Guía práctica Selva Negra en coche

Recorrer la Selva Negra en una semana sabe a poco. La zona invita a quedarse más tiempo para disfrutar de sus delicados y sombríos paisajes, de su rica gastronomía, de pueblos de cuento y de personas de trato amable.

Su amplia oferta de aventura, relax, cultura o senderismo es inabarcable en unos días, sobre todo si eres un viajero slow como nosotros.

Aún así, nuestra semana estuvo bien aprovechada.

Deliciosa carne mechada conocida como "Fleischkase"
Deliciosa carne mechada conocida como Fleischkase en Ettlingen

Curiosidades de la Selva Negra 

La Selva Negra es uno de los parajes naturales más interesantes de Europa, sobre todo por la relación hombre-naturaleza establecida.

La implicación de los selvanegrinos en cada una de las acciones, proyectos y actividades realizadas en torno a ella es enorme.

Hemos encontrado voluntarios al frente de museos, o asociaciones de vecinos encargadas del cuidado de los parques públicos.

Rosenberg, jardín de rosas cuidado por los habitantes de Freudenstadt
Rosenberg, jardín de rosas cuidado por los habitantes de Freudenstadt

En cada rincón de esta región alemana se palpa el amor, el cariño y el profundo respeto de sus habitantes por conservar su patrimonio natural, donde sobresale el bosque de abetos, tan condesado y prieto que impide la penetración de la luz en algunos lugares.

La oscura sombra provocada por el bosque da nombre a región: La Selva Negra.

Cae la noche en la Selva Negra
Cae la noche en la Selva Negra

Recorrimos la Selva Negra con nuestro “flecha roja” en una semana. La selvanegrina localidad de Baiersbronn fue campamento base de nuestro periplo.

Un apartamento bien situado y magníficamente equipado desde donde planificamos las rutas.

Os dejamos nuestra guía de los lugares visitados por si os animáis a realizar un road trip por esta bella zona de Alemania.

Interior apartamento en Tonbach (Baiersbronn)
Interior apartamento en Tonbach (Baiersbronn)

Una semana por la Selva Negra en coche

¿Cómo lo hicimos?

En coche desde Lleida, atravesando Francia, Italia, Liechtenstein y Suiza. Un recorrido de más de 3000 kilómetros entre ida y vuelta donde intentamos escapar de las autopistas.

Desde Lleida hasta prácticamente la frontera, el viaje se hace por autovía, primero por la A2 hasta enlazar en Cervera con la C25, conocida en Cataluña como Eix Tranversal.

En Francia, este objetivo se hace difícil. La alternativa al peaje son insufribles carreteras nacionales con miles de rotondas.

Italia, ente la mala señalización y la temeraria  conducción, no resulta muy cómoda para viajar en coche, y la opción autopista es poco recomendable.

Suiza y Alemania son un paraíso para conducir. Las carreteras nacionales como las autovías son magníficas.

Respecto a los autopistas suizas, !atentos! Aunque parezca que los peajes no existen o están en abierto, es necesario pagar para usarlas.

Es obligatoria la “Viñeta”, una pegatina que se puede adquirir en gasolineras e incluso por internet. Sin el uso de esta “Viñeta”, te arriesgas a ser multado, ¡ojo! hay cámaras que vigilan quién las lleva y quién no.   

En Alemania acordaros de conducir por la derecha para no entorpecer a los “reyes de la carretera” que de pronto aparecen a la velocidad del rayo.

Planificar el trayecto con tiempo y no tener prisa puede ahorrarnos un dinerito en peajes y gasolina.

Información de la Selva Negra recogida en las Oficinas de Turismo
Planificando las rutas por la Selva Negra desde Baiersbronn

Guía de la ruta por la Selva Negra

Día 1 Milán a Baiersbronn

Después de pasar tres días en la ciudad italiana tomamos rumbo a la localidad de Baiersbronn donde nos espera un confortable apartamento en pleno valle selvanegrino.

Atravesamos una parte de Suiza y hacemos parada en Vaduz, capital del pequeño Ducado de Liechtenstein.

Día 2 Un paseo por Ettlingen y Baden Baden

Toca día de lujo, buena vida y serenidad por dos elegantes ciudades de la Selva Negra, cercanas a Baiersbronn y bien conectadas por autopistas sin peaje.

Día 3 Un día completo para disfrutar de Tubingen

Ciudad universitaria, cuna de grandes pensadores, científicos y matemáticos.

De fácil acceso desde Baiersbronn, Tubingen es un imprescindible en cualquier ruta por la Selva Negra.

Día 4 Visitamos Freudenstadt y Sasbachwalden

Una jornada llena de sorpresas y descubrimientos, como la ciudad de la alegría y uno de los pueblos más bonitos de Alemania.

en esta jornada, conducimos por la Schwarzwaldhochstraße, la ruta turística más antigua del país y una de las más bellas.

Día 5 Triberg y Lago Mummelsse

Toca calzarse las botas y alejarse de las ciudades.

En esta etapa, nos adentramos en la Selva Negra más natural y tópica recorriendo localidades como Triberg, cuna de los relojes de cuco, tras realizar una ruta de senderismo por el Lago Mummelsee y sus cumbres.

Día 6 Schiltach y Friburgo

Abandonamos nuestro cómodo apartamento y finalizamos la ruta selvanegrina en Friburgo, sin dejar de visitar localidades como Schiltach.

Cuesta despedirse de una semana de continuas sorpresas y momentos mágicos por la Selva Negra.

A tener en cuenta para tu road trip por la Selva Negra

La Selva Negra es una zona ideal para conducir, pero también para recorrerla en transporte público.

Existen trenes tipo FEVE que recorren y enlazan la mayoría de las localidades.

En todos los hoteles, apartamentos y alojamientos selvanegrinos se cobra un impuesto, de unos 2€ por persona, para las políticas de medioambiente.

Eso sí, sirve para descuentos importantes en los transportes y museos.

Existen una normativa muy estricta de separación de residuos en los alojamientos. Nuestro apartamento contaba con diversos contenedores para el papel, plástico, vidrio de diferentes colores e incluso madera.

No hay mucha presencia policial en las carreteras, nosotros apenas la vimos un par de veces, ¡pero los radares existen! Los límites de velocidad se cumplen escrupulosamente sobre todo en las carreteras interurbanas.

Eso sí, los semáforos son muy majetes, y se ponen en ámbar tanto para avisarte del stop como para iniciar la marcha.

Intenta conducir por carreteras secundarias, solo entonces te topas con paisajes son increíbles.

Los pueblos de cuento se suceden como pequeños lunares en el verde de los valles o escondidos entre la espesa selva.

Pintoresco lugar
Pintoresco lugar de la Selva Negra

Deseamos que esta guía os sirva de ayuda en vuestro propia ruta por la Selva Negra. ¡Esperamos vuestros comentarios, dudas y preguntas en el apartado de comentarios!

Y por supuesto, no olvidéis la música, ponerle siempre banda sonora a vuestros viajes.

Pin It on Pinterest