriesEl estómago y la hora nos recuerda que debemos cenar. Esta ruta es impensable sin tener en cuenta la gastronomía. ¡Ojo a los horarios de las comidas en Bélgica!

Los restaurantes están llenos, Crupet es conocida por sus locales y casi siempre se encuentran completos. 

En Crupet disfrutamos de sus famosas brasseries

En Crupet disfrutamos de sus famosas brasseries

Día 4 Camino a Mons

Abandonamos la Valonia rural y verde para disfrutar durante tres días de la ciudad de Mons.

En el trayecto salen a nuestro encuentro dos nuevos pueblos de los más bellos: Mozet y Thom-Samson, ubicados en el maravilloso valle del río Samson, rodeados de un paisaje de prados y bosques.

PBV

Infinitos prados verdes caracterizan la localidad de Mozet

El gris calcáreo y el negro de las pizarras consiguen una atmósfera cautivadora que enseguida engancha al visitante.

Mozet es realmente bello, y es tan tranquilo que parece una auténtica postal. Lo mires por donde lo mires siempre encuentras una imagen bucólica. ¿Cómo es posible que todo esté tan limpio, tan bien cuidado? No parece que haya nada que altere la fisonomía y quietud de estos lugares…

Aunque el día está nublado y amenaza lluvia no podemos evitar deambular por las calles y entorno. A cada paso encontramos una sorpresa en forma de Granja-Castillo o casas que parecen de cuento.

Castillo-Granja de Mozet

Castillo-Granja de Mozet

Mozet es eminentemente agrícola y eso se desprende de su arquitectura tradicional aunque actualmente acoge importantes casas rurales y un centro vacacional.

Os aseguro que se hace difícil marchar de aquí. Apetece sentarse a leer, ponerse a dibujar o simplemente dejarse llevar por una vida sedentaria, oliendo a campo, a flores, a naturaleza en estado puro. Mientras nosotros estamos ensimismados, la vida diaria de los lugareños sigue su curso.

La carretera que lleva hasta las localidades de Thom-Samson es ya de por sí una joya. Atravesamos un bosque por el que transcurre el río Samson. Pequeñas colinas rocosas contrastan con grandes espacios abiertos.

De nuevo, un Castillo-Granja nos sorprende a la llegada del pequeño pueblo de Thon, eminentemente agrícola.

Interior del Castillo-granja de Thon

Interior del Castillo-granja de Thon

Algunas de las casas labriegas parecen casas burguesas y notamos un profundo toque neoclásico en la arquitectura de la localidad.

Paseamos por sus alrededores. Una curiosa ruta  atraviesa nuestro itinerario, es la Ruta de la Piedra, un circuito de 135 kilómetros en memoria de un celebre escritor valón que en su momento trabajó como cantero. Es evidente la importancia de la piedra calcárea en la región, sobretodo como material de construcción.

Ruta de la Piedra o de Jean Tousseul en Thon

Ruta de la Piedra o de Jean Tousseul en Thon

En este punto estamos enganchados a la ruta, nos apetece seguir, pero en Mons nos espera nuestro anfitrión de couchsurfing que nos alojará en su casa durante tres díasAcabamos así unas interesantes jornadas a través del patrimonio desconocido de Valonia y por ende de Bélgica.

Los diez pueblos descubiertos nos han gustado mucho. A veces nos han impactado por su belleza, otras por su sencillez y otras por su entorno natural. Sea por lo que sea no dejan indiferente al visitante.

Los adornos y los pequeños detalles acentúan la belleza de los pueblos

Los adornos y los pequeños detalles acentúan la belleza de los pueblos

Pero sobretodo nos ha gustado la implicación de los vecinos para sacar adelante este proyecto conocido como Asociación de los pueblos más bellos de Valonia donde el objetivo final es mantener la población rural y evitar que la vida del campo desaparezca, engullida por las cercanas ciudades, así como poner en valor el desarrollo local como fuente de actividad económica mediante el turismo sostenible y slow.

A continuación os dejamos el reportaje en vídeo.

Vídeo de la ruta por los pueblos mas bellos de Valonia – Bélgica

Vídeo versión 3D

Os animamos a viajar por Valonia a través de rutas de este tipo, seguro que os sorprenden. ¡Si se os ocurre cualquier duda o necesitáis ampliar información, no dudéis en dejarlo a través de un comentario! Esperamos haber suscitado mucha curiosidad con esta ruta.

Sobre El Autor

Viajera empedernida, me encanta descubrir historias, personas y lugares anónimos, curiosos, ocultos a los ojos. Un objetivo: la vuelta al mundo!

19 Respuestas

  1. Álvaro

    Más de 5 años viviendo y viajando por Bélgica y nunca había oído hablar de muchos de los lugares que nos enseñas! Me servirá de ayuda para hacerme una ruta por allí.

    ¡Saludos!

    Responder
    • Eva Puente

      Hola Álvaro, pues no sabes como nos alegra tu comentario :-). Esperamos que este artículo haya conseguido despertar tu curiosidad y en breve nos cuentes tu propia ruta por los pueblos más bellos de Valonia :-).

      Un abrazo viajero!
      Eva y Carmelo

      Responder
  2. Lilián Viajera

    Eva!! pues este artículo si que ha despertado mi curiosidad.
    Es un buen paseo el que propones para recorrer apreciando lugares bellos y, además, se nota que también es óptimo para descansar!!!
    Qué poca gente de los pueblos pude ver en tus fotos y video… se vé que todo allí es muy tranquilo.
    Y sí señora…. debe ser como vos decís: Valonia: Es un sueño de color verde!!!.
    Lindísimo este post… sí que dan ganas de ir por allá!
    Saludos viajeros.
    Lilián Viajera

    Responder
    • Eva Puente

      Muchas gracias Lilián!!! Si, como bien dices, se ve poca gente, jajaj, estaban todos trabajando :-). La zona es eminente agrícola y claro, la mayoría andaban con sus faenas. Por eso, a pesar de que en la foto no se ve a casi nadie, ya explico en el post que no son pueblos “muertos” porque si que tienen una vida propia.

      Nos alegra que te haya gustado nuestro post!

      Un abrazo,
      Eva y Carmelo

      Responder
  3. Maruxaina Ysumochila

    Me encantan estas iniciativas, sí conocía la de Francia y son una forma genial de visitar pueblos más olvidados y llenos de encanto.
    Preciosas fotos, como bien decís, parecen de cuento e invitan a desconectar unos días.
    Apuntado el recorrido, mi guía de Bélgica sigue aumentando con vuestras lecturas, gracias 😉
    Saludos!!!

    Responder
    • Eva Puente

      Gracias Maruxaina!!, jajaj te vemos de fan absoluta ya por Bélgica. Pues si conoces la iniciativa de Francia, esta te encantará también. Cuanto nos alegra ser de ayuda para tu guía 🙂

      Un abrao!!

      Responder
    • Eva Puente

      Hola Alberto, sí, hemos estado hablando de Valonia durante unos meses tras nuestros trips por esta región :-). Ha sido una experiencia muy bonita. Si vas te gustará por que es una zona para practicar senderismo y deportes de aventura, asi que, ¡anímate!

      Saludos,

      Carmelo y Eva

      Responder
  4. Gaolga

    Me encantan esos recorridos por lindos pueblitos en los que te encuentras a vaquitas, borregos y caballos!!! Lo mejor de hacerlo en auto es que te puedes ir deteniendo donde te plazca 😉

    Saludos!

    Responder
    • Eva Puente

      Hola Olga, exacto!, somos fan absolutos de los road trip porque nos dan mucha libertad de movimiento!

      Un abrazote!

      Responder
  5. Cristina

    Qué gran idea lo de crear rutas por los pueblos más bonitos, porque de otro modo muchos de ellos, llenos de encanto, pasarían totalmente desapercibidos. Sin duda una ruta ideal para hacer en coche y sin prisa por esos lugres que nos muestras.
    Un abrazo

    Responder
    • Eva Puente

      Exacto, tal y como dices, estas rutas están pensadas para hacerlas en coche y sin prisas, disfrutando tanto de los pueblos como del paisaje.

      La acertada asociación de estos pueblos ha hecho que salgan del anonimato y las personas que viven en ellos hayan podido emprender negocios y mejorar su calidad de vida.

      Estamos preparando el viaje por los más bonitos de España, ¡a ver que tal!

      Responder
  6. Elena

    Eva, me ha encantado tu articulo, tanto que voy a Lovaina a ver a mi hija que está haciendo Erasmus y pienso hacerlo, pero tengo poco tiempo.

    ¿Qué pueblos me recomendarías en una ruta abreviada???

    Muchas gracias

    Responder
    • Eva Puente

      Hola Elena, muchas gracias por pasarte por nuestro blog y animarte a comentar! Veo que vas a Lovaina, a la región de Flandes y la ruta que nosotros proponemos en por la provincia de Valonia. No sé si conoces un poco la realidad geográfica de Bélgica, pero tú vas a la zona flamenca y la ruta que nosotros hicimos está en la zona “francesa”.

      No sé si vas en coche, en transporte público, etc, si me puedes ampliar esta información te podremos concretar alguna ruta, si vas en transporte público es difícil llegar hasta estos pequeños pueblos.

      No obstante, por la zona de Lovaina (flandes) también hay una serie de pequeñas ciudades o pueblos muy interesantes para hacer una bonita ruta!
      Saludos,
      Eva y Carmelo

      Responder
      • Elena

        Gracias Eva por tu rápida respuesta. La idea es quedarnos de noche en Lovaina (por ahorrar) pero hacer rutas en coche de alquiler. El avión lo cogemos en Charleroi, por lo que pensaba ver Noms de camino. Del resto solo conozco Lovaina, Brujas y Gante, así que culquier ayuda es bienvenida porque las grandes ciudades son fáciles de planificar, pero sitios bonitos perdidos por ahí, es muy difícil

        Gracias de nuevo

      • Eva Puente

        Hola Elena, de nada!
        La opción de visitar Mons tras Charleroi me parece perfecta, es una ciudad muy interesante: http://www.dondevamoseva.com/mons/ y te llevará al menos un día.

        Cerca de Lovaina tienes unas ciudades medianas muy interesantes como Malinas, Lier y Amberes. Te las recomiendo también.
        Bruselas no te pilla muy lejos, te dejo otra recomendación de nuestro blog: http://www.dondevamoseva.com/tervuren-genval-y-waterloo/

        Y dos lugares a los que llegarás super bien por autovía son Namur y Dinant, haz una incursión por la carretera que corre paralela alrío Mouse: http://www.dondevamoseva.com/namur/ y http://www.dondevamoseva.com/dinant/

        Esperamos haberte ayudado, ya contarás
        Eva y Carmelo

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.