Guía para no perderte lo mejor de Tübingen en la Selva Negra

Tübingen, ciudad universitaria, jovial, alegre, dinámica y un tanto bohemia. Cuna de pensadores, matemáticos, médicos, científicos y escritores románticos.

En nuestro recorrido por la Selva Negra nos adentramos en esta bella ciudad del Suroeste alemán conocida por su inmejorable calidad de vida y volcada al conocimiento desde tiempos inmemorables.

La ciudad del río Neckar

Comenzamos el recorrido en la Oficina de Turismo junto al puente del río Neckar, punto ideal para iniciar la visita al rico y majestuoso casco antiguo.

Con la información recogida y plano en mano (cuesta unos 0,50€ y lo tienen en castellano) nos dirigimos al Platanenallee, una avenida de Castaños de Indias bicentenarios situada en la pequeña isla verde del Neckar.

Desde este parque se aprecia el pintoresco y sobresaliente “frente” de Tübingen, una colección de deliciosas y coloridas casas. Estamos frente a la postal más atractiva de la ciudad.

Déjate llevar por la belleza de estos árboles centenarios, así como por la onírica magia que te invade al contemplar uno de los ríos más románticos de Alemania.

Zwingel frente al río Neckar
Zwingel frente al río Neckar en Tübingen

Un poeta y un río románticos

Tras dejar la isla, cruzamos hacia el Zwingel, la antigua ciudad medieval del S XIII.

En el muro lateral se alza la Torre Hölderlin, lugar de residencia del famoso poeta romántico, acogido por la familia Zimmer, hasta su muerte. La torre alberga un museo en su honor.

Desde aquí se accede a los embarcaderos, desde donde parten los paseos en las tradicionales barcas, Stocherkahn.

Torre de Hölderlin
Torre de Hölderlin, cuna del romanticismo alemán

Seguimos el recorrido por los estrechos callejones junto al río. Nos sorprenden los antiguos baños públicos, Neckarbad, lugar de interesantes rincones y recovecos.

Más adelante encontramos la residencia estudiantil del Burse, magnífico edificio construido alrededor de 1482 y reformado en 1803. Fue la primera clínica de Tübingen.

Entre sus enfermos ilustres encontramos al poeta Hölderlin (el de la torre), expulsado del lugar por considerarle “un caso incurable”. Suele pasar, ¡los espíritus románticos no tenemos cura!

Tübingen, corazón del pensamiento europeo

Las calles que se abren paso hasta el antiguo Monasterio de Agustinos, Evangelisches Stiff, son bellísimas. Casas puntiagudas con entramados de madera. Nos recuerdan los cuentos de Hansel y Gretel.

El Stiff es un lugar único. Cuando descubres que aquí estudiaron personajes como Hegel, Schelling o Kepler no puedes menos que sobrecogerte. ¡Estamos en pleno corazón del pensamiento europeo!

Actualmente, es una de las residencias de estudiantes más afamadas de Alemania.

Antiguo monasterio de Agustinos - Evangelisches Stiff
Antiguo monasterio de Agustinos – Evangelisches Stiff 

Nuestro pasos se dirigen hacia la Burgsteise, una de las calles más antiguas de Tübingen.

El número 7 es emblemático. Fue la casa del astrónomo Michael Mästlin, maestro de Kepler. 

La ciudad es, a cada paso, una página de un libro de historia.

Las mejores vistas desde el castillo 

La empinada Burgsteige finaliza en el majestuoso e imponente Schloss Hohentübingen.

Aunque los inicios del castillo son del siglo XII, lo que vemos en la actualidad procede del XVI y de retoques posteriores. Destaca su impactante puerta barroca.

Es el sitio ideal para contemplar la ciudad y entender el sobrenombre de “la ciudad puntiaguda”.

Vista de los tejados puntiagudos de la ciudad de Tübingen
Vista de los tejados puntiagudos de la ciudad de Tübingen

Una serie de preciosos miradores nos regala melancólicas vistas al Neckar y a la ciudad moderna.

Desde arriba, Tübingen se observa rodeada de una increíble vegetación. Tres colores imponen su hegemonía: el verde de los árboles, el rojo de sus tejados y el azul de su romántico río.

Actualmente el Castillo es sede de la prestigiosa universidad. También se ubican diferentes institutos y museos.

Vista exterior del castillo - Schloss Hohentübingen
Vista exterior del castillo – Schloss Hohentübingen

La bella Markplatz de Tübingen

Todas las calles conducen hasta la joya del casco antiguo, la Markplatz.

Punto de encuentro de foráneos y locales, llena de ambiente con terrazas multicolores y preciosas casas donde destaca el edificio del Ayuntamiento.

En su fachada nos da la bienvenida el artístico reloj astronómico construido por el matemático local Johannes Stöffer en 1551.

Siéntate en alguna de sus terrazas y contempla una de las plazas más bellas del sur de Alemania.

Pide alguno de los pasteles típicos y disfruta del ir y venir de la gente, de los puestos del mercado semanal, del olor a flores, a frutas y, sin duda, de la delicada fuente dedicada a Neptuno.

Ayuntamiento Tübingen con reloj astronómico y frente a él, la fuente de Neptuno
Ayuntamiento de Tübingen con reloj astronómico y fuente de Neptuno

Las calles te trasladan a otro tiempo cuando llegas al barrio judío. En la Judengasse se aprecia el estilo arquitectónico inconfundible de esta comunidad.

Es muy agradable pasear por esta zona de bares y comercios, ubicados junto al canal del Ammer, con sus características pasarelas.

Un paseo por el casco antiguo

Recoletas y animadas plazas, el esplendor de la zona universitaria, comercios tradicionales, zona peatonal. ¡El Tübingen bohemio se concentra aquí!

La “Ciudad Baja”, antiguamente habitada por humildes campesinos, desafía al presente como zona comercial y de ocio.

De entre las casas, como por arte de magia, sobresale la bonita estampa de la Iglesia de San Jacobo (Jakobuskirche) del año 1500. Importante lugar de paso en el peregrinaje a Santiago de Compostela.

En esta zona, encontramos rincones de postal como el anciano puente encorvado o el viejo almacén de frutas.

Las casas entramadas siguen siendo absolutas protagonistas de la calle comercial. Sobresale el Museo de la Ciudad (Kornhaus), antiguo almacén de cereales  construido en 1453. 

Preciosa casa entramada en la zona de Ammer
Casa entramada junto al canal del Ammer

El coqueto Ammer refleja a la hipnótica Nonnenhaus – Casa de las Monjas, lugar de reunión de las hermanas beatas y antiguo WC desde el que se vertían “las aguas” hacía el canal.

En el edificio residió el que está considero padre de la botánica, Leonhard Fuchs. En el siglo XVIII pusieron su nombre a unas plantas recién descubiertas, la fucsia. ¡Tübingen es un lugar de personalidades!

A lo largo de este precioso y coqueto barrio de las monjas hemos disfrutado de otro mercadillo al aire libre, de más terrazas e interesantes tiendas especializadas para los estudiantes.

¡No te pierdas el Jardín Botánico!

Cruzando la calle encontramos el Jardín Botánico, otro imprescindible de la ciudad. Contiene diferentes ecosistemas con alrededor de doce mil especies.

Grupos de estudiantes, parejas, amigos y familias disfrutan de un bonito día. Nosotros hemos parado para hacer un delicioso pic-nic!

Tras el descanso entramos de nuevo al casco antiguo para llegar a la Holzmarkt, Mercado de la Madera, presidida por la escultura de San Jorge, patrono de la ciudad.

En una de las librerías laterales trabajó de joven Herman Hesse.

sitauda en un lateral de la plaza, sobresale la Stiftskirche, primera iglesia protestante, construida en el siglo XII. Con la fundación de la Universidad en 1477 fue aula de seminarios acogiendo a 300 alumnos.

Convertida en la iglesia más importante de la región merecen especial atención sus vidrieras, el conjunto de tumbas y sepulturas de los Condes y Duques de la región y su altar, con uno de los coros más preciosos del sur de Alemania. ¡Imprescindible subir a la torre!

Tumbas Antropomorfas en la Stiftskirche
Tumbas Antropomorfas en la Stiftskirche

Con la visita al Münzgasse, antiguo salón de la universidad situado enfrente de la Iglesia, terminamos nuestro paseo por la ciudad antigua de Tübingen.

Antiguo salón de la Universidad - Münzgasse
Antiguo salón de la Universidad – Münzgasse

Regresamos al punto de partida para hacer un paseo en barca por el Neckar.

Si os toca un barquero pródigo en explicaciones, como fue nuestro caso, puede ser un broche de oro a la visita.

Típico paseo en barca "Stocherkahn" por el Neckar
Típico paseo en barca Stocherkahn por el Neckar

Para no faltar a la tradición de esta ciudad, en la que existió una prohibición muy peculiar relacionada con el consumo de alcohol entre los universitarios, nos hemos regalado unas copiosas cervezas en su fábrica más emblemática, la Neckarmüller.

Por supuesto, acompañadas de unas salchichas y panes típicos (15€).

Cerveza y Pretzel mientras esperamos las salchichas en el Neckarmuller
Cerveza y Pretzel mientras esperamos las salchichas en el Neckarmuller

¡No hay mejor final para un día de visita por esta bella ciudad!

Te dejamos el vídeo de Tübingen

Nos costó mucho abandonar Tübingen (Tubinga). Ha sido una de las ciudades que más nos han gustado en nuestros viajes por Europa.

¿Qué ciudad recuerdas que te atrapara tanto como para pensar en quedarte a vivir en ella?

Pin It on Pinterest