Baden Baden, un paseo por la buena vida

Y por fin llegó Baden Baden y las expectativas que genera la ciudad más elegante y glamurosa de Alemania se superan con nota. 

La que fuera capital europea del veraneo durante la “Belle Époque”, no ha perdido nada de aquel peculiar encanto y se presenta como una ciudad de adorable toque “vintage”.

Pero Baden Baden es una ciudad moderna, adaptada a los tiempos actuales que engancha enseguida por su belleza arquitectónica y contagia al visitante de su buen rollo y glamour.

Elegantes y tranquilas calles de la parte alta

Elegantes y tranquilas calles de la parte alta

Ropa de alta costura, pamelas, trajes, mucha joya, olorosos perfumes, coches deportivos y de alta gama, el glamour se pasea con naturalidad.

La mezcla de estilos y de personajes resulta un tanto curiosa y divertida. A veces crees que la mismísima Marlene Dietrich camina a tu lado. ¡Baden Baden es todo un espectáculo en sí misma!

Una tarde de verano en Baden Baden

Tras aparcar el coche en una calle sin zona azul, !que las hay!, comenzamos a caminar por las calles del centro y nos topamos enseguida con el  monumental edificio de las Termas de Caracalla.

Una pena ir con el tiempo justo porque se puede acceder a los diferentes servicios que ofrecen y todos tienen una pintaza increíble: masajes, sauna, tratamientos para la piel.

Elegantes Termas de Caracalla

Elegantes Termas de Caracalla

Baden Baden ya era conocida en época del Imperio Romano por la calidad de sus aguas y hoy en día se pueden visitar los restos arqueológicos de esa época.

La ciudad está repleta de fantásticos balnearios y en algunas zonas se aprecian fuentes de aguas calientes que brotan al exterior.

Tras Caracalla, unas empinadas escaleras acceden a antiguas zonas de balnearios. Un mirador nos permite conocer parte de la ciudad desde las alturas y las vistas son maravillosas.

Baden Baden

Mirador de la zona alta

Continuamos en zona de antiguos balnearios, el estilo florentino e italianizante le otorga a la zona una equilibrada elegancia. A veces da la sensación de estar en plena toscana.

Una serie de esculturas modernas contrastan con el clasicismo de las formas y el conjunto resultante es de gran belleza. Nos acercamos a la Markplatz de Baden Baden.

El romanticismo se respira por todos lados y la ciudad comienza a atontarte con su belleza. El centro de la ciudad queda más abajo y aquí se respira una deliciosa tranquilidad. Es un lugar que invita a quedarse, a relajarte, un lugar que inspira.

El Monte Florentino con su estilo de jardín Mediterráneo nos da la bienvenido y entramos en un estado de atontamiento que recuerda al conocido “Sindrome de Stendhal”.

La belleza se debe adiestrar en pequeñas dosis y poco a poco, pero en Baden Baden todo es de golpe, sin anestesiar, aún así no resulta empachosa.

La ciudad desde el Monte Florentino

La ciudad desde el Monte Florentino

En plena Plaza del Mercado sobresale la Colegiata y decidimos visitarla. 

El interior destaca por la colección de sepulturas de los catorce Magraves de la región de Baden y el crucifijo en piedra tallada de más de cinco metros de altura.

Colegiata y Markplatz

Colegiata y Markplatz

La Marktplazt es grande pero nos resulta extraña su ubicación casi en las afueras del centro urbano.

Enseguida una hilera de casas nos devuelve al casco antiguo a través del ayuntamiento y la escalinata conocida como “Escaleras de Bismarck”.

El centro de la ciudad está muy ambientado, repleto de terrazas y tabernas típicas alemanas.

Durante un buen rato paseamos por la calle más larga de la ciudad y que recorre el corazón de la misma, la Lange Str.

Repleta de tiendas exclusivas y edificios clásicos, románticos y eclécticos de elegante tonos pastel.

Centro de Baden Baden

Centro de Baden Baden

El arte, la cultura y el ocio destacan en la vida de la ciudad.

Sus museos, jardines, teatro, casino e interesante vida social hacen de Baden Baden un destino turístico destacable en la Selva Negra y en general en toda Alemania.

Tras pasear por el centro nos dirigimos ahora a la zona “estrella”, el Kurhaus y el Kurgarten.

 A lo largo de los jardines encontramos la Trinkhalle, una sublime galería de columnas corintias y murales.

En uno de los laterales es muy recomendable sentarse a tomar un rico café y dejarse llevar por el lujo y el exceso de esta zona.

Trinkhalle en los Jardines del Casino

Trinkhalle en los Jardines del Casino

Cuentan que han sido muchas las notables fortunas que se han perdido en el denominado “Casino más bello del mundo”.

Se respira un aire a cierta decadencia y exceso de lujo de épocas pasadas.

El acceso es libre, pero los caballeros deben entrar con corbata y chaqueta. Si no llevas te prestan unas en la recepción.

Para las mujeres no hay tanta exigencia de etiqueta.

Y cuando entras en el interior…, uhmmm de nuevo ese toque decadente de grandes fortunas y épocas mejores. Aquí huele a pasta, pero no la italiana precisamente.

Hemos llegado en un día de fiesta, el exterior del casino está rodeado de productos de la zona, vinos, cervezas y música folclórica y nos dejamos llevar por el ambientazo.

En un momento dado ha sonado hasta el “Viva España” y nos moríamos de la risa.

Ver a señoras con pamela, trajes de Chanel, joyas, bailando pasodobles, mezclando sus carísimos perfumes todo con el olor de la comida, de las salchichas, del humo de las barbacoas, de la cerveza.

Exteriores del Casino

Exteriores del Casino

¡Vamos una verbenea de barrio pero con caché!. La increíble mezcla nos ha hecho sonreír. Y la decadencia de la burguesía lo impregna todo de nuevo.

Cae la tarde y aunque nos hubiéramos quedado para siempre aquí, tenemos que regresar a nuestro apartamento en Baiersbronn.

Decidimos continuar nuestro paseo y descubrir algunas zonas más de la ciudad pero Baden Baden está repleto de interesante rincones que te enganchan.

A lo largo de los jardines existe una zona de elegantes boutiques de firmas internacionales que te deja sin respiración.

Soportales de toque clásico con farolas de gas que se encienden cada noche a la antigua usanza.

Paseo de elegantes boutiques

Paseo de elegantes boutiques

Con una tonta sonrisa en nuestra cara, abandonamos esta bella e interesante ciudad de la Selva Negra. Otro lugar al que queremos volver para terminar de disfrutarla.

Baden Baden es sublime y son de esos lugares que de exclusivos que parecen, a veces no nos interesan, pero nada más lejos de la realidad.

La ciudad es acogedora y merece la pena visitarla. ¡A nosotros, sencillamente, nos ha encantado!

Sobre El Autor

Viajera empedernida, me encanta descubrir historias, personas y lugares anónimos, curiosos, ocultos a los ojos. Desde octubre de 2018 me encontrarás también al frente de Penedes Lovers Enoturismo, una agencia receptiva especializada en la cultura del vino.

11 Respuestas

    • Eva Puente

      Hola Diana!, si, realmente toda la Selva Negra parece sacada de un cuento ;-). Está todo muy bien cuidado y repleto de lindos colores

      Responder
  1. Cristina

    Hola Eva: me ha encantado el recorrido por Baden-Baden. La verdad es que estos lugares que surgieron en el Romanticismo, llenos de encanto y en enclaves preciosos son dignos de ver. Si además cuentan con aguas termales, aún mejor.
    Me han gustado también mucho las fotos, tomo nota para próximos viajes.
    Gracias.

    Responder
    • Eva Puente

      Hola Cristina, gracias por el comentario ;-).
      La Selva Negra es un lugar que desborda los corazones románticos. Y en particular Baden Baden, con sus alamedas, jardines y baños termales sacados de otras épocas, rebosante de elegancia te deja atontada!.
      Me alegro que el post te sirva para pensar en próximos viajes!
      Saludos, Eva

      Responder
  2. Jordi (milviatges)

    Otra zona de Europa que me falta por descubrir de este maravilloso país que tiene no uno si no varios viajes posibles. Me recuerda otras poblaciones balnearias como Karlovy Vary en Chequia, pero me parece que esta era la más aristocrática.

    Responder
    • Carmelo Caballero

      Hola Jordi, gracias por tu comentario. Si, exencialmente Baden Baden recuerda a una ciudad muy aristocrática pero después descubres el buen ambiente que tiene y no te sientes para nada “fuera de lugar”

      Saludos!

      Responder
  3. Victor

    Buenas! Enhorabuena por el blog, estamos preparando un viaje a la Selva Negra para este verano y nos está siendo de mucha utilidad.

    ¿Podeis concrear por qué zona aparcastéis sin tener que pagar? pq por mucho que busco esta información por internet no encuentro nada, y si te pasas el día visitando al ciudad puede salir por un pico viendo los precios de los parkings.

    Muchas gracias!

    Responder
    • Carmelo Caballero

      Hola Victor.
      Pues recuerdo que aparcamos por unas calles empinadas no muy lejos del centro, te recomiendo callejear por sus alrededores hacia calles residenciales donde aparcar es gratuito. Baden Baden no es muy grande, así que como mucho, puedes tener un paseo de 10 o 15 minutos de donde dejes el coche al centro.

      Disfrutad de la ciudad. Y si os podeis permitir una sesión de relax en los balnearios Caracala, es para luego recordar 😉

      Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.