Andorra, un lugar donde perderse en otoño

A pesar de su pequeño tamaño y de la imagen que tenemos como destino de invierno y shoppingAndorra sorprende con infinidad de lugares por descubrir y cosas por hacer a lo largo de todo el año, ¡no solo de esquí y compras vive el turista!

Andorra es un destino cercano al que llegamos en menos de dos horas. ¡Gran suerte la nuestra! ya que tenemos un interesante país a nuestro alcance para disfrutar de sus pueblos, rutas de montaña, lagos o de sus hoteles con encanto.

Pero ya nos conocéis, a nosotros lo que nos motiva para visitar un lugar es su patrimonio, cultura e historia, y de todo ello, Andorra puede presumir sin sonrojarse.

En nada llega el otoño y con él, renovadas ganas de escapar a la naturaleza y alucinar con los paisajes que esta preciosa y colorida estación nos regala. Creo que todas las veces que hemos estado en Andorra ha sido por esta época, exceptuando una pequeña incursión invernal.

Si como es nuestro caso, eres de los que salta de alegría cuando la temporada de verano dice adiós y comienza el dulce y sereno otoño, en Andorra encontrarás un destino muy adecuado a tus gustos.

El otoño, su dulce luz y bellos rincones de Andorra – Sant Climent de Pal

La mejor manera de descubrir los encantos del país es en coche, planificar una ruta en función de los días que dispongas y alojarte en un buen hotel al que regresar tras un intenso día de recorrido por los pueblos y sendas del país como el Hotel Grau Roig, todo un lujo situado a tan solo diez metros de los remontes de la estación de Grandvalira.

Relajarte a más de 2.000 metros de altitud y contemplar el espectacular paisaje de los lagos glaciares de Pessons que conectan con el Parque Natural del Valle del Madriu es tan solo una de las agradables sorpresas que te esperan si decides escaparte hasta Andorra.

¿Quieres conocer el resto de razones?

Razones para una escapada otoñal a Andorra

Un fin de semana o un puente pueden ser una excusa perfecta para un viaje hasta Andorra. Lo ideal para conocer el país es dedicarle como mínimo una semana, pero si no dispones de tanto tiempo, ¡tranquilo! tres días es suficiente para tomarle el pulso.

– El legado Románico. Aunque no lo parezca, Andorra es un país milenario, muestra de ello es el magnífico patrimonio arquitectónico que se conserva en iglesias y puentes que discurren desde los inicios de este estilo hasta el siglo XII.

El Centro de Interpretación de la Andorra Románica puede ser un buen punto de partida para comenzar una ruta por las joyas románicas. Unos cuarenta santuarios e inglesias salpican los valles y pueblecitos andorranos. (Imposilbe abarcarlos todos en un fin de semana)

Destaca por su singularidad, el Santuario de Meritxell, dedicado a la patrona del país. Edificio restaurado por el arquitecto Ricardo Bofill en el año 1972 tras el devastador incendio que lo asoló, pero no menos importantes son las iglesias de Sant climent de Pal, Sant Martí de la Cortinada o el Conjunto Histórico de Sant Romà dels Bons. (Consulta horarios de apertura para no encontarte con la sopresa de que están cerrados cuando llegues)

Cerca de la capital, Andorra La Vella, se ubica el puente medieval más grande de los que se conservan en el país, el de La Margineda, que conforma una imagen bucólica sobre el río Valira.

Tarde otoñal sobre Sant Martí de la Cortinada, una joya del románico andorrano

– Un paseo por sus pueblos con encanto. Evidentemente, las capitales de cada parroquia (división administrativa en la que se divide el Principado) cuentan con un buen número de atractivos turísticos para visitar, pero el encanto de Andorra radica en sus pueblecitos, lugares ideales para perderse, para desconectar del mundo y encontrar la esencia del pequeño país.

Un día es perfecto para perderte por las solitarias carreteras de interior. Descubrirás rincones únicos como Santa Coloma, Soldeu o Engolasters, pero hay un lugar que te robará el corazón entre esta selección de joyas escondidas, la localidad de Pal. Una de las postales más bellas de Andorra.

Imprescindible callejear por sus empinadas calles para llegar hasta la iglesia de Sant Climent, te podemos asegurar que la imagen quedará grabada para siempre en tu memoria.

Pal, uno de los encantadores pueblos de Andorra

– Senderos para todos los gustos. El otoño es una estación ideal para realizar largos paseos. Andorra está rodeada de un entorno natural único al que puedes acceder gracias a la red de itinerarios señalizados con los que cuenta el país.

El Principado ofrece una amplia variedad de actividades relacionadas con el turismo activo, entre las que destaca, por supuesto, los deportes de nieve, pero si eres más de caminar relajadamente, de impregnarte con los paisajes, con la naturaleza en estado puro, te aconsejamos que realices alguna de las rutas señalizadas. ¡No debes olvidar que nos encontramos en el corazón de los Pirineos! 

El Valle del Madriu-Perafita-Claror está declarado Patrimonio de la Humanida dpor la UNESCO desde el año 2004 y presume de una extensa red de itinerarios para descubrirlo y enamorarte de él.

Paisajes de película, lagos glaciares, estampas ganaderas bucólicas y la sensación de ser el único ser humano que habita en el planeta te inundan mientras recorres estos parajes naturales.

Cualquier balcón se convierte en un bello mirador al entorno natural de Andorra

– El paraíso del Shopping. Seamos sinceros, nadie llega hasta Andorra interesado solo en su naturaleza y patrimonio, el eje comercial único que forman la capital y Escaldes-Engordany con quilométricas calles dedicados a tiendas de todo tipo, es uno de los atractivos del país.

La magnífica avenida Meritxell, el casco histórico y la parte alta de la avenida Carlemany son los focos de atención de los entusiastas de las compras. Perfumerías, tiendas de ropa, electrodomésticos, joyerías, ¡es imposible que la adrenalina no te de un subidón con tanta oferta y a tan buen precio!

Un día de compras por esta zona te permite conocer el interesante centro histórico de la capital más alta de Europa (situada a unos 1.050 metros de altitud), en el que sobresalen edificios de carácter medieval como La Casa de la Vall o joyas escultóricas como “La Nobleza del tiempo” de Salvador Dalí.

La nobleza del tiempo obra de Salvador Dalí en Andorra La Vella

– Un lugar para el relax.  Después de un día de ruta o de compras no hay nada mejor que reponer fuerzas y disfrutar de una merecida sesión de relax. La oferta es amplia y poco a poco el país se coloca entre los destinos wellness de Europa.

Una buena opción es el Hotel Spa Grandvalira, un espacio ideal para conectar con la tranquilidad, relajarse y sentirse como unos reyes. ¡El final perfecto a una escapada por Andorra!

Como ves, no todo es nieve en el Principado, aunque está claro que es uno de sus principales atractivos y una de las razones más importantes por las que llegar hasta el pequeño país. No dejes de pensar en Andorra si tienes en mente hacer una escapada otoñal. ¡Seguro que no te arrepentirás! Nosotros ya estamos planificando la próxima ruta por este encantador rincón de los Pirineos.

Sobre El Autor

Viajera empedernida, me encanta descubrir historias, personas y lugares anónimos, curiosos, ocultos a los ojos. Un objetivo: la vuelta al mundo!

8 Respuestas

  1. alvientooo

    Conocí el año pasado Andorra fuera de temporada de invierno y me encantó descubrir tantos lugares interesantes y un país en el que nunca habia estado y al que tengo pensado volver pronto. Las rutas por el bosque me parecen una chulada.

    Responder
    • Eva Puente

      Gracias Alberto! nos encanta cuando alguien certifica lo que contamos 😉 realmente Andorra es un destino que pocos tienen en mente, pero que cuando lo descubren, repiten y repiten, ya que ofrece tantoooo.
      Un abrazo,
      Eva

      Responder
  2. Luz

    Tras leerte creo que Andorra bien se merece una visita de una semana. Aunque con los imprescindibles quizá me sobrara algún día… La verdad es que lo que más me llama la atención de Andorra es la obra de Dalí y el entorno natural, en el que podría pasar semanas y semanas. Desde luego Andorra es un destino a considerar para este invierno… Saludos

    Responder
    • Eva Puente

      Muchas gracias por tu comentario Luz, aunque no te lo creas, una semana es perfecta para conocer el pequeño país pirenáico, hay tanto por hacer!!! Yo solo he dado una pincelada y notas de mi punto de vista, pero te sorprendería la cantidad de rutas, actividades y cosas por hacer que ofrece Andorra.

      Ya me dirás si te animas a venir por aquí, un abrazo
      EVa

      Responder
  3. Kris

    Solo he estado en Andorra en pleno invierno, esquiando en Ordino. Pero sin duda coincido contigo que este principado tiene un puñado de lugares y actividades que invitan a visitarla en este otoño que se acerca y teñirá todo de dorado.
    Un abrazo

    Responder
    • Eva Puente

      Preciosa también en invierno, pero te tienes que animar a conocerla en otras épocas, es fascinante 😉 y sobre todo par ahacer shopping. el otoño enamora con su paleta de colores, nosotros estamos esperando que empiece, para hacer una escapadita!
      Un abrazo,
      Eva y Carmelo

      Responder
  4. La Volvoreta

    Al igual que tú, he visitado Andorra fuera de la temporada alta y me flipan sus paisajes y rutas. Y sus pueblos de montaña son de cuento. Y además, lo bien que se come y la cantidad de ofertas de ocio. A mí me enamoró!!

    Responder
    • Eva Puente

      Pues ya somos tres 😉 Nosotros la tenemos tan cerquita que a nada que podemos, hacemos una escapada para perdernos por su increible naturaleza!
      Un abrazo,
      Eva y Carmelo

      Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.